Publicidad
Dom Nov 19 2017
20ºC
Actualizado 09:17 am
Jueves 20 de Marzo de 2014 - 05:22 PM

Arrestados seis militares por ‘falso positivo’ en Santander

Un sargento y cinco soldados del Ejército fueron cobijados con medida de asegu-ramiento privativa de la libertad por los delitos de homicidio en persona protegida, y fabricación, tráfico y porte de armas de fuego y explosivos de uso privativo de las Fuerzas Militares.
ARCHIVO/VANGUARDIA LIBERAL
Arrestados seis militares por ‘falso positivo’ en Santander
(Foto: ARCHIVO/VANGUARDIA LIBERAL)

Los militares fueron presentados en audiencia en el Centro de Servicios Judiciales de Bucaramanga el pasado miércoles, por su presunta participación en el homicidio de Benicio Muñoz Cáceres, un finquero de Sabana de Torres, quien fue asesinado el 27 de marzo de 2006 en la vereda la Rodada, y presentado al siguiente día como alias ‘Peluco’, un guerrillero del frente 20 de las Farc. 

Contrario a ello, la familia de la víctima sostuvo que Benicio había sido secuestrado y posteriormente asesinado.

Una de las pruebas que llevó a la Fiscalía a inferir que los militares tendrían qué ver con el hecho fue una aparente alteración de la escena del crimen.  Supuestamente Muñoz Cáceres había muerto en combate, pero al realizar una inspección a la escena del crimen no se evidenciaban rastros de que en el sitio hubiese ocurrido un enfrentamiento.  Por lo tanto, se presume que fue víctima de una ejecución extrajudicial.  

Un familiar de la víctima manifestó que Benicio vivía en Floridablanca con su esposa y dos hijos.  “Ese día, él se fue para la finca a contar el ganado, unas 70 reses que teníamos allí.  Como a eso de las 6:00 de la tarde llegaron varios tipos armados, vestidos de civil, y se lo llevaron.  Al otro día fue que apareció muerto y el Ejército nos dijo que era ‘Peluco’, un guerrillero de las Farc”.

La lucha

Los familiares de Benicio Muñoz Cáceres sabían muy bien quién era él, y para tratar de limpiar su nombre y de que el homicidio no quedara en la impunidad, empezaron una lucha jurídica.

En la medida en que avanzaba la investigación, que inicialmente la llevó la Fiscalía Seccional de Barrancabermeja, ellos no solamente tuvieron que afrontar su muerte, pues en el 2007 el padre de la víctima y un hermano fueron capturados por las autoridades y encarcelados, porque supuestamente eran auxiliadores de la guerrilla.

El padre de Muñoz Cáceres, de 70 años, permaneció recluido en la cárcel Modelo de Bucaramanga durante seis meses, por fortuna, tras indagaciones, se demostró su inocencia.

Mientras que el hermano pagó tres años de prisión en la Cárcel de Mediana Seguridad de Palogordo, en Girón, pero también fue dejado en libertad.  No obstante, tras recibir amenazas porque era el único testigo en el caso de Benicio, tuvo que exiliarse por algún tiempo.

Inesperadamente y cuando la familia creía que el caso estaba perdido, la investigación dio un giro y fue trasladada a la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía en Bucaramanga, que hizo comparecer nuevamente a los militares ante la justicia.

Pese a que el proceso no ha terminado y a que los militares no aceptaron los cargos que les imputó la Fiscalía, fueron arrestados y se encuentran privados de la libertad.

Publicada por
Su voto: Ninguno (1 vote)
Noticias relacionadas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad