Dom Dic 4 2016
20ºC
Actualizado 06:49 pm

Bush afirma que 'no es el fin' del plan de rescate financiero | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-09-30 14:30:31

Bush afirma que "no es el fin" del plan de rescate financiero

El presidente estadounidense George W. Bush declaró este martes que el rechazo de la Cámara de Representantes al plan de rescate financiero no es "el fin" de los esfuerzos para la aprobación del proyecto, sin el cual las consecuencias "serán cada día peores".
Bush afirma que 'no es el fin' del plan de rescate financiero

"La realidad es que estamos en una situaci√≥n de urgencia, y las consecuencias ser√°n cada d√≠a peores si no tomamos medidas", advirti√≥ el mandatario en una declaraci√≥n p√ļblica en la Casa Blanca.

"Pero les prometo a los ciudadanos (estadounidenses) y a los ciudadanos del mundo que éste no es el fin del proceso legislativo", agregó.

"Mi administración seguirá trabajando estrechamente con los dirigentes de los dos partidos" en el Congreso, afirmó.

El plan de rescate de 700.000 millones de dólares fue rechazado el lunes por 228 votos contra 205 en la Cámara de Representantes. Unos dos tercios de los representantes republicanos votaron en contra.

Las bolsas estadounidenses perdieron el lunes un billón de dólares, su mayor caída en valor en un solo día, tras lo cual las bolsas de Londres y París abrieron en baja el martes pero luego se recuperaban.

Wall Street abrió en alza el martes tras la caída récord provocada el lunes por el rechazo legislativo al plan: el Dow Jones subía 1,69% y el Nasdaq 2,61%

Sin embargo, el secretario del Tesoro norteamericano, Henry Paulson, advirtió a los legisladores que deben actuar rápidamente para impedir que el pánico siga afectando a los mercados.

"Debemos hacer algo. Esto es demasiado importante para dejar que fracase", dijo Paulson, arquitecto del audaz plan para absorber hasta 700.000 millones de dólares de deudas hipotecarias incobrables de los bancos tras una ola de espectaculares colapsos bancarios desatados por la crisis "subprime".

La Comisión Europea instó el martes a Estados Unidos a "asumir sus responsabilidades" ante la crisis financiera mundial.

"Descontamos que la decisión (sobre la adopción del plan) pueda ser tomada muy pronto. Estados Unidos debe asumir sus responsabildiades en esta situación", indicó el portavoz de la Comisión, Johannes Laitenberger.

De ese plan dependen no solo la suerte de las empresas norteamericanas sino "la suerte de todo el mundo", agregó.

Pese a que la estabilidad del sistema financiero mundial está en juego, la decisión de los representantes estadounidenses pareció guiarse por la cercanía de la elección presidencial para reflejar lo que piensan muchos contribuyentes: que el ciudadano de a pie no debe pagar por los errores de Wall Street.

A tan sólo cinco semanas de la elección del 4 de noviembre, "evidentemente algunos de estos tipos prefieren perder una economía que una elección", dijo el representante demócrata David Obey (Wisconsin), en referencia a sus colegas republicanos que se opusieron al rescate.

En Europa, en tanto, se temen nuevas víctimas en el sector bancario.

El banco Dexia debió ser rescatado el martes por Bélgica, Francia y Luxemburgo, que le inyectarán 6.400 millones de euros (9.194 millones de dólares).

B√©gica, Holanda y Luxemburgo ya debieron salvar al gigantesco banco y asegurador Fortis el domingo, inyect√°ndole 11.200 millones de euros. El banco brit√°nico Bradford & Bingley fue rescatado con una nacionalizaci√≥n parcial y una venta parcial al banco espa√Īol Santander.

En Alemania, el gobierno garantizó un rescate del banco Hypo Real Estate a manos de un consorcio de bancos privados por 35.000 millones de euros, mientras Islandia asumió el control del banco Glitnir, el tercer banco del país.

Los rescates hundieron los títulos bancarios el lunes, incluidos los de Dexia, Commerzbank, ING y el Royal Bank of Scotland.

Los bancos centrales volvieron a inyectar enormes sumas de dinero para calmar la sed de liquidez.

El Banco Central Europeo (BCE) renovó sus créditos de 30.000 millones de dólares (20.800 millones de euros) a un día y el Banco de Japón inyectó tres billones de yenes (28.800 millones de dólares).

 
 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad