¿El fin de las farc? | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Dom Dic 17 2017
25ºC
Actualizado 12:06 pm

¿El fin de las farc? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-09-19 01:04:34

¿El fin de las farc?

Después de las capturas de alias ‘Simón Trinidad’, alias ‘Sonia’ y alias ‘Martìn Sombra”; de las muertes del ‘negro Acacio’, ‘Martín Caballero’ y de la entrega de alias ‘Karina’ a las autoridades, pero sobre todo después del llamado  marzo negro para las FARC en el que nuestras Fuerzas Militares dieron de baja a Raúl Reyes,
¿El fin de las farc?

que Iván Ríos fue traicionado por su ex jefe de seguridad, y que Marulanda muere,  y  después de la operación Jaque no cabe duda que la política de seguridad democrática triunfó. La pregunta obvia es ¿qué tan cerca estamos del fin de las FARC?

Muchos incluyéndome, hemos dicho que se acerca la rendición de las FARC ante la derrota militar. Sin embargo este fin se refiere a las FARC tradicionales que se caracterizaban por la toma a poblaciones, secuestrar policías y soldados, realizar pescas milagrosas, el reclutamiento masivo en el campo, y la extorsión. Esas FARC giran en torno a una estructura militarista, que sino las tenemos derrotadas si están bastante arrinconadas.

Tan es así que  Alfonso Cano no ha salido en una grabación después de ser ungido como el nuevo jefe del grupo terrorista. Y la disminución de las acciones criminales en los últimos años no deja dudas. Según el observatorio del Programa Presidencial de Derechos humanos y D.I.H. y la Policía Nacional, los homicidios cometidos por esta organización este año no pasaran de 300, mientras en 2003 fueron 782. Los secuestros, también han pasado de 984 en 2002 a 121 en 2007.

Pero los tiempos de las FARC son distintos a los nuestros. Desde hace varios años vienen preparándose para una mutación que se apresuró con el cambio de mando y el éxito de la política democrática. Desde 2000 crearon el Movimiento Bolivariano, y el Partido Clandestino Comunista Colombiano en cabeza de alias Alfonso Cano, cuyo centro de gravedad  son las ciudades y no el campo.  

Trataran de pasar de una guerrilla campesina a una guerrilla urbana y producirán actos terroristas que generen gran impacto mediático, como los recientes en Bogotá y Valle. Seguirán nutriéndose del narcotráfico, a través de su holding de coca marca FARC. Sin embargo, ahora le darán más énfasis al discurso político a través de la infiltración urbana en búsqueda de lo que Alfonso Cano llama la “solución política del grave conflicto social que vive el país”.
Por esta razón, el debate de las universidades es importante.

Al ser santuarios para nosotros los colombianos, las fuerzas ilegales buscan privilegiarse de estos recintos de las ideas. Nos enfrentamos a los típicos dilemas que trae la seguridad. Por ejemplo: seguridad vs. libertad de expresión o si debe entrar la fuerza pública a las universidades. Por mi parte creo, que nada desearía más alias Alfonso Cano que ver a la fuerza pública en las universidades, así que no hay que caer en esa tentación.

Y como dijo el rector de la Universidad Nacional “hay un número muy pequeño, proporcionalmente casi insignificante -aunque no menos preocupante- de estudiantes que llegan a la universidad con propósitos diferentes. Algunos se sorprenden de que haya infiltración de grupos ilegales. No se necesita ser muy suspicaz para llegar a esa conclusión, basta leer los graffitis en las paredes de nuestros campus, con los lemas tradicionales y firmados por los grupos ilegales sin ningún disimulo. Son grupos minoritarios que no son, ni podrían ser, interlocutores de la administración. Tampoco lo son de la mayoría de los universitarios”.

Pero el debate continúa. Los videos revelados muestran que no es cualquier movimiento estudiantil que en un acto de rebeldía se paró a decir un discurso político sobre la educación y se tapó la cara, sino el Movimiento Juvenil Bolivariano con formación militar dirigido por el máximo cabecilla de las FARC, que no pone la cara por estar vinculado a un grupo ilegal, y que amenaza a estudiantes y atemoriza a otros. Ese es el meollo del problema, lo demás es querer desviar el debate.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad