¬ď¬Ö y por √ļltimo ser√© crucificado¬Ē | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Vie Sep 22 2017
22ºC
Actualizado 07:04 pm

¬ď¬Ö y por √ļltimo ser√© crucificado¬Ē | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-09-27 03:18:52

¬ď¬Ö y por √ļltimo ser√© crucificado¬Ē

Las frases brotaban y en cada una de ellas se mezclaba la ironía, el sarcasmo y la sesudez del que conoce su oficio, de quien se ha impregnado de experiencias y ha hecho de ellas el alimento de su mente y de su espíritu.
¬ď¬Ö y por √ļltimo ser√© crucificado¬Ē

Cuando tuve la oportunidad de sostener esta conversaci√≥n -que no entrevista- con el maestro √ďscar Rodr√≠guez Naranjo, el significado de muchas de sus sentencias debi√≥ esperar el tiempo justo para que en su dimensi√≥n plena se decantara y dejara el mensaje de iluminaci√≥n que a manera de legado quiso el pintor que quedara consignado.

Llegaba, y para √©l era motivo de plena satisfacci√≥n, a sus noventa a√Īos, una edad que para muchos de sus pares bien podr√≠a equipararse con la falsa percepci√≥n de que todo estaba concluido. Mas pleno error, pues me encontr√© un hombre vigoroso, consciente y totalmente inmiscuido en el oficio que siempre am√≥: la pintura.

¬ďMorir√© cuando deje de pintar¬ÖVea usted; ahora mismo avanzo en dos obras: un encargo de la virgencita; m√≠rela usted; observe sus manitas; mire como vuela, como se iza entre este manto de nubes; es belleza plena. La otra es esta marina; det√©ngase un instante en la atm√≥sfera y ver√° como lo arropa con esa luz preciosa que llega de adentro... y le explico: los pintores de ahora se limitan a realizar un trazo y embadurnarlo en colores. El resultado, pues no puede ser nada distinto de eso: NADA. No hay nada; no generan emoci√≥n porque es una obra superficial; no viene de adentro, y me refiero al sentimiento y al compromiso del pintor con su obra, como me refiero tambi√©n a la t√©cnica. Una pintura que, como yo la hago, va saliendo a flote, se va revelando tras cada pincelada; va tomando forma; se puede apreciar su profundidad, su esencia. Con cada capa se va enriqueciendo, y la luz, la hermosa luz, se vuelve su adorno¬Ē.

Cuando la sabiduría asoma

A sus primeras intenciones est√©ticas les llegar√≠a a√Īos despu√©s la posibilidad de ingresar a la Academia Nacional de Bellas Artes de Bogot√°, donde el inter√©s por la pintura lo hizo destacarse entre muchos de sus maestros; muchos de ellos, para su fortuna, seguidores de la llamada ¬ďEscuela de la Sabana¬Ē y representantes de la m√°s firme tendencia academicista europea. Por ellos, y gracias al apoyo de Mario Gal√°n G√≥mez, logr√≥ acceder a una beca de estudios en Europa,¬† con las escuelas impresionistas holandesas como primer destino.

Mas otro habr√≠a de ser su destino final, pues, por razones que s√≥lo el Gran Arquitecto del Universo puede esgrimir, en el trazado de su vida habr√≠a de aparecer Par√≠s y, con la ¬ďCiudad Luz¬Ē, el encuentro con las academias Grande de Chaumier√© y la Escuela de Arte Cl√°sico Julian. En ellas se hizo pintor; en ellas se form√≥ bajo el rigor de la academia y en ellas encontr√≥ que su l√≠nea definitiva ser√≠a el arte figurativo.

Al retornar a Bucaramanga, en cumplimiento del acuerdo definido en los términos de su beca de estudios de formarse para liderar la creación de la Academia de Bellas Artes de Santander, el maestro Rodríguez Naranjo se rodeó de los mejores representantes de la pintura y la escultura local, muchos de ellos, como Carlos Gómez Castro y Rafael Prada Ardila, también formados en Europa.

¬ďLa academia tuvo grandes momentos; por m√≠ pasaron muchos estudiantes realmente comprometidos y a fe que asum√≠ el compromiso de ense√Īar con toda mi alma. Pero infortunadamente el desierto fue mayor que la tierra f√©rtil y, con el tiempo, todos esos esfuerzos se ahogaron en medio de la desatenci√≥n oficial y la pol√≠tica, por lo que termin√© haci√©ndome a un lado, sabiendo que hab√≠a cumplido¬Ē.

El juicio del maestro

Cuando se observa el ambiente en que se mueve el artista, las obras que rodean cada rinc√≥n de su casa, el estudio donde descuella el retrato de una figura m√≠stica que √©l llama ¬ďmi maestro¬Ē, no se puede perder la ocasi√≥n de indagar sobre algunos aspectos relacionados con el arte -el suyo y el de los dem√°s-, por lo cual las preguntas se vuelven urgentes.

- Usted ha mantenido un estricto camino en torno a su l√≠nea creativa y es el clasicismo; ¬Ņno cree usted que tras la obra de Miguel √Āngel, Leonardo, Fray Ang√©lico, Boticelli, Goya y Velasquez; en ese campo todo est√° concluido?

¬ďMire, el arte, como todas las cosas producto del ingenio humano, funciona como una ola. Al principio se hace grande, llega a la c√ļspide y estalla, y da lugar a otra ola. La pintura, el arte bien hecho, volver√° a ser grande. La Santa Madre Iglesia del pintor, la est√©tica, volver√° a retomar el camino y el orden retornar√°.

¬ďLa √ļnica direcci√≥n a la que debe apuntar el verdadero artista es hacia el alcance de la belleza. Mientras no se salgan de este dogma, mientras su obra no logre la placidez, la satisfacci√≥n y el equilibrio propio de una obra de arte, no hay absolutamente nada¬Ē.

- ¬ŅSe deriva de esto entonces que usted descalifica la pintura contempor√°nea?
¬ďQue no vayan a decir despu√©s que esta es la opini√≥n de un viejo terco y cerrado. Yo digo es que en medio de este caos algo debe haber; alguna cosa debe encontrarse. ¬°Por Dios santo!; tambi√©n dentro del fango es probable que pueda nacer una rosa¬Ē.

- ¬ŅCree que su obra va a trascender en la pintura colombiana o santandereana?
¬ďNo lo s√©. Lo que s√≠ le digo con plena certeza es que √ďscar Rodr√≠guez Naranjo siempre trabaj√≥ honradamente. Mi esp√≠ritu nunca rastre√≥ en la mediocridad; siempre busqu√© planos altos, bondad, respeto por la naturaleza. Sin pretensiones, puedo hoy decir que en mi obra nunca tuvo cabida el error; y si ma√Īana alguien llega a decir que mi obra fue mala, quiz√°s entonces podr√≠a disculparme diciendo que me hizo falta tiempo, m√°s a√Īos para ganar m√°s comprensi√≥n, m√°s conocimiento, m√°s fuerza, pero s√© que nunca dir√°n que fui un rastrero.

Tras esas respuestas, cae como anillo al dedo la sentencia que anticipar√≠a el ep√≠logo de su obra en una entrevista concedida cincuenta a√Īos atr√°s a su llegada a esta ciudad procedente de Europa: ¬ďIniciar√© mis clases en un magn√≠fico local que me ha suministrado el Gobierno; luego, abrir√© una exposici√≥n; m√°s tarde, formar√© pintores y, finalmente,¬† ser√© crucificado...¬Ē.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad