Publicidad
Mar Jul 25 2017
20ºC
Actualizado 05:43 am

El instante de la vida a la muerte | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-10-04 23:19:46

El instante de la vida a la muerte

Fue un martes. Hernando Hernández, que hace ocho años era el Presidente de la Unión Sindical Obrera, USO, no pensó que fuera en un quirófano donde estaría más cerca de la muerte.
El instante de la vida a la muerte

Por eso, cuando se enteró que tenía un tumor maligno en el estómago, lo afectó mucho más que recibir los sufragios que constantemente le mandaban los paramilitares.

Durante los siete años que duró en el cargo, fue víctima de siete atentados contra su vida. Y la muerte estuvo muy, muy cerca. Incluso, entre 1997 y 2004 tuvo que sepultar a más de 100 sindicalistas.

Hernández, en ese entonces un ateo con argumentos, “de esos marxistas leninistas”, dice que ante las circunstancias de su trabajo como sindicalista, se había preparado para morir, “claro, con algo de temor, pero sabía que podía morir en cualquier momento”.

Pero las cosas sucedieron de otra manera. La muerte sí estaba cerca, aunque no llegaría del todo.

El 13 de junio de 2000, Hernando Hernández tenía 42 años y sabía que la cirugía que pretendía acabar con el cáncer que tenía en el estómago, no sería fácil.  

Estuvo 12 horas metido en una sala de operaciones y todo resultó bien. Aparentemente. Le extirparon el tumor y la totalidad del estómago pero a las seis horas presentó una hemorragia, al parecer por el desprendimiento de algunos puntos internos.

En ese momento, este barranqueño que hoy hace parte de la Comisión Facilitadora de Paz entre el Gobierno y el ELN y que ya había salido de la anestesia de la primera cirugía y hasta hablado con su esposa, fue nuevamente al quirófano.

Ahí empezó su encuentro cercano con la muerte, que la ciencia define como ECM, experiencia típica de un cerebro en proceso de morir; aunque son más las preguntas que las respuestas.

Un remolino de viento

“Yo escuché a los médicos decir que la cosa estaba muy grave, incluso uno dijo: se nos fue el Presidente de la USO. Eso fue lo último, luego viví lo que uno le escucha a muchos, de lo que se vive en ese trance de la vida a la muerte”.

Hoy, sentado en la sala de su casa, las imágenes siguen siendo nítidas. Hernando Hernández dice que vivió ese ‘trance’ en un remolino sin color y hecho de puro viento.

“Yo estaba en la parte inicial del remolino y se movía tan fuerte que cada vez me iba llevando hacia la parte de arriba del remolino. Yo entendía que llegar a la parte superior ya era la muerte y por eso me resistía”.

Y contrario a lo que sienten quienes han pasado por la experiencia de entrar a un túnel de luz lleno de una paz indescriptible, el remolino de Hernández le trasmitía lo opuesto.

“Yo luchaba, me asustó la situación y trataba de agarrarme de las paredes del remolino. Era un esfuerzo muy desesperado… y cuando ya estaba llegando al final, casi sin fuerzas, vi muchas cabezas de personas gritando, aullando…”.

Muchos de estos relatos coinciden en que las personas que entran en el proceso de la muerte, ven o escuchan a familiares y conocidos que han fallecido, quienes les dicen o indican que deben regresar.

En el caso del ex presidente de la USO, de las cabezas desesperadas reconoció a una, la de su padre, quien fue asesinado por los paramilitares en 1991 en Barrancabermeja. “Pero a diferencia de las otras, él tenía una sonrisa con la cual me trasmitía tranquilidad. Y ahí dejé de resistirme”.

Lo último que Hernández recuerda, -“yo era de esos que defendía el ateísmo con argumentos y mi papá también lo fue”-, fue la sonrisa del que también fue dirigente de la USO en los 60´s y entonces dijo: Sálvame Dios mío.

Era la primera vez que este hombre mencionaba a Dios. “Ni siquiera en las situaciones de más riesgo”, dice.

En el momento en que Hernández despertó, luego de permanecer tres días en una Unidad de Cuidados Intensivos, recordó lo que había vivido. Y dice que su vida cambió, primero que todo, porque cree que Dios lo salvó.

Las interpretaciones de quienes viven este tipo de experiencias abundan, así como creencias, ideologías y formas de vida, existen. Sin embargo, esto no es fuente de estudio para los científicos, aunque sí, miles de relatos como, el de Hernández, que ahora son la base del mayor estudio científico que se ha emprendido con relación al cerebro humano, la conciencia y la muerte clínica.

Una explicación

Un numeroso grupo de científicos interesados en el tema, afirma que estas vivencias son producto de los medicamentos y los efectos de la anestesia a los que está sometido un paciente al borde de la muerte. Pero estas afirmaciones no dan muchas luces a un fenómeno que está envuelto en la sombra de lo paranormal.

Por eso, un equipo internacional liderado desde la Universidad de Southampton en Inglaterra, lanzó hace tan solo un mes lo que pretende ser el mayor estudio sobre este tipo de experiencias.

Y es que a pesar de los esfuerzos por explicar el fenómeno, el tema sigue generando preguntas.

Algunos de los expertos señalan que las endorfinas, una especie de calmantes naturales presentes en el cerebro, son las causantes de la euforia que muchos experimentan cuando entran, por ejemplo, al llamado “túnel blanco”.

El doctor, Dr. Sam Parnia, experto en el estudio de las Experiencias Cercanas a la Muerte, es quien lidera el estudio llamado AWARE, ‘Conciencia Durante la Resucitación’ en sus siglas en inglés, promovido por el Human Consciousness Project.

El proyecto tuvo una fase piloto que duró 18 meses en hospitales seleccionados del Reino Unido. Ahora, el estudio se está expandiendo para incluir otros centros de Europa y Estados Unidos. Durará tres años.

El proceso de morir

Contrario a la opinión popular, la muerte no constituye un momento específico. Así lo explica el docto Parnia.

“Es un proceso que comienza cuando el corazón deja de latir, los pulmones dejan de trabajar y el cerebro deja de funcionar, lo que constituye una condición médica que se conoce como paro cardíaco, el cual desde el punto de vista biológico es sinónimo del fenómeno de la muerte clínica.

“Durante un paro cardíaco los 3 criterios de muerte están presentes. Luego sigue un período de tiempo que puede durar de unos segundos a una hora o más en el que los esfuerzos de la emergencia médica pueden tener éxito en poner a funcionar de nuevo el corazón y reversar la muerte. Lo que la gente experimenta durante este período de paro cardíaco abre una ventana a la comprensión de lo que todos experimentaremos al momento de morir”, explicó durante la presentación del estudio en Inglaterra.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad