Publicidad
Vie Nov 17 2017
24ºC
Actualizado 12:06 pm
Sábado 15 de Julio de 2017 - 12:01 AM

“No sólo acabó con la vida de mi hija, también conmigo”, madre de Bumanguesa muerta

La joven bumanguesa de 21 años murió en extrañas circunstancias en un hotel de Cartagena. En las próximas semanas el caso podría dar un giro.
Heriberto Cáceres / VANGUARDIA LIBERAL
Tulia Portilla recuerda como una muy buena hija y estudiante a su querida Paola Tiria Portilla, de 21 años.
(Foto: Heriberto Cáceres / VANGUARDIA LIBERAL)
Suministrada / VANGUARDIA LIBERAL
Paola Tiria murió el 5 de diciembre del 2015 en Cartagena, durante unas vacaciones.
(Foto: Suministrada / VANGUARDIA LIBERAL)

Aún con lágrimas en los ojos Tulia Portilla recuerda el último beso que le dio su hija Paola Andrea Tiria en la frente, una hora antes de ser hallada muerta.

“Mami cuide a mi hermana, no la deje a salir porque nos vamos a dormir. A las 7:00 a.m. salimos para la Isla de Barú“, fueron las últimas palabras que madre e hija cruzaron sobre las 12:00 de la madrugada del 5 de diciembre del 2015.

Sobre la 1:15 a.m., Paola Andrea fue encontrada sin vida en una habitación del hotel en las playas de Bocagrande, Cartagena, en compañía del novio.

Lea también: Asfixia: causa de la muerte de la mujer hallada en hotel de Bucaramanga

Desde ese día, ya han transcurrido 19 meses y las causas que rodean la muerte de la joven de 21 años estudiante de Tecnología Ambiental de las Unidades Tecnológicas de Santander, UTS, siguen siendo un misterio. Sin embargo, sus familiares siempre han sido enfáticos en asegurar que ella fue asesinada, además señalan como responsable del crimen al compañero sentimental.

“En ocho meses que duró esa relación él hizo con mi hija lo que quiso. Fue maltratada, humillada y ultrajada, pero todo eso lo supimos fue después de muerta. Él le decía que si la veía con otro la mataba a ella y a nosotros, estaba obsesionado con ella. Ese tipo no sólo acabó con la vida de mi hija, también con la mía”, narró la progenitora.

Lea también: Jovén habría sido asesinado por un familiar en Bucaramanga

El viaje

El 3 de diciembre de ese año, Paola Andrea, su hermana menor, el novio y su mamá partieron a Cartagena con el propósito de que Tulia conociera el mar y disfrutara de unas vacaciones, las cuales terminaron por convertirse en la peor experiencia de esta humilde familia florideña.

“Durante todo el paseo discutieron por varias cosas, pero el detonante fue cuando él revisó mi celular y encontró dos notas de voz que yo tenía con el exnovio de Paola. Llegó al bar en donde estábamos y me dijo que yo era una hipócrita porque seguía hablándome con ese muchacho. Me recordó que no era la primera vez que lo hacía y que si él la veía (a mi hija) con él, lo iba a chuzar: -Va a ver lo que va a pasar, doña Tulia-”, relató la mamá.

Una serie de gritos que provenían de la habitación 1327 (donde estaban Paola Andrea y el novio) despertaron a los demás huéspedes, quienes se vieron obligados a llamar al personal de seguridad del hotel. Los funcionarios del edificio tocaron varias veces la puerta del apartamento, pero al ver que nadie les abría utilizaron una llave maestra.

Al abrir encontraron al joven sobre su novia y con una toalla en la mano. Sobre las 4:00 de la madrugada, la mamá fue informada de la situación.

Tras esta situación, la Policía detuvo al novio en flagrancia, pero horas después fue dejado en libertad por un juez.

Cómo va el proceso

La investigación es adelantada por la Fiscalía 34 de Cartagena, Bolívar. El presunto responsable no tiene ninguna orden de captura vigente, pero se encuentra vinculado al proceso.

Según las fuentes consultadas por esta redacción, el principal tropiezo en este caso ha sido que el Instituto Nacional de Medicina Legal, seccional Cartagena, no ha sido específico en determinar las causas de la muerte de la joven santandereana. Este hecho ha quitado validez a todo el material probatorio recopilado por los familiares, amigos y la defensa de la occisa.

“Inicialmente hubo una captura del presunto responsable, pero el juez de garantías no la legalizó porque medicina legal no dictaminó la causa del deceso. Desde ahí hemos estado en eso porque este Instituto no ha sido concluyente en afirmar si hubo muerte violenta o natural. El último concepto que se emitió fue a principios de este año, en donde se determinó que la niña había fallecido por una embolia pulmonar, pero no se ha concluido si la causa de la embolia fue natural o por algún trauma violento”, expresó José Pascual López, abogado de la Defensoría del Pueblo que lleva el caso.

El defensor público advirtió a Vanguardia Liberal que el caso podría dar un giro en las próximas semanas, tras una junta médica que citará la Fiscalía a Medicina Legal, para determinar las causas reales de la muerte.

“La última conversación con el fiscal me dijo que se va a convocar una junta médica de Medicina Legal para que con la información de la historia clínica se diga de una vez por todas la causa real de la muerte. Esto es determinante, sí dicen que la embolia fue causado por un mecanismo no natural se podría proceder a una orden de captura y el material probatorio daría peso a la investigación”, concluyó el jurista.

Por su parte, Tulia Portilla asegura que hasta que no haya justicia no tendrá paz: “Me siento totalmente desamparada y vulnerada en mis derechos como víctima por parte de la Fiscalía. La muerte de mi hija no puede quedar impune, pido que investiguen a fondo el caso porque llegaremos hasta las últimas consecuencias”.

Publicada por
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad