Publicidad
Dom Abr 23 2017
27ºC
Actualizado 11:15 am

Capitulación de Alemania, segunda guerra mundial (II) | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-10-04 02:15:05

Capitulación de Alemania, segunda guerra mundial (II)

Muerto Hitler y derrotadas sus fuerzas en todos los frentes se firmó la capitulación alemana, que fue breve: 1.
Capitulación de Alemania, segunda guerra mundial (II)

“...los abajo firmantes, aceptamos en nombre del Alto Mando Alemán la capitulación incondicional de todas las fuerzas armadas de tierra, mar y aire, así como de todas las fuerzas armadas que actualmente se encuentran bajo mando alemán, ante el Alto Mando del Ejército Rojo y simultáneamente ante el Alto Mando de las Fuerzas Expedicionarias Aliadas. 2. El Alto Mando Alemán dicta de inmediato....

las órdenes de suspender las operaciones militares el 8 de mayo de 1945 a las 23 horas y 1 minuto; de permanecer en los lugares donde se encuentren; de desarmarse por completo; de entregar todas sus armas y todo su material militar a los comandantes aliados locales, a los oficiales designados por el Alto Mando Aliado, sin destruir ni dañar los buques de vapor, los barcos y aviones, sus motores, cascos y aparejos, así como sus máquinas, armas, y, en general, todos los recursos militares para el ejercicio de la guerra. 3.

El Alto Mando Alemán designa de inmediato a los comandantes correspondientes y garantiza el cumplimiento de todas las demás órdenes que dicten el Alto Mando del Ejército Rojo y el de las Fuerzas Expedicionarias Aliadas”.

El acta se firmó en lengua rusa, inglesa y alemana. Firmaron Keitel, Friedeburg, Stumpff. En nombre del Ejército Rojo G. Zhúkov; por Fuerzas Expedicionarias Aliadas, Tadder, Mariscal de Fuerzas Aéreas. Testigos el comandante de Fuerzas Aéreas de Estados Unidos de América, Spaatz, y
comandante de Ejército Francés General Lattre de Tassigny.

En su testamento Hitler pidió a los Jefes de los Ejércitos, la Marina y la Fuerza Aérea “fortalecer con los medios más extremos el espíritu de resistencia de nuestros soldados en el sentido nacional-socialista, haciendo especial hincapié en que yo mismo, como fundador y creador de este movimiento, he preferido la muerte a la cobarde huida o incluso a una capitulación. Ojalá que algún día pertenezca al código de honor del oficial alemán que no es posible la entrega de una región o de una ciudad... ejemplo brillante con el más estricto cumplimiento del deber hasta la muerte...”

Fueron testigos del testamento Joseph Goebbels, Wilhelm Burgdorf, Martín Borman y Hans Krebs. (Diario de 1945 Joseph Goebbels, Introducción de Rolf Hochhut, traducción Beatriz de la Fuente).

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad