Una de nuestras palabras de guerra | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Jue Dic 14 2017
20ºC
Actualizado 09:47 pm

Una de nuestras palabras de guerra | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-10-12 03:48:21

Una de nuestras palabras de guerra

Una de nuestras palabras de guerra

El periódico parisino Le Petit Journal convocó en 1894 la primera carrera de automóviles de la historia, que tuvo lugar el 22 de julio de ese año en un trayecto de 126 km entre las ciudades de París y Rouen. El vencedor de la prueba -en la que participaron 102 competidores- fue el conde Jules de Dion, uno de los pioneros de la industria automovilística a bordo de un De Dion Bouton equipado con un motor de vapor.

Los demás corredores utilizaron todo tipo de motores: los había eléctricos, varios de vapor y hasta algunos de aire comprimido, pero lo que más llamó la atención fue una máquina nueva, propulsada por un émbolo movido por la explosión de los gases de la nafta, un combustible extraído del petróleo.

El conductor de este último coche, cuyo nombre la historia no registró, se quedó, probablemente, sin saber que estaba inaugurando la industria más poderosa de la historia humana, capaz de suscitar guerras interminables y crisis incesantes, derribar gobiernos y construir fortunas.

La palabra fue tomada del latín medieval petroleum, formada por petra ‘piedra’ (en alusión al carácter mineral del producto) y oleum ‘óleo’, ‘aceite’.

Uno de los primeros registros en castellano es de Melchor de Jovellanos en 1778, cuando describe en sus Diarios un horno para la producción de carbón de piedras. Por el tubo saldrá el humo mezclado con el petróleo y pasará a un lavadero, por dentro del cual han de penetrar otros tubos de barro cocido, para irse refrescando y cuajando el petróleo, que ha de salir a caer en sus receptáculos.

Rodolfo García L.

Opinión de un visitante

Muy oportuna la noticia sobre cómo nos ven los turistas. Quisiera aportar a esa reflexión los comentarios de un visitante extranjero al que llevé a recorrer la ciudad a pie hace algunos meses.

Le impresionó en general el absoluto desprecio que muestra la ciudad hacia sus peatones.

La forma en que los conductores irrespetan las pocas cebras demarcadas. La manera en que cruzan arrojándole el vehículo a los peatones que van atravesando en su derecho por la cebra. Que la gente no esté educada en la norma universal de desviarse a la derecha al encontrarse de frente con otro peatón.

Andenes en mal estado, muy estrechos y muchas veces obstaculizados por mendigos, vendedores ambulantes o puestos de chance con todo y escritorio. Vendedores ambulantes que ubican sus puestos de la manera en que mejor pueden interceptar el tráfico peatonal, (sugería que al menos podría reglamentarse que dejaran despejadas las esquinas.) Vehículos parqueados sobre los andenes obstaculizando el paso de los peatones. !No podía creer que en un pasado reciente se hubiera controlado este problema y se hubiera regresado al caos anterior! En fin, su impresión fue que recorrer a pie nuestra ciudad es una experiencia azarosa y desagradable.

Creo que tenía bastante razón y que en ese sentido tenemos muchas oportunidades de mejorar no solo para dar una mejor impresión a los visitantes, sino para mejorar nuestra calidad de vida. Hace un tiempo la Fundación Terpel hizo un tímido intento por educar a los peatones para cruzar por las cebras.

Era patético ver  los esfuerzos de esos muchachos, frustrados por los conductores que permanentemente bloqueaban e irrespetaban las cebras poniendo en riesgo a los peatones que siguiendo sus indicaciones, trataban de cruzar por ellas. Quizás pueda hacerse una nueva campaña, orientada de forma más acertada, buscando cambiar primero el comportamiento de los conductores.

Carlos J. González

No se retire, profe Pinto

Uno de los grandes secretos para que Argentina y Brasil siempre estén a la vanguardia en materia de fútbol, es que las grandes figuras retiradas y muchos entrenadores de primera clase prefieren trabajar con las divisiones de base que en la primera división, y desde esa posición, manejan un bajo perfil con resultados que saltan a la vista.

Para fortuna de los santandereanos, tenemos a un gran técnico activo: Jorge Luis Pinto.

En el reciente pasado, la visión miope de algunos dirigentes no permitió que íconos como Cuca Aceros, Víctor Pignarelli (q.e.p.d), Hugo Scrimaglia y Américo Montanini aportaran su sapiencia y experiencia para adelantar un plan de trabajo que redundara en beneficio de nuestro balompié.

Aprovechando la buena gestión que en pocos meses ha desarrollado Jaime Ordónez al frente de la Liga Santandereana de Fútbol y la amistad del gobernador Horacio Serpa Uribe con Pinto, sería bueno que en este cuarto de hora se planifique y organice el fútbol santandereano desde el más alto nivel.

Estamos seguros de que con el liderazgo del doctor Serpa, el profesor Pinto y dirigentes como don Eduardo Villamizar, la cosecha comenzará a dar sus frutos el próximo quinquenio.

Orlando Almeida Remolina

Cuidado con el Helio

Varios errores rondan la noticia de la explosión de un tanque de helio. Resulta muy extraño que alguien lavara unos tanques para envasar helio, como si de una olla de cocina se tratara.

Es importante aclarar que por las características del helio, es usado para evitar incendios en centrales electrónicas; mezclado con oxígeno es el aire que respiran los buzos, etc.

os globos que vemos en los parques son el resultado de una peligrosa reacción química que requiere limadura de metales y ácidos para luego cerrar la pipeta, la cual empieza a recalentarse por lo que deben arrojar agua para enfriarla y que no explote. Por eso creo que lo que ocurría no era el lavado sino el enfriado.

Ayer mismo explotó en Bogotá otra pipeta causando heridas a 54 personas, todo por culpa del manejo incorrecto de estos gases (que no son helio puesto que son inflamables) y de las pipetas que se debilitan. Creo que las autoridades están en la obligación de hacer revisión a este tipo de comercio donde acuden principalmente los niños.

Carlos Alberto Mantilla Parra

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad