Publicidad
Lun Dic 18 2017
20ºC
Actualizado 05:40 am
Jueves 29 de Marzo de 2012 - 12:01 AM

El bebé desaparecido en Santander habría muerto de frío

Todo indica, en voz de las autoridades, que la muerte del bebé de 18 meses cuyo cadáver fue hallado el 15 de junio del año pasado en una zona boscosa de la vereda Ture, en el municipio de Bolívar, Santander, se habría producido por descuido.
El bebé desaparecido habría muerto de frío

Esto en razón a que las personas que lo tenían a su cuidado lo dejaron solo durante cerca de una hora, tiempo en el que, se presume, el menor se habría salido de la finca a deambular hasta perderse en la zona.

Esta hipótesis, que es la que más cobra fuerza entre los investigadores de la Policía y la Fiscalía, quienes  desde hace nueve meses trabajan en el caso, se acogió tras los resultados de la necropsia que le practicaron al cadáver del pequeño.

Según la Policía, Medicina Legal concluyó que la muerte del niño se produjo por hipotermia, una descomposición que ocurre cuando el cuerpo pierde más calor del que puede generar a causa de una prolongada exposición al frío.

Además, las autoridades afirman que Medicina Legal estableció que en el cuerpo del niño no hay señales de violencia o de abuso sexual que permitan inferir que se trató de un crimen.

Así las cosas, aunque la investigación no ha terminado, cobra fuerza la hipótesis que indica que el niño habría salido de la casa hasta perderse en la zona boscosa donde cinco días después fue hallado muerto.

Pese a los avances que las autoridades tienen de la investigación, los padres de la víctima no conocen ni el más mínimo detalle de lo que ha pasado durante estos nueve meses.

“Desde el día que lo encontraron muerto, mi esposa y yo no hemos conocido qué ha pasado con el caso. Ni la Policía ni la Fiscalía nos han llamado para decirnos qué fue lo que ocurrió con la muerte de mi hijo”, dijo Luis Francisco Velazco Murcia, padre de la víctima.

Lo dejaron solo

El bebé desapareció de su casa, una humilde finca ubicada en la vereda Ture, el viernes 10 de junio al mediodía, luego de que su progenitora lo dejó solo en el pasillo durante cerca de una hora, mientras buscaba unas yucas en el huerto para preparar el almuerzo.

Esa tarde la familia del pequeño lo buscó por todas partes pero sólo hasta al día siguiente reportaron la desaparición a la Policía del municipio de Bolívar, cuya estación está ubicada a dos horas de la vereda donde ocurrieron los hechos.

En un principio se pensó que la desaparición del bebé había sido un secuestro, pero nunca hubo llamadas exigiendo dinero y además el perfil económico de las víctimas, agricultores, desestimó esa posibilidad para las autoridades.

Entonces surgió entre los investigadores la hipótesis de que al niño se lo habrían podido robar, por lo que la Policía desplegó un gigantesco operativo por todo el Departamento, con el fin de cerrarles el paso a las personas que posiblemente lo habían raptado.

Durante tres días las autoridades repartieron volantes, en los que aparecía el rostro del pequeño, en las terminales de transportes de todos los municipios de Santander, e incluso lanzaron algunos carteles desde el helicóptero de la Policía en la zona aledaña en la que desapareció la criatura.

El miércoles 15 de junio, cinco días después de la misteriosa desaparición, un campesino de la zona encontró el cuerpo sin vida del pequeño cuando el reloj marcaba las 10:20 de la mañana.

El cadáver fue hallado bocabajo y llevaba puesta las mismas prendas de vestir que tenía el día en que desapareció, es decir, la camisa amarilla, el pantalón azul y los tenis color café, además del pañal.

Un cabo suelto

No obstante y pese a los resultados de la necropsia que revelaron que la muerte del niño se produjo por hipotermia, queda sin resolver una pregunta planteada desde el mismo día en que hallaron el cuerpo.

¿Puede en bebé de 18 meses caminar 800 metros sin ayuda de nadie por una zona montañosa y de abundante vegetación como en la que el cadáver fue hallado?

Incluso desde el mismo día que la Sijín hizo la diligencia de levantamiento del cuerpo, las autoridades sospechaban que el menor pudo haber sido abandonado a su suerte en ese lugar.
Esto en atención a que el cadáver fue encontrado en un área agreste e inhóspita a 800 metros de la casa en la que desapareció.

Por ahora la Policía y la Fiscalía profundizan en la investigación para establecer con certeza las circunstancias en las que el niño desapareció, al igual que la manera en la que se desplazó al sitio en el que cinco días después lo encontraron muerto.

Publicada por
Su voto: Ninguno (3 votos)
Etiquetas:
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad