Ey, basta de gorreros | Noticias de santander, colombia y el Mundo

Jueves 18 de Septiembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Galería
Jueves 02 de Diciembre de 2010 - 11:20 AM

Ey, basta de gorreros

Una persona gorrera se aprovecha de sus amigos y familiares para ir por la vida sin gastar un solo peso. No entienden el valor de ganarse las cosas por su propio esfuerzo
(Foto: Tomada de Internet)
Ya existe un grupo en facebook que los rechaza y los denuncia. No hay nada más fastidioso que tener al lado a una persona que organiza cuántos planes puede pero no da un solo peso, que está listo a toda hora para que usted le gaste y no sólo invita, sino pide que le presta y nunca le paga.

Pide prestado y no paga, se autoinvita, llega a su casa y va abriendo la nevera, llega preciso a la hora del almuerzo, y cuando se encuentran por accidente en algún bar va pidiendo a su cuenta y para nada se sonroja.

Existen personas que viven del arrastre, que asumen el papel de la sanguijuela y se pegan al otro, para que sus planes de ocio no les generen ningún gasto. Al contrario, todo se lo recargan a la persona del lado.

En ocasiones piden prestado y nunca pagan, pero en otras oportunidades se hacen los locos, creen que no es con ellos o de manera directa le dicen a sus amigos: "mire a ver si invita".

¡Qué horror! Seguramente esas personas no serán gratas en ningún momento, incluso le generarán cierto rechazo y se ganarán el gran título de "gorreros".

¿Qué será lo que los lleva a la conchudez, a no sentir vergüenza en absoluto y a ir por la vida recostándose a otras personas?

De sentirse identificado con este artículo, recuerde que otros lograrán señalarlo así que mejor, no olvide dejar de nuevo la cartera en el carro o en la casa. Lleve plata si quiere divertirse.

Cómo identificar a un gorrero

1.      Puede mostrar su faceta de "de malas", "el pobrecito", "el que nunca tiene plata", "el que no consigue el súper puesto y por eso no se regala".

2.      Puede vivir todo el tiempo sacando excusas para no pagar. Como "se me quedó la billetera", "no me han pagado", "tengo muchas deudas, me pagaron y me quedé sin un peso", "tengo ganas de salir a tomarme algo pero con tantos gastos", o "me robaron otra vez".

3.      Su repertorio puede ser siempre atacante. No se sonroja con nada y vive todo el tiempo diciendo "mira a ver si gastas algo hoy", "tú que eres el de la plata aquí, tienes que invitarme", "que se vean esas buenas manifestaciones de amistad", "tú que vives solo y no tienes por qué preocuparte por hijos ni gastos, invítame", "con pagar esta cuenta no vas a quedar pobre.

4.      Puede tener comportamientos fáciles de detectar como "levantarse de la mesa cada vez que llega la cuenta", "llamar por celular justo cuando llega el mesero", tener que irse antes de que se acabe la reunión, olvidarse por completo de que la cuenta es compartida o quedarse como una lechuga pidiendo la cuota de todos, a excepción de él.

5.      Utilizar frases como "en la próxima yo invito" y esa próxima nunca llega.

6.      Siempre que oyen la palabra "gratis" están en primera fila.

7.      Si escuchan que en la noche hay barra libre en algún lugar de diversión no se despegan de la barra.

8.      Son las típicas que personas que no se sonrojan si llegan a un lugar con todos sus amigos que suelen ser igual de gorreros a ellos. 

9.      Son de las personas que sin importar el evento o el producto que se comercializa asisten para tomar trago gratis o para recibir cuanta muestra gratis o degustación puedan. No se pierden una sola fiesta política en época electoral, pues lo que quieren es bailar, comer y tomar a costillas de las campañas.

10.  Son personas que viven todo el tiempo pidiendo prestado el celular, que les regale un minuto, que fuman a costas suyas, pues no son capaces de comprar por sí mismos un solo cigarrillo.

Existe en la red social Facebook un grupo bastante particular dedicado a estos personajes con 370 miembros: "Ey basta de gorreros".En el grupo los describen como las personas que suelen no poner un peso para el trago en una fiesta, adicional a eso se adueñan de la botella, reparten a todo el que encuentran y cuando está a punto de acabarse el trago se acuerdan que tienen una importante vuelta que hacer o fingen quedarse dormidos.

 Pregunta y respuesta

Miguel Ángel Úsuga

Psicólogo

¿Qué hay detrás de una persona que vive todo el tiempo recostándose al otro?

Sin duda es un asunto muy educativo de la crianza. Uno no puede partir de que la persona es cómoda porque sus genes le dictan eso, sino porque lo han educado de esa forma. Muchas veces no es desde la misma casa o del colegio, sino desde las mismas experiencias. Si ser cómodo les ha traído más cosas positivas que negativas, eso hace que la conducta se refuerce.

Las personas pueden ser así porque tienen un foco de control externo que no es más que considerar que las relaciones de su vida dependen más de factores de afuera que de factores internos. Son personas que dicen carecer de herramientas para modificar su vida por sí mismos y se rigen bajo pensamientos como "yo no trabajo, yo no me muevo para tener las cosas".

¿Cómo abordar a las personas que están a nuestro alrededor recostándose todo el tiempo y que ya hemos identificado?

Lo que debemos hacer es ponerles límite y ser muy asertivos con ellos. No ser asertivo es actuar con ellos de manera agresiva o de manera pasiva. Ser pasivos es decir "eso me molesta pero no soy capaz de decirlo", es hacerme el que no me doy cuenta. Ser agresivos es decirle a la otra persona que es un bueno para nada, que es un conchudo.

Por eso la forma asertiva es decir en un tono medio, "siento esto...", "veo desde mi punto de vista que estás asumiendo una actitud que no debería ir contigo".

La reacción de una persona que tiene nivel de retrospección, que sabe analizar qué pasa dentro de él, no se molestará y al contrario asumirá el comentario como una crítica constructiva, sobre todo, si nosotros le importamos a esa persona. De no apreciarnos como amigos, lo más normal es que la persona se moleste y deje de hablarnos y que al contrario piense que nosotros somos el error, o somos los tacaños.

Lo importante es que nosotros entendamos que cada cual es responsable de sus emociones. Por eso no es nuestro problema que el otro reaccione de manera negativa si usamos las palabras correctas, el tono adecuado y una buena actitud.

¿Las personas recostadas se dan cuenta de sus actos o al contrario van por la vida sin saber que están actuando de manera errada?

Se dan las dos situaciones. Por lo general los dos tienen un nivel de conciencia pero en uno de ellos es menos pues creen que el mundo funciona así, que no deben gastar un peso, y ese comportamiento lo tienen arraigado.

Existen otras personas que por alguna circunstancia se empezaron a aprovechar de los demás y su patrón de conciencia es más evidente.

Consecuencias

La consecuencia más evidente será el aislamiento. De detectar a una persona que vive todo el tiempo pegado a usted, la reacción más cercana será decirle "adiós al amigo".

Posterior al aislamiento se dará la depresión. Así lo explicó el psicólogo Miguel Ángel Úsuga, al indica que "se caerá en un círculo vicioso de rechazo hacia el otro. La persona que no tiene la capacidad de retrospección dirá que los demás son duros con él, que son amarrados y eso le generará problemas, hasta darse síndromes depresivos". 

Padres, cuidado con hacer hijos mantenidos

¿Por qué es tan importante ser un buen padre? Precisamente porque muchas conductas son aprendidas de casa. El niño que ve que su padre vive buscando soluciones en su tío, que crece viendo como papá soluciona todo con ayuda de los abuelos, pueden ser modelos de aprendizaje que lo lleve cuando esté en edad adulta a no valerse por sí mismo.

Otro de los errores es no enseñarle al niño que todo requiere esfuerzo, que para lograr los objetivos en la vida se necesita luchar por los resultados, que las cosas no son gratis en la vida. También está el padre que no le permite al niño enfrentarse a las frustraciones, que no quiere que el niño llore, que el niño luche, que el niño sienta miedo, que el niño se sienta triste.

 Pregunta y respuesta

Freddy Hernando Cristancho

Psicólogo social

¿Qué esconde una persona que vive dependiendo del otro todo el tiempo?

Lo primero que reflejan esas personas es su sentido de responsabilidad. A partir de ese comportamiento se debe mirar qué factores inciden, si es la familia, es entrar a evaluar qué valores están sembrando en sus hijos para que ellos repliquen esa forma de actuar.

Pero está también el caso del padre que dice que nunca le enseñó eso a su hijo y después de evaluar a la familia, precisamente el "gorrero" es la oveja negra. Ahí es importante entrar a evaluar el entorno en el que se desenvuelve.

Cada quien adquiere una personalidad diferente, y eso es lo que puede llevar a ciertas personas a ver la vida con tanta naturalidad que no les da pena quedar mal, pues pedir para ellos eso no es un problema.

¿Qué consecuencias puede traer ese tipo de comportamientos en un ser humano?

Esas son las personas que con el tiempo son capaces de pedir un préstamo a un banco y no pagarlo. Son personas que despilfarran lo que sea, así no sea de ellos y no dan la cara.

Estas personas no asumen la responsabilidad, sino que al contrario no les interesa respetar al otro, responder, cumplir, pues todo les es indiferente. No les importa si la persona les deja de hablar, si le dicen apodos como "gorreros". Lo anterior los lleva a una indiferencia total y a ese desorden social del entorno.

El daño más grande es el que se hacen a sí mismos, pues poco a poco se convierten en personas con baja autoestima pues nadie cree en ellos, ya nadie confía en lo que dicen o hacen y eso los lleva a perder esa credibilidad. Al final terminan convertidas en personas inseguras.

Publicada por
Paola Bernal
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones