Los corteros, el bagazo de nuestro sistema laboral | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-10-05 00:46:42

Los corteros, el bagazo de nuestro sistema laboral

A prop√≥sito del paro de los 15.000 corteros de ca√Īa en el Valle del Cauca, es importante analizar las mal llamadas Cooperativas de Trabajo Asociado (CTA), que no son otra cosa que un perverso sistema laboral impuesto por este gobierno, en el cual se protegen los intereses de los agroindustriales en detrimento de trabajadores y sus familias.
Los corteros, el bagazo de nuestro sistema laboral

Antes de existir estas cooperativas el Ingenio Azucarero era el patr√≥n y respond√≠a a sus trabajadores por las prestaciones, les pagaba directamente su mesada, les proporcionaba a sus hijos educaci√≥n y una vivienda digna. Hoy son subcontratistas, a quienes se les enga√Īa con el aliciente de supuestos ingresos, muy por encima del salario m√≠nimo que a la larga se convierte, por raz√≥n de los descuentos amparados por el Gobierno, en un salario del miedo, que a veces alcanza irrisorias sumas de $350.000¬† mensuales, y quien se lleva la mejor parte es la CTA que los enga√Īa.

Este sistema se ha extendido como p√≥lvora y se aplica, incluso, en organismos oficiales como el Hospital Universitario de Santander, donde operan algunas cooperativas de dudosa reputaci√≥n. As√≠, no ser√≠a raro que ma√Īana muchos empresarios opten por esta aberrante forma de contrataci√≥n laboral.

Es tan lucrativo el negocio, que para mantener su imagen las cooperativas han hecho donaciones a trav√©s del Estado, por US$110 millones en los √ļltimos cuatro a√Īos. Su crecimiento ha sido tan veloz, que al iniciar este gobierno hab√≠a 100.000 asociados y hoy creci√≥ a 556.000. La Superintendencia de Econom√≠a Solidaria registra 12.000 CTA en 30 departamentos y las C√°maras de Comercio sostienen que s√≥lo un poco mas de 2.000 est√°n registradas.

La Corte Constitucional ha dicho que esas cooperativas deben pagar los rubros parafiscales como Sena, ICBF y subsidio familiar. Sin embargo act√ļan como intermediarias laborales y en su gran mayor√≠a violan la ley. Los ingenios azucareros no contratan directamente a los cortadores, a quienes les pagan un valor de acuerdo con el peso global de ca√Īa cortada.

Lamentablemente esos trabajadores no tienen estabilidad laboral, ni prestaciones sociales, no les cubren los riesgos profesionales ni, en muchos casos la salud. Personalmente no me opongo a la filosofía con la cual fueron creadas las cooperativas, sino a la forma como operan y a la ausencia de vigilancia por parte del gobierno, convertido en cómplice silencioso de un sistema mafioso. Lo peor es que los asociados a esas cooperativas, humildes trabajadores subordinados por su supuesta condición de asociados, quedan por fuera de las normas del Código Sustantivo del Trabajo.

El etanol no paga impuestos como la gasolina. Eso hace que los ingenios azucareros obtengan enormes utilidades, amparados por el gobierno, que les garantiza un precio por el etanol muy superior al que le pagamos a Ecopetrol por producir gasolina. Bonito así.

Nota al margen: El crimen organizado ha permeado tanto la sociedad colombiana, que ya ni se sonroja y mucho menos renuncia el Ministro de Justicia, pese a tener un hermano vinculado con el narcoparamilitarismo. ¬°Qu√© verg√ľenza! Dios guarde a la justicia. Es nuestra √ļnica esperanza.
Senador de la Rep√ļblica*

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad