Publicidad
Publicidad
Dom Sep 25 2016
18ºC
Actualizado 06:16 pm

La próxima gran batalla | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-07-14 21:03:46

La próxima gran batalla

La próxima gran batalla

Desde las Farc con su historial de secuestros, extorsiones y asesinatos, pasando por los paramilitares con sus masacres, la delincuencia común con sus asaltos y el narcotráfico con su dinero fácil y poder para acabar conciencias, todos afectan de manera negativa a una gran mayoría de ciudadanos que quieren vivir en tranquilidad dedicados a trabajar por sus familias.

De hecho, ahora que las Farc se encuentran en el punto más bajo de su existencia, débiles como nunca luego de los grandes éxitos militares en su contra del gobierno del presidente Uribe y teniendo en cuenta que los paramilitares también han caído en número por cuenta de la desmovilización, resulta pertinente voltear la mirada  hacia las otras fuerzas contrarias. Sobre todo, las de la corrupción.
Es que con las Farc extenuadas, la próxima gran batalla que debería librar el Gobierno es contra la delincuencia en todas sus formas. La común, que no le da respiro al colombiano medio y la dirigencial, que con sus prácticas corruptas no permite que ningún presupuesto alcance para ayudar a los más necesitados y combatir el subdesarrollo.

En otras palabras, la inversión social, esa que tanta falta hace en todos los municipios olvidados de la nación para garantizar que la paz lograda por las Fuerzas Armadas se mantenga, tiene que hacer presencia si se quiere evitar que el círculo de violencia vuelva a girar. Pero la corrupción administrativa, es su peor enemiga.

Por cuenta de sus soldados que toman forma de licitaciones amañadas, sobornos, sobrecostos millonarios y tráfico de influencias, los dineros de los contribuyentes no alcanzan y pocas veces llegan a su destino. A cambio, terminan en el patrimonio personal de una masa de funcionarios sin moral alguna, que son los directos responsables de la pobreza y la falta de oportunidades que aquejan a millones de necesitados.

En resumidas cuentas, una victoria eventual contra la guerrilla no servirá de mucho, si desde ya no se construye un muro de contención contra esa avalancha de corrupción que mantiene al país en la pobreza.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad