Publicidad
Jue Mar 30 2017
23ºC
Actualizado 03:40 pm

Cuando las limitaciones llegan al aula | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-10-12 02:56:50

Cuando las limitaciones llegan al aula

En los colegios se habla de la importancia de aceptar y ayudar a aquellas personas con una limitación física o una situación particular que les impide su desenvolvimiento en los diferentes escenarios sociales. Sin embargo, la pregunta que surge en muchos padres de familia es ¿qué tan preparados están los maestros cuando un estudiante vive una situación que los limita?
Cuando las limitaciones llegan al aula

Padres de familia consultados por Vanguardia Liberal, aseguran que las pequeñas limitaciones de sus hijos no son atendidas, entonces ¿qué esperar de los casos más graves?

Mónica es madre de Fernando, un infante que cursa segundo primaria en un colegio privado de la ciudad. Al menor desde hace dos años le diagnosticaron hipermetropía, un trastorno que le impide ver a distancias cortas y para distancias largas debe esforzarse, pues no enfoca con facilidad lo que desea.

“Siempre le he pedido a los maestros de mi hijo que lo ubiquen en los puestos de adelante, pues desde atrás no alcanza a ver y por eso se distrae con facilidad”, dice la madre de familia, a quien los maestros no le han atendido su petición, pues Fernando es uno de los estudiantes más altos de su salón, por lo que, según ellos, no pueden ubicarlo delante de los demás.
¿Qué hacer? Frente a esto respondieron profesionales y expertos consultados por esta redacción.

Entre compañeros

Pese a que algunas limitaciones físicas afectan el aprendizaje de los estudiantes, no siempre limitan la convivencia. Esto, porque para los menores no existen las preferencias ni las consideraciones por su condición o limitación física, dice María Victoria Pimiento, especialista en pedagogía y semiótica de lengua materna, y maestra de la Fundación Colegio UIS.

“Para ayudar a los niños con limitación física, el primer paso es tratarlos con amor, comprensión, tolerancia y respeto por la diferencia. Así le estamos dando la oportunidad de desarrollarse como un niño feliz, aunque su rendimiento académico no sea excelente. Esto, en caso de una limitación grande como un niño en silla de ruedas o con algún tipo de trastorno especial”, afirma María Victoria.

Cuando se presentan estudiantes con limitaciones menores como  auditivas o de visión, la situación es más difícil. Según la maestra, a veces ni los mismos niños y padres aceptan con facilidad que viven esta situación.

Los maestros no deben permitir que esta realidad afecte el proceso educativo. Es importante dejar a un lado la metodología magistral, para darle paso a nuevas pedagogías. Tal y como lo manifiesta María Victoria, la educación debe ser compartida, es decir, que los niños aprendan y enseñen al igual que sus maestros.

“Cada ser humano es diferente y así es su ritmo de trabajo y habilidades para el aprendizaje. De esta manera, todos debemos ganar porque compartimos y aprendemos que todo vale, que no existe la perfección y que el trabajo en equipo nos hace crecer a todos. Es precisamente en trabajo en equipo, en el que el niño inicia un proceso ‘colaborativo’ frente a su aprendizaje y el de otros”, dice Pimiento.  

Son más las limitaciones que no se ven porque es difícil detectarlas, como estudiantes con falta de afecto y con maltrato físico o psicológico. Así se forma un niño con baja autoestima que lleva en sus hombros la mayor de las limitaciones para rendir académicamente, desempeñarse socialmente, quererse y ser feliz.

preguntas y respuestas
Lo que sucede en el aula
José de jesús meléndez H. Maestro de matemáticas del colegio INEM

¿Cuál es el compromiso de los maestros para que las limitaciones de unos pocos no se conviertan en la limitación de todos?
“El ritmo de aprendizaje de los alumnos es diferente y de alguna manera el maestro debe adoptar estrategias de educación personalizada para superar estas dificultades. Del número de estudiantes que cada profesor maneje y de la dosis de generosidad y humanismo que pueda aportar, dependerán los resultados.
En el caso de los estudiantes que no ven o escuchan bien, es muy importante, además, la ayuda tecnológica que los padres, la institución o el estado puedan brindar”.

¿Cuáles son las principales dificultades que estos casos aportan al aula?
“La dificultad es la que el mismo estudiante pueda tener. Normalmente estas personas despiertan sentimientos de  solidaridad y reciben ayuda por parte de sus compañeros y docentes, además, es un motivo que incentiva el desarrollo de las competencias ciudadanas”.

¿Cuáles son las limitaciones más frecuentes que llegan al aula?
“Los resultados parciales de un estudio sobre caracterización que se hizo a los estudiantes del INEM, se muestra que de los estudiantes que tienen problemas de salud, el 27% tiene que ver con la visión, el 20% con deficiencias respiratorias, el 7% por migraña” (Ver tabla).
“El estudiante debe sentir apoyo pero que se le exige igual. Que no se le regala nada por lástima”.

LA VOZ DEL EXPERTO
El reto de los maestros
ana juliana becerra s.
Psicóloga

“Los estudiantes son personas con necesidades, más especiales que otras, de acuerdo con cada uno. Es necesario asumir un compromiso como formadores y no informadores de un contenido. Si bien algunas instituciones educativas manejan grupos numerosos, los maestros deben ser comprometidos y reconocer lo que requiere cada uno para aprender, por qué no se concentra, qué es lo que provoca su mal rendimiento, si falta a clase, por qué se enferma.

Esta información será de utilidad para saber si en el fondo existe algún tipo de dificultad o limitación visual, auditiva u otra. Este seguimiento es importante porque durante la vida académica, el niño y joven con alguna discapacidad tienden a no expresar lo que les sucede. Sienten temor de decir que no ven bien porque consideran que tener gafas no va acorde con la imagen que quieren proyectar. Al contrario, prefieren ser el ‘payaso’ del grupo si se dan cuenta de que hay algo que no les permite destacarse académicamente. Algunos, son introvertidos ante su incapacidad de expresar lo que siente.


LISTA
Hablando de educación inclusiva

Se reconoce como educación inclusiva aquella que permite la vinculación de estudiantes en la misma aula, sin distinción de discapacidad y otras necesidades especiales. La idea es que todos puedan integrar las escuelas de su comunidad en los mismos salones de clase con otros compañeros de la misma edad.

De acuerdo con Adriana Isabel Jiménez Vargas, licenciada en educación especial y directora del Gimnasio Aldebarán, las bondades de este modelo de educación, pueden ser:

1 La educación en la diversidad constituye un excelente procedimiento para formar el espíritu crítico del estudiante.
2 Se desarrolla en los estudiantes mayor sensibilidad frente a la diferencia, creando y afirmando el valor del respeto.
3 Mejoran notablemente las competencias sociales y de aprendizaje.
4 Mejoran los niveles de participación e implicación.
5 Incrementa la conciencia de las propias capacidades.
6 Se desarrollan actitudes positivas.
7 Aumenta la creatividad.
8 Mejoran los niveles de atención.
9 Aumenta la flexibilidad.
10 Aumenta la comunicación.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad