El Colegio de Santander, el Glorioso, llega a los 75 años | Noticias de santander, colombia y el Mundo

Martes 15 de Abril de 2014
Publicidad
Publicidad
Bucaramanga
Domingo 07 de Noviembre de 2010 - 12:00 AM

El Colegio de Santander, el Glorioso, llega a los 75 años

Esta es la actual sede del Colegio de Santander, uno de los planteles educativos más importantes del Municipio. La institución, situada en la calle 9 No. 25-67, se prepara para festejar los 75 años de su fundación y las cinco décadas de la Promoción de 1960.
(Foto: Fotografía: Jaime Del Río Quiroga / VANGUARDIA LIBERAL)
"Porque hay lazos que jamás se rompen". Con ese significativo lema, los egresados del Glorioso Colegio de Santander promueven el aniversario No. 75 de la fundación de este plantel, así como las cinco décadas de la Promoción de 1960.

La magna celebración, que se cumplirá el próximo sábado, a las 6:00 p.m., en las instalaciones de la institución, dará paso a la llamada 'Cena de Compañeros', en donde los exalumnos evocarán viejos tiempos.

Ese día se les hará un emotivo reconocimiento a los egresados más destacados del Colegio, entre 1936 y 2010.

De igual forma, están previstos, entre otros actos, la condecoración al bachiller más antiguo, la presentación del video de libro sobre los orígenes y el liderazgo del plantel y la presentación de un emotivo video.

De acuerdo con los promotores del certamen, será una fiesta, algo nostálgica, en donde se harán remembranzas de la que fuera la primera institución de enseñanza de secundaria oficial, de carácter laico, a la que tuvieron acceso estudiantes de todos los estamentos sociales, sin distingo de credos, ni de política, ni de razas, ni condiciones económicas.

Nota de la Redacción: si desea más datos sobre lo que será la celebración, puede comunicarse con Fidel Castillo Blanco, al siguiente teléfono: 315 8767741. Si piensa asistir, debe confirmar su asistencia con anterioridad.

Crónica de un egresado

Cuando el Colegio de Santander fue creado, en 1936, mis condiscípulos y yo mismo ni siquiera habíamos iniciado la puericia. Y cuando en 1946, mi promoción comenzó a estudiar, el plantel mismo apenas contaba con 10 años de su fundación. Es decir, éramos más "viejos" que el plantel. Por eso, ninguno de los 57 bachilleres de esa época hoy puede ufanarse de tener menos de 75 años: ¡la edad actual de la egregia institución!  

En 1939, la institución graduó a sus primeros 9 alumnos; todos ellos no mayores de 17 años, si están vivos (como es el caso del doctor Daniel Gonzalez Plata, con 93). Muchos deben estar entre los 85 y 95 años de edad; o sea, tener unos 15 o más años que la institución que los graduó.

Hacia 1951, año de nuestra graduación, el Colegio de Santander estaba situado en un inmenso caserón de dos pisos, al frente del Parque Centenario, y en cuyo extremo sur funcionaba la Asamblea. Tenía unos 600 alumnos y contaba con 40 profesores, quienes le hacían honor al título, no sólo por su excelente preparación académica y amor por su trabajo, sino por su impecable presentación personal y por la innegable corrección en el lenguaje, en los modales y en la conducta.

Todas estas condiciones mencionadas facilitaban que, durante los seis años de estudio, literalmente todos los alumnos nos conociéramos mutuamente y tuviéramos con los profesores unas relaciones basadas en el respeto hacia ellos y que, en espontánea  reciprocidad, de ellos recibiéramos no sólo sus enseñanzas sino que nos facilitaran ganarnos su aprecio y emularlos en sus cualidades humanas.

Muchos años después del arribo al diploma que nos dio acceso a otras aulas que hoy, menos que nunca, parecen dispuestas al equilibrio ecléctico, supimos que el Colegio había sido trasladado para "muy lejos", porque con el tiempo se volvió pequeño y había que agrandarlo para abrir más cupos y poder graduar más bachilleres; todo eso en tal magnitud que en la actualidad cuenta con 8.000 estudiantes y gradúa a 400 bachilleres.

¿Cómo serán las relaciones entre sí de esos 800 alumnos actuales? ¿Alcanzarán los 400 graduados a conocerse mutuamente y a crear una entrañable amistad como la que disfrutamos los bachilleres de 1951?

A veces resulta real la expresión: "todo tiempo pasado fue mejor".

Por último, el actual Colegio de Santander debe conservar y superar la función de crear ciudadanos en todo el sentido de la palabra para que, con la honradez ancestral que nos viene a los santandereanos, de abuelo en abuelo, pongamos el arenisco grano de nuestra existencia en la construcción de una patria que hoy parece complacerse con vivir de tropiezo en tropiezo.

Nota escrita por Élmer Pinilla Galvis, egresado del Colegio de Santander.

 

Publicada por
EUCLIDES ARDILA RUEDA
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones