Publicidad
Mié Nov 22 2017
20ºC
Actualizado 09:45 pm
Viernes 30 de Diciembre de 2011 - 12:01 AM

Miembro de ‘La vieja guardia’ se intoxicó durante la audiencia

Por varios minutos todo fue confusión frente al Centro de Servicios Judiciales de Bucaramanga. Eran las 3:00 de la tarde cuando un grupo de investigadores de la Sijin salió despavorido del lugar llevando en brazos a un hombre desgonzado.
Marco Valencia/ VANGUARDIA LIBERAL
Momento en el que investigadores de la Sijin trasladan al hombre intoxicado a un centro médico. El afectado ingirió las pastillas que le entregó el abogado defensor durante la audiencia según la versión de los testigos.
(Foto: Marco Valencia/ VANGUARDIA LIBERAL )

En medio del escándalo, los curiosos que allí se agolparon especulaban que era un uniformado el que se había desmayado. Otros aseguraban estar frente a una supuesta fuga de un preso custodiado por el Inpec. 


Lo único cierto fue que un taxi que pasaba por allí, dio reversa dejando la marca de sus llantas en el asfalto, que muchos de los que iban en un bus urbano se bajaron a prestar ayuda y que a más de un investigador de la Sijin, por poco, pierden las armas que portan en la cintura por prestar ayuda al hombre desmayado. 

El taxi aceleró. En su interior iban cuatro investigadores de la Policía y la supuesta víctima. “!Acelere hermano, acelere!”, gritaba el investigador al conductor. 
Finalmente, el vehículo aceleró. Nadie pudo ver el rostro de la víctima que trasladaban. Sin embargo, una frase esbozada por una persona que presenció lo ocurrido sacó de la duda a todos los que allí estaban.

“¡Frescos! Era una de las ‘ratas’ de la banda de apartamenteros que estaba en audiencia. El ‘man’ se tomó unas pastillas para no declarar y le dio un ‘patatus’. Parece que se intoxicó”. 

Frente al juez
Así transcurrió el hecho que detuvo por varios minutos la audiencia de control de garantías de los 16 delincuentes, miembros de la banda de apartamenteros
‘La vieja guardia’, capturados el 24 de diciembre por un grupo de investigadores de la Sijin.

Según la versión de los testigos que se encontraban en la sala de audiencias número 1, el abogado defensor de este enviciado, le entregó al sindicado un frasco de pastillas que su defendido debía ingerir para controlar al parecer, una alergia en la piel. 

Sin embargo, el sindicado, frente al juez, ingirió aproximadamente 60 pastillas sin importar el efecto que éstas le podrían causar. 

Minutos después se presentó la reacción del medicamento. El sindicado comenzó a convulsionar y alcanzó a caer al piso. Fue entonces cuando los investigadores de las Sijin tuvieron que sacarlo del lugar y trasladarlo al Hospital Universitario de Santander. 

La indignación en la sala fue total. Algunos argumentaron que “todo fue una artimaña del abogado defensor para detener la audiencia”. Otros aseguraron que el sindicado, al parecer, “sufría de problemas mentales y depresión”. 

Lo único cierto es que el alboroto pasó a segundo plano cuando el juez decidió continuar con la audiencia de control de garantías de los demás implicados.

Aproximadamente, 10 hombres de la agrupación delincuencial ‘La vieja guardia’. 

Se especula que el intoxicado escribió una carta narrando su participación en varios robos cometidos por esta agrupación en la ciudad y se la entregó a su abogado. 

Al cierre de esta edición, el enviciado se recuperaba en el Hospital Universitario de Santander.
Publicada por
Su voto: Ninguno (1 vote)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad