Miércoles 11 de Julio de 2018 - 12:01 AM

¿Qué aprenden los niños en educación preescolar?

Ellen Key en el siglo XIX lo denominó: el “Siglo de los niños”. Se reconoció que estos tienen características y necesidades propias y, a su vez, distintas de las del adulto. Se desarrollaron los primeros esfuerzos para la atención del menor de seis años y a partir de esto la atención ha ido evolucionando en función de la concepción y de las exigencias de su formación.
Suministrada
(Foto: Suministrada)

En Colombia, la educación inicial constituye un cambio significativo en relación con la educación preescolar debido a que el enfoque de educación inicial supera al de preescolar, que en algunos casos es tomada como preescuela.

Sin embargo, por diversos motivos, tanto la concepción como los objetivos de la educación inicial se han ido desvirtuando. Es frecuente observar que en algunas instituciones y programas del nivel inicial los niños tienen solamente actividades de entretenimiento, sin ninguna finalidad en sí. En otros casos, la dirección y los docentes aceptan o ceden de buen grado la presión de los padres que insisten en que el niño aprenda a “leer y escribir”.

Estas comprobaciones nos conllevan a recordar cuáles son los fines de la educación inicial y para qué acude el niño a una institución o a un programa educativo. No es solo para entretenerse o para aprender a comportarse o prepararse para ingresar al colegio; tener estas perspectivas, reduce los objetivos del nivel de educación inicial, ya que lo que se propone es eso y mucho más.

La educación inicial tiene objetivos conducentes a sentar las bases para la estructuración de una personalidad equilibrada y preparar al niño para afrontar la vida con éxito. Bajo este enfoque, las instituciones educativas y los programas de este nivel (prejardín, jardín y transición), deben planificar y desarrollar variadas experiencias que favorezcan el desarrollo armónico de sus potencialidades, tanto en el aspecto físico como intelectual, social y emocional.

Se debe brindar a los niños oportunidades que les permitan descubrir nociones a partir de actividades de exploración, manipulación y experimentación; buscar y encontrar soluciones originales a los problemas o situaciones que se le presentan diariamente como un medio de favorecer gradualmente su iniciativa y autonomía; expresarse creativamente a través de diferentes medios; participar en actividades libres y dirigidas, terminando siempre la tarea comenzada; tomar decisiones diversas y asumir la responsabilidad que implica.

Recomiendo que los responsables de las instituciones educativas y programas replanteen las respectivas acciones de intervención pedagógica con el fin de superar las expectativas que el común de las personas tiene sobre el ámbito educativo; sobre todo, mejorar o redirigir sus estrategias metodológicas, tratando de comprobar que estén generando óptimas condiciones para el desarrollo integral de los niños a su cargo. 

Por: Mg. Carlos Alberto Porras Alarcón
Docente Corporación Universitaria Minuto de Dios - Bucaramanga

Publicada por
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad