Publicidad
Jue Mar 30 2017
22ºC
Actualizado 04:22 pm

En el abandono, y faltan 2 años para cumplir un siglo | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-10-11 01:05:18

En el abandono, y faltan 2 años para cumplir un siglo

Don Eugenio Andrade, el gobernador de la época, soñaba con la fiesta. Para él, como primera autoridad de Santander, el acontecimiento más importante del país representaba un gran reto. Por eso se propuso dejar una gran huella en Bucaramanga con la celebración del Centenario de la Independencia de Colombia.
En el abandono, y faltan 2 años para cumplir un siglo

Transcurría 1910. Para entonces la familia de Los Penagos empezaba a tender las redes de energía aprovechando una vieja planta hidroeléctrica que habían montado inicialmente en Floridablanca.

¡Y fue una época de luz! Los corazones santandereanos palpitaban al ritmo de un patriotismo desbordante que, incluso hoy, es recordado con particular emoción.

Los restos de los próceres que cayeron en Palonegro les recordaban a los bumangueses que entre nosotros también vivieron grandes héroes.

Mientras el cementerio católico permitía la incineración de los huesos de los cuatro mil mártires de la guerra, el gobernador Andrade le daba los últimos retoques al quinto gran parque de Bucaramanga.

Un lujoso acto cívico se cumplió aquel 20 de Julio de 1910. El parque se inauguró ese día y fue bautizado con el único nombre que le era permitido: Centenario.

El fervor patrio se unió con el entusiasmo de la comunidad, que a comienzos del siglo pasado sintió un particular interés por construir la Ciudad de los Parques.

El lugar se convirtió en el sitio de tertulia de los bumangueses. Los Penagos de la época le dieron origen a la industria metalmecánica de Santander, en un famoso taller que funcionó a un costado del parque, sobre la carrera 18.

Los primeros ambulantes

A comienzos de los años 60 la esquina suroccidental del parque fue habilitada para albergar ‘provisionalmente’ a los vendedores ambulantes establecidos en la carrera 15. Eran sólo 12 informales.

Sin embargo, en 1962, más de la mitad del Centenario estaba ocupada por casetas. Tanto, que la vieja fuente, las zonas verdes y todas las áreas peatonales quedaron ‘sepultadas’ bajo armatostes y casetas de latas.

De forma simultánea la zona se convirtió en un improvisado Terminal de Transporte intermunicipal y nacional. El costado norte del parque fue el punto de salida y llegada de autobuses y carros del servicio público.

Las cosas empezaron a cambiar en 1987, justo cuando el alcalde de la época, Plinio Silva lideró una de las campañas de recuperación del espacio público más famosas de Bucaramanga.

Tras la construcción de la moderna sede del Sanandresito La Isla, sobre la diagonal 15 con calle 56, este parque fue ‘desenterrado’ y volvió a recordar la estructura que tenía durante la primera centuria del grito de independencia.

Respuesta a la campaña

La Empresa Municipal de Aseo de Bucaramanga, Emab, fue la primera entidad en atender nuestras quejas en contra del mal estado de los parques de la ciudad.

El gerente de la entidad, José María Peñaranda Boada, promovió ayer la “Volvamos al Parque”, en el San Pío. Y, según dijo, la actividad se extenderá a otros escenarios como los parques Centenario, que se presenta en la edición de hoy, Santander, Romero, Antonia Santos, Bolívar y García Rovira.

Las brigadas que impulsará la Emab contará con diez operarios, Secretaria de Gobierno, Espacio Público, Bombero de Bucaramanga, Policía Comunitaria, Lideres de Acción Comunal y Vendedores Ambulantes. El trabajo consistirá en el mantenimiento, poda, lavado y embellecimiento de los parques.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad