Ser diabético, una batalla de ‘cuidados’

11PUBLIXXX252Lesión de los nervios por causa de la diabetes es una de las afectaciones más comunes de los pacientes diabéticos, según la OMS, un 50% de ellos tienen esta afectación llamada neuropatía diabética. Los síntomas más frecuentes son hormigueo, dolor y entumecimiento en manos y pies.

Por favor, ‘bajito’ de azúcar. Más que una expresión coloquial, esta frase puede ser el primer paso para cuidar su salud de la que es considerada la pandemia del siglo XXI. La diabetes no es solo una enfermedad de sumo cuidado, es también un suceso que cambia la vida de quien la sobrelleva.

Un hermano, un amigo, un primo, el amigo de un amigo, todos hemos escuchado de alguna persona cercana que padece o ha padecido de diabetes. Pero ¿qué hay más allá del diagnóstico? Generalmente asumimos que una persona en esta condición no podrá, ni por error, volver a tocar un grano de azúcar y que así, tal vez, pueda llevar una vida tranquila.  Desconocemos en gran medida los cambios sustanciales en la vida de un diabético, de las fases de su enfermedad y quizás, lo más importante, que ninguno de nosotros estamos exentos de sufrirla.
Según datos de la Organización Mundial de la Salud, actualmente hay más de 347 millones de personas con diabetes y el 80% de las muertes causadas por esta enfermedad se registran en personas de menos de 70 años.
Para la Coordinadora Médica de la Fundación Casa del Diabético de Bucaramanga, Nasly Estrada Quintero, hay que iniciar por darle información a las personas pues “la diabetes es un trastorno en el que una persona no puede metabolizar normalmente los carbohidratos que consume, ahí están los carbohidratos simples como los azúcares y, los complejos, como las comúnmente denominadas ‘harinas’ y al no metabolizarlos, estos carbohidratos se acumulan en la sangre. Lo más importante desde un principio es tener un correcto diagnóstico para saber si la diabetes es ocasionada por deficiencia de insulina o por funcionamiento de la misma”.
Los órganos del cuerpo que pueden resultar más afectados por la diabetes son la visión, los riñones pueden dejar de funcionar, el corazón puede sufrir infartos y los nervios que rigen la sensibilidad pueden dañarse.

 

11PUBLIXXX254Las claves: nutrición y estilo de vida saludable
Después de realizado un correcto diagnóstico y empezar a tratar la diabetes de nada servirá la insulina o las pastillas para apoyar el funcionamiento de esta en el organismo, si el paciente no cambia su forma de vivir.
Dejar de percibir el sabor dulce es uno de los cambios más drásticos que pueda tener un paciente diabético, en esa búsqueda por el control de la enfermedad la alimentación es un punto más que vital. Sobre esto, la nutricionista Adriana Contreras afirma que “el cambio que cuesta más trabajo para las personas en esta condición es dejar de comer lo que comían antes y de la forma que lo hacían, con el azúcar pasa algo, y es que también genera algo así como un síndrome de abstinencia, como cuando se deja el alcohol o el cigarrillo, pero se puede aprender a llevar una ingesta controlada de alimentos que ofrezcan nutrientes necesarios pero que controlen la enfermedad”.
Consumir de todos los tipos de alimentos  en las cantidades adecuadas, reducir el consumo de azúcar, las gaseosas y las grasas saturadas son pasos que nos pueden ayudar a tener una vida saludable, tengamos o no diabetes.
Las porciones es otro gran problema, “hay que enseñarle a comer al paciente, el alimento existe para nutrir, no para dejarnos llenos a reventar, si se logra esto estamos reduciendo la posibilidad de que esa persona se vuelva obesa o aumente sus factores de riesgo que produzcan diabetes”, asevera Adriana Contreras.

 

TIPOS DE DIABETES
– Diabetes tipo 1. Conocida también como insulinodependiente. Su principal característica es que se causa por una deficiente producción de insulina y es necesario inyectarla. Se presenta más comúnmente en niños y jóvenes.
– Diabetes tipo 2. No insulinodependiente, representa el 90% de los casos mundiales y en gran medida es producto de la obesidad y la inactividad física. Se debe al uso ineficaz de la insulina.
– Diabetes gestacional. Es un estado hiperglucémico que aparece durante el embarazo. Suele diagnosticarse en pruebas prenatales, es asintomática.

 

LA DIABETES PUEDE DEJARLO CIEGO
Una persona que sufra de diabetes y no asista a un tratamiento para controlarla es posible que desarrolle una retinopatía diabética, lo que en otras palabras es la pérdida parcial o, incluso, total de la visión.
Para el médico especialista en oftalmología, Sergio Moreno Sánchez, esta patología es más común de lo que se cree. “La retinopatía diabética es una causa importante de ceguera, y es la consecuencia del daño de los pequeños vasos sanguíneos de la retina que se va acumulando a lo largo del tiempo. Al cabo de 15 años con diabetes, aproximadamente un 2% de los pacientes se queda ciegos, y un 10% sufre un deterioro grave de la visión”.
Esta patología es totalmente asintomática y puede presentarse en pacientes con visión perfecta, por lo tanto es complicado detectar quién la padece, la mejor manera de adelantarse a esta es el cuidado preventivo y el control de la diabetes.
“Como no hay programas preventivos sobre esta evolución de la enfermedad es difícil determinar un plan de acción de manera preliminar, lo complejo es que un paciente diabético tiene un riesgo 20 veces mayor de perder la visión que una persona que no ha sido diagnosticada con esa enfermedad. El mayor factor de riesgo para el desarrollo de la retinopatía es hiperglucemia”, concluye este oftalmólogo.


11PUBLIXXX253PREVENCIÓN Y CUIDADOS, EL ANTES Y EL DESPUÉS
La Fundación Casa del Diabético realiza un plan de ‘Autocuidado’ que enfatiza en el cambio de estilos de vida de los pacientes diabéticos.
La jefe de enfermería de esta fundación, Mayerli Villamizar, considera que “este es un plan que repercute de manera positiva en las personas, las hace enfocar en una verdadera mejoría, le plantea riesgos pero, lo más importante, le fija metas personales. Cuando se inicia el tratamiento, no todo podemos hacerlo en las organizaciones, el compromiso de cada paciente es necesario, para eso se creó este programa”.
El ‘Autocuidado’ es un plan a tres meses que implica cambios en costumbres cotidianas, tanto en alimentación como en la forma física de la persona.
Además de este plan, la fundación, según su director, Jorge Ocampo: “procura afrontar esta enfermedad desde todos los frentes, convencidos en que la mejor arma contra la diabetes y las enfermedades graves que, junto a ella se pueden desarrollar, está en la prevención como bandera. Para eso desarrollan programas con comunidad sana para promover buenos estilos de vida, cursos y ayudas que van más allá de lo médico, un servicio integral para ayudar a sobrellevar la enfermedad; son 13 años brindando control y soluciones para miles de pacientes”.


La diabetes es una enfermedad crónica que se hace evidente cuando no existe la adecuada insulina secretada por el páncreas para regular el azúcar en la sangre. Con el tiempo y sin tratamiento esta enfermedad puede generar daños graves en múltiples órganos del cuerpo.

 

David Ortiz Castaño
dortiz@vanguardia.com

Deje una respuesta

*

Informe de la salud