Horror en Pakist√°n, 60 muertos en atentado | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-09-20 20:28:00

Horror en Pakist√°n, 60 muertos en atentado

Por las calles de los alrededores del hotel Marriott de Islamabad, llenas de cadáveres y vehículos calcinados, vagaban los supervivientes del brutal atentado de hoy, buscando a sus amigos y familiares entre sollozos y con las ropas manchadas de sangre.Un fotógrafo de la AFP que llegó al hotel minutos después del estallido del camión bomba, oyó gritos de socorro que salían del edificio en llamas. Mucha gente saltaba de los pisos altos al vacío para no ser engullidos por el fuego.
Horror en Pakist√°n, 60 muertos en atentado

Los restaurantes del establecimiento de cinco estrellas estaban llenos de familias musulmanas rompiendo el ayuno diario del ramadán y de extranjeros, convencidos de que estaban en uno de los pocos lugares seguros de la capital paquistaní.

"Era como si el hotel se derrumbase, el techo de la cocina se desplomó con gran estruendo", explicaba conmocionado un cocinero, sentado entre los escombros y con sus ropas blancas manchadas de rojo.

"Había mucha gente trabajando en la cocina y muchos clientes en los restaurantes, no sé qué les ocurrió", agregó.

Un polaco que andaba s√≥lo en pantalones, con la camisa en sus manos, dijo que estaba buscando a cinco personas que le acompa√Īaban cuando estall√≥ la bomba.

El personal del hotel improvisó un dispensario para ofrecer los primeros auxilios en el aparcamiento, mientras un grupo de fuerzas especiales de la policía acordonaba el lugar.

Seg√ļn la polic√≠a, un kamikaze hizo estallar un cami√≥n lleno de explosivos a la entrada del hotel, matando a 60 personas e hiriendo a m√°s de 200.

Mohammad Jamil, que pasaba por delante, explicó que el camión saltó por los aires convertido en una bola de fuego. La fuerza de la explosión, que se oyó a varios kilómetros, le tiró al suelo.

"Durante unos segundos me quedé aturdido sin saber qué había pasado. Luego recordé el ruido ensordecedor y cómo la explosión me había tirado", narró Jamil a la AFP.

Una columna de humo se elevaba por encima del hotel, en el centro de una ciudad inundada por un nocivo olor a plástico y cables quemados. La onda expansiva de la bomba rompió los cristales de casas situadas a cientos de metros.

Los camiones de bomberos tratan de apagar las grandes llamas escupidas por la fachada del hotel, mientras una flota de ambulancias iba y venía del hospital cargada de heridos.

"¡Váyanse de aquí, el edificio puede derrumbarse en cualquier momento!", gritaba la policía a la gente congregada frente al hotel.

El propietario del establecimiento, Sadruddin Hashwani, estaba entre esa gente.

"Alá me dio todo esto y no me importa la pérdida material, lo que me angustia es la pérdida de vidas inocentes", dijo Hashwani. "La mayoría de la gente que estaba en el hotel trataba de ganarse la vida".

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad