¬°Se busca sof√°! | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Vie Dic 15 2017
20ºC
Actualizado 09:47 pm

¬°Se busca sof√°! | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-10-12 01:41:02

¬°Se busca sof√°!

Alaska - IslandiaHace cuatro a√Īos, Casey Fenton, un programador que vive en Alaska, consigui√≥ por Internet un tiquete muy econ√≥mico de Boston (Estados Unidos) a Islandia, pero no ten√≠a la menor idea de ese pa√≠s en el noroeste europeo. Sin embargo, no utilizar el tiquete ser√≠a una estupidez, aunque el plan de meterse en un hotel con un mapa de la isla tampoco le agradaba.
¬°Se busca sof√°!

¬ŅQu√© hacer?
Así empezó todo: Mandó correos electrónicos a 1.500 estudiantes de una universidad en Islandia, explicando que buscaba un sitio para dormir. Al día siguiente ya tenía cerca de 100 respuestas positivas.

La Islandia que conoci√≥ fue la ¬Ďisla personal¬í de quienes lo hospedaron y no la que aparece en las gu√≠as para turistas. Ese es el gran atractivo de CouchSurfing.com, el lugar que Fenton cre√≥ para que los viajeros encontraran un sof√° no s√≥lo para dormir, sino la posibilidad de acercarse a lo que √©l considera como ¬Ďrealmente interesante de cada pa√≠s¬í. Por eso a quienes buscan sof√° los llaman ¬Ďsurfers¬í.

La acogida ha sido tan grande, que la primera semana (enero de 2004) se unieron 115 viajeros y durante los √ļltimos cinco d√≠as se han unido 10.535. ¬†
Fenton tiene 30 a√Īos y en estos cuatro a√Īos ha conseguido sof√°s en 12 pa√≠ses del mundo. Seg√ļn su perfil en CouchSurfing.com, tiene m√°s de 400 amigos que han comentado positivamente la experiencia de compartir un sof√°.

Montreal - Polonia

Es tan fácil encontrar un sofá, que luego de registrarse en el sitio www.couchsurfing.com, el usuario elije el lugar de destino, escoge aquellos sofás (casas) que le interesan y oprime la opción: Petición de surfear el sofá con…

Eso fue lo que hizo Mathieu Lalumiere, un canadiense de 21 a√Īos que vivi√≥ hasta los 18 a√Īos en un pueblo cerca a Montreal.
Cuando salió por primera vez de su país lo hizo a Europa durante cuatro meses. Viajó sin dinero, haciendo autostop y con una carpa para armar donde lo cogiera la noche.

Para ese entonces, en julio de 2006, ¬Ďsurfear¬í ya era bastante popular en Europa y Mathieu no lo dud√≥.
¬ďEn Europa es muy dif√≠cil encontrar personas aut√≥ctonas y es todav√≠a m√°s dif√≠cil para un turista saber cu√°les son los sitios underground¬Ē, dice.
Su primer sofá lo consiguió en Francia durante una noche. Luego estuvo en Estambul (Turquía) y de ahí fue directo al norte de Polonia, donde lo esperaba el sofá de Lucas Vegan.

¬ď√Čl vive a 14 horas de Polonia, en Gdansk, que no es un lugar tur√≠stico. Pero la experiencia ha sido la mejor para m√≠. Estuve tres d√≠as con tres italianos y el primer d√≠a, √©l nos llev√≥ a la escuela de ingl√©s para ni√Īos donde trabaja y nos propuso que nos present√°ramos. All√≠, la gente no tiene mucho dinero y se han puesto de acuerdo en no pagar el transporte. Por eso, cuando la Polic√≠a se sube al tren, todos los pasajeros se bajan. Si son 100 en el tren, los 100 se bajan en se√Īal de solidaridad con aquellos que no pueden pagar el transporte¬Ē, cuenta.

Pero, ¬Ņc√≥mo saber si el sof√° es seguro y que se puede confiar en el anfitri√≥n?
Mathieu explica que la red tiene un sistema de verificación de los datos de los surfers, que se identifica en la página con un candado. Así, por ejemplo, si el sofá elegido tiene un candado verde cerrado, quiere decir que la persona que ofrece el sofá ha pagado 30 dólares para que los administradores de la red verifiquen su identidad y la localización de su vivienda. Así los surfers tendrán toda la tranquilidad.

Sin embargo, si no se tiene ese dinero, otra forma de saber que se trata de un sofá seguro es a través de los comentarios positivos de los viajeros que han utilizado dicho sofá. Entre más comentarios positivos, mayor la confiabilidad.
De igual manera, si el usuario ha sido verificado, le ofrecer√°n m√°s f√°cilmente un sof√°.

Montreal¬ĖBucaramanga

De regreso a Montreal, Mathieu, quien empezó a estudiar Ingeniería Mecánica, ofreció su sofá durante cuatro meses y recibió a 10 viajeros. Contagiado por la pasión de conocer otras culturas, se inscribió en un programa de intercambio entre su universidad y algunas en Colombia.

Hasta mediados de 2008, Mathieu no tenía ninguna información del país. Entonces utilizó CouchSurfing.com y pronto se decidió por Bucaramanga.

¬ďNo quer√≠a una ciudad grande que pudiera parecerse a Montreal. Pero cuando averig√ľ√© por la seguridad en Santander a trav√©s de una evaluaci√≥n que hace Canad√° (donde 1 es lo m√°s confiable y 5 la peor calificaci√≥n), me encontr√© con que el lugar estaba registrado en la categor√≠a m√°s peligrosa¬Ē, cuenta.

Seg√ļn este joven canadiense, eso se debe a la situaci√≥n de orden p√ļblico en el Magdalena Medio y a la cercan√≠a con la frontera venezolana. Pero √©l quiso corroborarlo y escribi√≥ varios mensajes a los miembros de la red que viven en la zona.

¬ďMe dec√≠an todo lo contrario. Y no lo pens√© m√°s. Viaj√© directo a Bucaramanga y consegu√≠ un sof√° por un mes¬Ē. Luego se instal√≥ en el segundo piso de un restaurante vegetariano en el sur de la ciudad.

Mathieu lleva cuatro meses en Bucaramanga. Cuando llegó había cinco surfers que vivían en Bucaramanga y hoy ya casi se completan 60. Y no ha dudado en ofrecer su sofá. Por eso, quien visite la página Web de esta red, encontrará a este joven dentro del grupo de bumangueses  y con el sofá disponible.
    
San Gil

Y hay más ventajas. Cuando el usuario escoge un sofá, puede pedir que se incluyan aquellos sofás que están en un perímetro de 100 kilómetros a la redonda y armar un itinerario.

Mathieu encontr√≥ en San Gil a Andr√©s Echeverri, un ingeniero electr√≥nico de 36 a√Īos que define como ¬ďloco por Couch¬Ö¬Ē, donde se qued√≥ por cinco d√≠as.
Andrés se hizo miembro de esta red a finales de 2007, luego de leer un artículo en una separata del New York Times y desde entonces, ha recibido a más de 15 viajeros de Canadá, Australia, Polonia, Alemania, Bélgica, Suiza, Reino Unido, Irlanda, Estados Unidos y Argentina.

En este momento hay  una croata en su casa y pronto llegará un francés.
¬ďMe llam√≥ la atenci√≥n la filosof√≠a de CouchSurfing. La idea de recibir extranjeros como si fueran familiares o amigos. Y adem√°s tener la posibilidad de practicar idiomas como ingl√©s y franc√©s¬Ē, dice.

Andr√©s no ha buscado sof√°. Dice que desde que ingres√≥ a la red ten√≠a claro que su intenci√≥n no era viajar. √Čl quiere recibir viajeros y ha habido tanto movimiento en su sof√°, que no pasan m√°s de 15 d√≠as sin que haya un hu√©sped en su casa, a 5 kil√≥metros de San Gil y muy cerca del r√≠o Fonce.
Uno de los más recientes comentarios en su perfil es de un belga llamado Simón Lebex. Y dice: Es un tipo con el corazón en el lugar correcto.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad