Publicidad
Lun Nov 20 2017
22ºC
Actualizado 09:22 am
Lunes 28 de Noviembre de 2011 - 12:01 AM

Tres muertes violentas se registraron en el área

A las 2:00 de la tarde de ayer, sentados en la entrada del Instituto de Medicina Legal de Bucaramanga, aguardaban los familiares de Juan Pablo Alfonso Rivera, de 22 años, una de las tres víctimas fatales que este fin de semana perdió la vida en medio de riñas con armas blancas.
Marco Valencia/ VANGUARDIA LIBERAL
Sólo cenizas quedaron de los siete cambuches que se incendiaron en el asentamiento Luz de Esperanza del norte. La muerte de Deivis Humberto Anaya Ríos, estaría relacionada con esta deflagración.
(Foto: Marco Valencia/ VANGUARDIA LIBERAL )
El hecho se presentó en el barrio Reposo (Floridablanca), en la carrera 13 con calle 53 a la 1:22 de la madrugada. Dos heridas le segaron la vida a este joven vendedor de ayacos, conocidos por su familia como Juancho. 

La madre de la víctima, Cecilia Rivera Vanegas, aún no se explica por qué murió su hijo menor. Lo único que recuerda fue el momento en el que hablaron por última vez: “Le pedí que le pusiera pilas (baterías) nuevas al radio. Lo hizo como a la media noche y salío. Más tarde llegó la Policía a decirme que estaba en una clínica”, asegura la progenitora. 

El cuerpo herido de Alfonso Rivera alcanzó a recibir atención médica. Sin embargo, los galenos no pudieron curar las dos heridas que le causó su agresor. 

“No tenemos conocimiento de qué encontró la Policía. Sabemos que Juan Pablo tuvo un enfrentamiento hace tres días con un vecino y éste le dijo que lo iba a matar. Esperamos que se haga justicia con la muerte de mi hermano”, aseguró el familiar. 
Publicada por
Su voto: Ninguno (2 votos)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad