Publicidad
Publicidad
Sáb Dic 10 2016
21ºC
Actualizado 10:12 am

Una sociedad que se está desbordado | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-10-14 16:27:57

Una sociedad que se está desbordado

Una sociedad que se está desbordado

Cada vez es más frecuente que ante un delito que toca las más hondas fibras de una comunidad, la reacción más socorrida es amotinarse y tomar justicia por sus propias manos. Los casos son muchos y cada vez más frecuentes.

Un barrio que se percata que en una casa venden estupefacientes a menores de edad, en lugar de llamar a las autoridades deciden amotinarse y destruir el inmueble, arrasando con todo lo que hay en él; los acreedores de una de las tan en boga “pirámides” al percatarse que los avivatos empresarios se han “evaporado”, se toman el establecimiento de comercio saquean y destruyen todo lo que encuentran allí; en una vereda de una localidad cercana a Bucaramanga, la comunidad aprehende a varios delincuentes y los amarra a un poste durante horas; a delincuentes acusados de ilícitos contra la libertad y el honor sexual de menores en varios lugares han intentado lincharlos. Y así podemos seguir enumerando casos que muestran que la sociedad colombiana merece un tratamiento sociológico urgente y profundo, propiciado por las autoridades y sectores dirigentes de nuestra comunidad.

¿Qué está mostrando cada uno de tales hechos? Que la comunidad no está creyendo en las instituciones y decide saltar sobre las autoridades y tomar las vías de hecho.

Pero ante tan graves manifestaciones, ¿qué han hecho quienes detentan la autoridad? Nada. No ha habido un plan para reaccionar atinadamente.
La autoridad se ha creado para la defensa y el mejoramiento de las instituciones y si la sociedad no cree en estas últimas, la conclusión es que nuestras autoridades están fallando en materia grave.

Por su parte los medios de comunicación se limitan a registrar la noticia y no ponen de presente lo que tal tipo de hechos entrañan.

Así, el país está expuesto a un gravísimo dolor de cabeza que en cualquier momento explota sin control alguno y después de causado el daño social si saldrán las autoridades a mecerse los cabellos cuando oportunamente no se han aplicado las políticas preventivas que fueren de desear.

Nosotros, como país, no hemos podido aprender la lección de que lo prudente es prevenir, enaltecer la institucionalidad y evitar que la sociedad se desborde.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad