Publicidad
Jue Nov 23 2017
21ºC
Actualizado 09:33 pm
Viernes 16 de Marzo de 2012 - 12:01 AM

“Me salvé por un milagro de Dios”

Parado en la puerta de la entrada de la construcción en la que trabaja hace 20 días, Reinaldo Mayorga, un obrero de 66 años, no podía creer lo que con sus propios ojos veía.
Nelson Díaz/VANGUARDIA LIBERAL
En la imagen se aprecia la magnitud de la tragedia que cobró la vida de siete obreros y dejó heridos a otros cuatro. Con palas y otras herramientas los socorristas se abrieron paso entre la tierra y las piedras para ubicar a las víctimas.
(Foto: Nelson Díaz/VANGUARDIA LIBERAL)

Él, quien ayer a las 8:15 de la mañana debía estar laborando justo en el lugar donde cayó el derrumbe, esquivó la muerte porque a esa hora se encontraba en una cita médica.

“Llegué a la obra a las 6:30 de la mañana y me estuve como hasta las 7:30. Luego le dije al maestro que me diera el permiso para ir al médico y me dijo que bueno, pero que no me demorara”, recordó.

Mayorga,  padre de dos gemelas de nueve años y residente en una humilde vivienda del barrio Café Madrid, cumplió con su compromiso médico y cuando regresó se encontró de frente con la tragedia: sus compañeros, de los que hacía minutos se había despedido, estaban sepultados bajo tierra y piedras.

“Para mi sorpresa regresé y la cuadra estaba llena de ambulancias y me dijeron que había una emergencia. Entonces  me dejaron entrar y vi que el derrumbe cayó donde yo trabajo todos los días y que los que estaban muertos eran mis compañeros…me salvé por un milagro de Dios, pero que tristeza me da por mis amigos”, recordó Mayorga quien entre sollozos se abrazaba con los familiares de las víctimas fatales.

La tragedia
Eran las 8:10 de la mañana y una cuadrilla de 11 obreros se encontraba trabajando en la cimentación de unas vigas en un costado de un lote localizado en la calle 35 con carrera 24 del barrio Antonia Santos.

En ese sector desde septiembre del año pasado se construyen dos torres de 24 pisos con capacidad para 276 apartamentos y 13 locales. Sin embargo, cuando el reloj marcaba las 8:15 de la mañana, por causas que son materia de investigación, se presentó un derrumbe que sepultó a los 11 trabajadores.

De inmediato los demás obreros empezaron con palas a retirar la arena y las piedras para rescatar a sus compañeros que trabajaban en el sector de los parqueaderos a cerca de 15 metros de profundidad.

En minutos al sitio llegaron ocho ambulancia y personal de la Policía, la Defensa Civil, Los Bomberos, la Cruz Roja, y el Ejército, que armaron cuadrillas para iniciar el rescate.
Quince minutos después sacaron al primer herido, quien fue trasladado al Hospital Universitario de Santander, HUS.

El nerviosismo y la tensión era tal que los socorristas entraban y salían de la construcción con herramientas y tanques de oxigeno para auxiliar a los obreros atrapados en una desesperada lucha contra el tiempo.

Plan de evacuación
Mientras los socorristas hacían lo suyo removiendo tierra, las autoridades armaron un plan de evacuación para trasladar a los heridos lo más rápido posible a los centros médicos cercanos.

Para ello al lugar llegaron seis agentes de la Dirección de Tránsito y Transporte de Bucaramanga, que les iban abriendo camino a las ambulancias.

Entre las 8:45 de la mañana y las 10:30 a.m., los rescatistas sacaron otros cuatro heridos, uno de los cuales murió mientras recibía atención médica en la Clínica La Merced.
Otro de los heridos falleció cuando era atendido en otro centro hospitalario de la ciudad.

A las 12:15 del mediodía, bajo un sol abrasador y cuando las esperanzas de encontrar sobrevivientes se agotaban, fue hallado otro obrero que, milagrosamente, tras permanecer cuatro horas sepultado, estaba vivo.

“Siempre mantuvimos contacto con él. Por fortuna quedó atrapado entre unas vigas, hierro y tablas que lo protegieron. Le suministramos oxigeno y logramos mantenerlo estable hasta que lo sacamos”, indicó un rescatista de la Defensa Civil.

El obrero fue estabilizado y trasladado a un centro asistencial donde se encuentra en delicado estado de salud.

El drama familiar
Al tiempo que los socorristas se esforzaban por rescatar a los heridos, empezaron a llegar los familiares de las víctimas en busca de información de sus seres queridos.

Lágrimas, gritos y un ambiente de angustia se vivía sobre la calle 35 donde se agolparon familiares y amigos de los obreros afectados por el derrumbe.

“Queremos entrar, o díganos qué pasó, por favor”, gritaban mientras pedían explicaciones de lo ocurrido.

La prolongada espera sin obtener respuesta alguna alteró los ánimos entre los familiares de los obreros, quienes intentaron ingresar por la fuerza a la construcción, lo que obligó la reacción de la Policía.

Con el paso de las horas, y en la medida en que fueron desenterrados los cuerpos, afloraron las desgarradoras escenas de dolor.

“Papito, papá, por qué, por qué se fue…”, “Mi hijo, no puede ser que esté muerto”, “No nos deje solos mi amor”…

El llanto de hijos que perdieron a su padre, padres que perdieron a su hijo y mujeres a sus esposos, retumbaba en la obra de construcción que albergó la tragedia.

Al cierre de esta edición, agentes de la Unidad Móvil de Criminalística del Cuerpo Técnico de Investigación, CTI, de la Fiscalía, trabajaban en la identificación de los cuerpos.

Los muertos
1-Mauricio Moreno
2-Gabriel Enrique Restrepo
3-Mauricio Restrepo
4-Samir Hoyos
5-Johan García Mendoza
6-Pedro Emilio Bonilla
7-Luter Ferney Díaz

Los heridos
1-Jaime Enrique Ríos
2-Nelson Hernández
3-Cupertino Pérez
4-Pedro Manuel Martínez

Fuente Policía Nacional

Lo que viene
-El alcalde (e) de Bucaramanga Mauricio Mejía señaló que provisionalmente el tránsito de vehículos por la carrera 25, entre calles 35 y 36 está restringido mientras hacen los trabajos de mitigación para evitar que se repitan los derrumbes.

-“Vamos a notificar a la firma constructora que no se pueden continuar los trabajos hasta tanto no se construyan las pantallas que permitan mitigar el impacto para que no se sigan presentando estos derrumbes”.

-El mandatario señaló además que en los próximos días se tomarán medidas para controlar y vigilar que se respeten las normas de seguridad en las diferentes construcciones.

-“Lo que estamos es revisando hasta dónde la Ley nos permite reglamentar este tipo de medidas que se tienen que tomar dentro de las construcciones. Aspiramos a que en los próximos 15 días podamos emitir una acuerdo donde se nos suministren un poco más de herramientas para ejercer estos controles”.

Publicada por
Su voto: Ninguno (3 votos)
Noticias relacionadas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad