Publicidad
Jue Mayo 25 2017
22ºC
Actualizado 08:33 pm

Muerte de Hitler (I) | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-09-27 05:00:00

Muerte de Hitler (I)

Hitler lanzó guerra destinada a dominar el mundo y exterminar a los judíos como pueblo impuro.  Libertades, prensa, bancos, industrias no nazistas, organizaciones diferentes, eran judaísmo.  
Muerte de Hitler (I)

Dueño de media Europa, su invasión a Rusia concluyó con fracaso en Stalingrado, hoy Volgogrado.  Sus campos de concentración para judíos y comunistas, hombres, mujeres y niños tuvieron horrorosa crueldad.  En Alemania revive una tendencia “neonazista”, para reivindicar su execrado nombre.

El 29 de abril de 1945 Hitler escribió su testamento y se suicidó con Eva Braun; también designó nuevo gobierno, destituyó a Göering, a Himmler quienes criticaron la inútil resistencia, encerrados por tropas aliadas: rusas, norteamericanas, inglesas y francesas, apoyadas por ejércitos canadienses, polacos, búlgaros y yugoslavos.  La última resistencia buscaba convenir pactos de paz para que el gobierno nazi continuara, pero los aliados exigieron rendición incondicional y el fin del nazifascismo como posibilidad futura.  El fascismo estaba aniquilado, su jefe Mussolini (Italia), fue colgado en plaza de Milán.

  Quedaba Japón, pronto sometido por bombas atómicas del general norteamericano  Mac Arthur  sobre Hiroshima y Nagasaki.

El diario de Goebbels registra en el año 1945 sucesivas derrotas en todos los frentes que ejércitos aliados  inferían a tropas del Führer.  Este optó al suicidio cuando los rusos izaron su bandera en edificio del Reichstag en Berlín; un día después optó al suyo Goebbels, con su mujer Magda, envenenando antes a sus seis niños, para que no sufrieran lo que vendría.

La derrota de Alemania fue total.  Los frentes rusos estuvieron comandados por Zhúkov,  Malinovski, Koniev y Rokossovski, principalmente, los norteamericanos por Eissenhover, Patton, Hodges y Simpson, los ingleses por Montgomery,  los canadienses por Crerer, que en movimiento envolvente dieron al traste con el poderío alemán y sus planes de exterminio del pueblo judío.  Cada fecha del diario anota un fracaso alemán, o una esperanza de que huelgas y fatiga de los pueblos aliados faciliten valimiento de la resistencia nazi para paz honrosa.

La última proclama de Hitler fue escuchada por el mundo atónito: “No es cierto que yo o cualesquiera otros en Alemania hayamos querido la guerra en 1939.  La quisieron y provocaron exclusivamente aquellos hombres de Estado internacionales que, o bien eran de origen judío, o bien trabajaban para los intereses judíos... pasarán siglos, pero...siempre seguirá reavivándose el odio contra ese pueblo...el judaísmo internacional y sus colaboradores...”, Era su obsesión.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad