Lun Dic 5 2016
20ºC
Actualizado 10:18 am

¡Soy feliz! Dejé de tomar | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-09-30 19:19:50

¡Soy feliz! Dejé de tomar

¡Soy feliz! Dejé de tomar


Respuesta

Distinguido señor: ¡Felicitaciones! Querer es poder. La mágica intervención de la comunidad de alcohólicos anónimos ha logrado una vez más su propósito, devolviéndole la oportunidad de vivir y ser feliz.

Conviene mantener esa fuerza espiritual para enfrentar a futuro la tentación de volver a tomar.

El ambiente familiar cercano, cálido y amoroso que gira alrededor de su esposa e hijos, el trabajo, sus proyectos y deseos, y la disciplina de alcohólicos anónimos en la participación a las reuniones son algunos de los estímulos que permiten liberarse radicalmente de la obsesión de ingerir licor.

¡Recuperó su brújula! No la pierda. Resta disfrutar y contemplar esta segunda oportunidad. Ni un paso atrás.

Reflexión

¿Se toma el primer trago y sin poder controlarse sigue bebiendo?
¿Comenzó ingiriendo licor de vez en cuando y ahora lo hace casi todos los días por no decir que diariamente?

¿Se consideraba una persona feliz, con una familia unida, un trabajo digno que disfrutaba y le divertía, pero ahora todo ha cambiado por culpa del alcohol?
¡Cuidado! Se puede considerar a partir de hoy un enfermo de alcoholismo. Sí, aunque no lo crea, ha dejado de tener control sobre la bebida y ahora ésta lo controla a usted.

Significa que requiere ayuda inmediata porque su enfermedad a parte de ser incurable es progresiva y mortal.
La puede controlar a través de abstención, aceptando inicialmente dicha verdad, asumiendo con sinceridad y voluntad firme ayuda profesional.
El complemento eficaz podría ser la comunidad de alcohólicos anónimos.

Recupere su vida escapando a la fría realidad de una botella de licor que sin darse cuenta, le puede alejar de la realización de sus deseos y la consecución de una existencia colmada de paz, amor y felicidad.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad