Consejos a los asesores de servicio | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Dom Dic 17 2017
25ºC
Actualizado 04:20 pm

Consejos a los asesores de servicio | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-09-29 05:00:00

Consejos a los asesores de servicio

Consejos a los asesores de servicio

Es posible que por esa imagen de mi papá haciendo mecánica con el maestro Cano sentado en el estribo del viejo Ford negro con la luz mortecina de un bombillo, en madrugadas de cigarras monótonas, es que paso rápido entre los carros del taller de servicio, algunos de ellos colgando de las alturas.

La mecánica solo le gusta a los que les gusta la mecánica, porque para el común de la gente el vehículo en el taller es una experiencia traumática ya que uno no sabe qué le pasa al carro, no podemos usarlo y al final no se sabe cuál será el resultado.

Solo le pedimos al taller que cualquiera sea la gravedad del asunto nos diga la verdad y tenga los conocimientos, herramientas y repuestos necesarios para solucionar el inconveniente. ¡Ah!, y que no se demore más de la cuenta.
El momento crítico sucede cuando el cliente llega con su vehículo porque le está sonando algo, o tira pa’l monte, o el tapizado se está desvaneciendo, o no sube al sacarlo del garaje.

Lo recibe el asesor de servicio enfundado en una bata blanca, levanta el capó y anota en la hoja de trabajo las cosas que el cliente reporta.
La presión de los otros propietarios es grande, no hay asesores para tanta gente y piden que se apure porque se tienen que ir a hacer sus cosas.

Cualquier cosa que el asesor de servicio diga puede tener nefastas consecuencias. Si no le dice nada, malo, y si le dice algo que aumente su angustia, peor.
Lo mejor es hacer como los psiquiatras: escuchar, tomar nota de sus observaciones y decirle que más tarde lo llaman, después de las revisiones del caso.

Es mejor conservar la calma, por alterado que esté el propietario. El asesor de servicio está cumpliendo la obligación que tienen el fabricante y el vendedor de suministrarle asesoría técnica al propietario para utilizar el bien correctamente.

En las relaciones de consumo que se crean entre productores y vendedores con sus clientes por  la venta, existe la premisa de que los primeros tienen los conocimientos sobre las características, el modo de empleo y el mantenimiento que se le debe dar a los productos que venden y la parte débil de la relación, el cliente, no tiene ni idea. A ratos el sistema es perverso, porque el propietario tiene conocimientos para poner un hombre en la luna y el técnico del taller apenas está conociendo el producto.

El Estatuto del Consumidor dice que si se repite la falla, el consumidor tendrá derecho a exigir que le cambien el bien por otro nuevo de la misma especie, o que le devuelvan el parne. El taller solo tendría una oportunidad para corregir la falla por garantía, lo cual a veces es de imposible cumplimiento, porque hay fallas que se ocultan cuando el propietario lleva su vehículo al taller, o porque tienen causas tan complejas que la única forma de solucionarla es aplicando la ley del 7 de Agosto: prueba y error hasta dar con el chiste.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad