Teotihuacan: El periplo entre el Sol y la Luna | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mié Dic 13 2017
20ºC
Actualizado 09:41 pm

Teotihuacan: El periplo entre el Sol y la Luna | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-09-23 01:37:32

Teotihuacan: El periplo entre el Sol y la Luna

Para descubrir la verdadera majestuosidad que encarna un país, generalmente escondida a los turistas que sólo buscan cinco estrellas y shopping, hay que abrir el espíritu y permitirle que se impregne de lo diferente.  
Teotihuacan: El periplo entre el Sol y la Luna

México, el país de los manitos, el charro, el mariachi, las enchiladas y el Chapulín, tiene a escasos minutos de la capital uno de sus más místicos lugares, asombroso por excelencia y atiborrado de historias.

Las Pirámides de Teotihuacan son el encuentro con la curiosidad, la superstición, el encanto, los dioses y el éxtasis de los sentidos.

Otros más dicen que son el Egipto de América o el museo al aire libre más sublime sobre la tierra.

Zona de encuentro

Miles de turistas del mundo llegan al ¬ďLugar donde nacen los dioses¬Ē, lo que se cree significa Teotihuacan, atra√≠dos por dos gigantescas pir√°mides: La del Sol y la Luna. ¬†

Teotihuacan, hoy eminentemente zona tur√≠stica, lleg√≥ a ser poblada hace miles de a√Īos por unos 200 mil habitantes.

Sus moradores dieron forma a las dos reconocidas pirámides mayores, templos, palacios y otras figuras arqueológicas que cuentan parte de la historia de los teotihuacanos, aprendida y narrada muy bien por los guías modernos.

El área que compone Teotihuacan está habilitada para que los visitantes la recorran libremente. Además, hay instaladas cafeterías, tiendas de recuerdos, y un poco más a las afueras restaurantes y hoteles para la comodidad del turista.

¬ďEs verdaderamente un patrimonio cultural sorprendente, no s√≥lo por la historia que alrededor de las pir√°mides existe, que dan cuenta de la organizaci√≥n y las calidades art√≠sticas de los ind√≠genas, sino por la construcci√≥n misma que se erige imponente sobre ese valle a los alrededores de Ciudad de M√©xico¬Ē, dice Luis Jes√ļs Plata Rueda, quien recientemente visit√≥ M√©xico.

Aunque en conjunto las ruinas de la cultura teotihuacana son atractivas, la que paga el boleto, en sentido figurado, es la Pirámide del Sol, un gigante de piedra que se erige como la edificación más monumental.

Los espíritus más inquietos no se conforman con  verla a lo lejos irrumpiendo el horizonte. Una vez allí el reto es llegar a la cima, para lo cual se deben subir algo así como 250 escalones.

Por momentos la imagen simula el peregrinaje de Viernes Santo a Monserrate o Morrorrico; unos tras otros ansiosos de conquistar la cima.

Sin embargo, la altura del lugar (2300 metros sobre el nivel del mar) obliga a que el ascenso sea pausado. Ya en lo alto, el asombro es mayor al encontrarse con la mejor panor√°mica que ofrece el lugar.

La tradici√≥n tambi√©n ha llevado a que en la cima unos pidan deseos a los dioses, estiren sus cuerpos para recibir energ√≠as c√≥smicas o presenten sus peque√Īos hijos al universo.

¬ďLa cima es, sin duda, el lugar donde el mejor recuerdo es la fotograf√≠a, logr√°ndose un registro gr√°fico que hace quedar bien hasta a los no fotog√©nicos¬Ē, agrega Luis Jes√ļs.

Al descender, en las historias de los viajeros quedar√°n que se hicieron dioses por unos minutos en la c√ļspide de la Pir√°mide del Sol, la m√°s grande del mundo que se ha logrado restaurar (en su base mide 222 por 225 metros).

¬ďVarias sensaciones placenteras se mezclan al subir a las pir√°mides. Podr√≠a decirse que en primer lugar nos retan a escalarlas como prueba de nuestras capacidades f√≠sicas, pero tambi√©n ofreci√©ndonos la oportunidad de llegar hasta su cima, donde la sensaci√≥n de libertad¬† y¬† frescura¬†son espectaculares; se alimenta el esp√≠ritu, se relaja el cuerpo y hasta nos permite entrar en procesos de reflexi√≥n personal¬Ē, agrega este viajero.

Junto a esta soberbia obra est√° la Pir√°mide de la Luna. En tama√Īo es la segunda reliquia despu√©s de la Pir√°mide del Sol, aunque a los ojos est√° a la misma altura por ser levantada sobre un terreno m√°s elevado.

Vista desde la Pirámide del Sol, la de la Luna parece erigirse como la reina del conjunto de piezas arqueológicas que la rodean.

No en vano, la historia cuenta que para los moradores de Teotihuacan la Diosa Luna era la deidad de mayor contemplación.

Como la del Sol, ésta también se puede subir, aunque desde su base se inicia el recorrido a la llamada Calzada o Calle de los Muertos (Miccoatli).

En inmediaciones de la Pir√°mide de la Luna est√° el Palacio de Quetzalpap√°lotl, que se estima¬† fue la residencia de alg√ļn sacerdote durante la existencia de Teotihuacan como ciudad poblada. En sus columnas se aprecian tallas de deidades. ¬†

Luego de un día de ardua cruzada por las ruinas de Teotihuacan, ni el cuerpo ni los sentidos del viajero renuncian a conocer un poco más de la otrora civilización agrícola.

Ahora los minutos son para explorar la llamada Ciudadela, algo así como una plazoleta. En su interior hay algunas edificaciones más grandes, incluyendo los restos de una pirámide, que se ubica en el centro.

¬ďNo hay duda que M√©xico es uno de los destinos internacionales¬† que tiene¬† una trilog√≠a de atractivos¬†que no pueden compararse, pero que al sumarlos¬†lo convierten en esos lugares que hay que visitar¬Ē, concluye este viajero.

De esta manera, el periplo por Teotihuacan va llegando a su fin. Aunque es la mejor, quiz√° es la √ļnica forma de conocer algo de esta cultura, porque su historia est√° llena de impresiciones y vac√≠os, dejando s√≥lo como testimonio de su existencia estas maravillosas edificaciones.

Así se llega a México

Para viajar a México desde Colombia se requiere visa de turismo que la otorga gratis la embajada y el trámite es sencillo, aunque se debe solicitar por lo menos con un mes de anticipación. Usted puede viajar por varias aerolíneas, cuyo trayecto desde Bogotá dura aproximadamente cuatro horas y media.

Normalmente los precios de los tiquetes, en comparación con otros destinos internacionales, son un poco costosos. Lo recomendable es programar, reservar y comprar con mucha antelación.

Generalmente todas las agencias de viaje ofrecen dentro de sus planes tur√≠sticos la visita tanto a¬† las Pir√°mides de Teotihuacan como a la Bas√≠lica de Nuestra Se√Īora de Guadalupe.

Si usted viaje sin tour, igualmente es fácil conseguir en México el traslado y la visita a través de una agencia de viajes, con el fin de contar con guía para conocer datos importantes alrededor de las pirámides.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad