Publicidad
Publicidad
Mié Dic 7 2016
24ºC
Actualizado 11:54 am

¿Qué hacemos con... el nuevo Procurador y otros temas? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-10-06 01:31:24

¿Qué hacemos con... el nuevo Procurador y otros temas?

Queda en manos del Congreso su elección. La terna ya tiene un nombre propio, de mucho agrado para la tierra y que llena de ilusión a los santandereanos:
¿Qué hacemos con... el nuevo Procurador y otros temas?

El Dr. Alejandro Ordóñez Maldonado, bumangués de pura cepa, muy conocido, admirado y respetado. Abogado de la Universidad de Santo Tomás en la ciudad, Magistrado que fue del Tribunal Administrativo de Santander, Presidente muy meritorio del Consejo de Estado. Sus coterráneos y amigos lo quieren y tienen como hombre de buen vivir y de bien obrar, amable, honesto y probo.

Los congresistas santandereanos, todos a una, tienen la obligación con la tierra de dar la batalla para ganar la simpatía y el entusiasmo de sus colegas y que a la hora de elegir se inclinen por el Dr. Alejandro, honrando a Colombia, a Santander y a Bucaramanga. Su nombramiento será para él honor bien merecido, para sus amigos un acierto de aplaudir, para Santander causa de satisfacción y alegría. La ciudadanía, las fuerzas vivas, los alcaldes, concejales, diputados y el gobernador tienen la obligación política, social y moral de “darse la pela” para lograr la elección del Dr. Alejandro como Procurador General de la Nación. Santander “El Grande* no debe morir.

Metámosle a la tautología: El progreso se nos viene encima, lo inició Panachi. Si hacemos la carretera a Barrancabermeja, por detrás del aeropuerto, como fue planeada en el año 1934, a seis carriles, equidistante 80 kilómetros recorridos en 40 minutos, con el Super-Super Mercado (“Outlet”), localizado en Gibraltar, nos ubicaremos a la cabeza de la economía colombiana.

Queda claro que las treinta o más Zonas Francas de que habló el señor Presidente no crearán la riqueza anunciada, son más “aleluya” que realidad económica. Las Zonas Francas Totales no nombradas son otra cosa, ellas sí crearían emporios comerciales, industriales, bancarios, grandes depósitos internacionales, centros turísticos, que pondrían el dinero a rodar dando vida a una grande urbe, causando “un terremoto” que nos haría un país diferente. Soñar no cuesta nada.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad