Martes 16 de Enero de 2018 - 12:01 AM

Acusada de envenenar a sus tres hijos quedaría en libertad en Bucaramanga

Hoy, un juez de control de garantías será el encargado de decidir si Lida María Santos Jaimes, de 29 años, es dejada en libertad por vencimiento de términos, o si sigue recluida en la Cárcel de Mujeres de Chimitá, mientras avanza su jucio.
Archivo / VANGUARDIA LIBERAL
Miguel Osma, padre de la niña de 6 años fallecida y del menor sobreviviente de 4 años.
(Foto: Archivo / VANGUARDIA LIBERAL)
Archivo / VANGUARDIA LIBERAL
El caso ocurrió en una vivienda de la carrera 13W con calle 44 del barrio Quinta Estrella, el 2 de junio del año pasado.
(Foto: Archivo / VANGUARDIA LIBERAL)

Luego de que el 2 de junio del año pasado los bumangueses se estremecieran al conocer el aterrador caso de una madre que les habría suministrado veneno a sus tres hijos, situación que ocasionó horas después la muerte de una de las menores, hoy la mujer está a un paso de recuperar su libertad por vencimiento de términos.

La audiencia, en la que se determinará si Lida María Santo Jaimes, de 29 años, queda en libertad, se cumplirá hoy a las 4:30 de la tarde en el Centro de Servicios Judiciales de Bucaramanga, pues los términos del proceso que adelanta la Fiscalía en su contra se vencieron desde finales del año pasado.

“En la última audiencia se llevó a cabo la acusación, se declaró válida, pero el abogado defensor apeló porque manifestó que ella no estaba en estado de consciencia al momento que se realizó la audiencia de imputación de cargos, ya que había bebido parte del veneno. Una vez apeló, se fue al Tribunal Superior de Bucaramanga, que es la segunda instancia, y esta es la hora y lastimosamente todavía no hemos tenido respuesta”, informó Luz Helena Jurado Briceño, abogada de las víctimas, de la Defensoría del Pueblo.

Lea también: Mujer acusada de envenenar a sus hijos fue capturada por homicidio

Tanto la defensa como la Fiscalía se opondrán e intentarán hacerle ver al juez la peligrosidad que representa la detenida para los afectados, entre ellas una niña de 12 años y un niño de 4 años, quienes sobrevivieron a los hechos; sin embargo, la abogada cree que la Ley 1786 del 1 de julio del 2016 es muy clara y si se vencieron los términos por el transcurso del tiempo se otorgaría la libertad.

Ante este panorama, Miguel Osma, padre de la menor fallecida y del niño de 4 años que sobrevivió, dijo que espera que el juez revalúe la situación y sea consciente del daño que ha causado la procesada.

“El abogado de ella solo ha querido dilatar el caso y ahora quieren mandarla para la casa, algo que no tiene lógica porque se trata de un homicidio. El llamado que hago es para que se pongan la mano en el corazón, que tengan presente que las víctimas son menores de edad. Mi niño aún tiene pesadillas recordando todo esto”, manifestó el padre.

La trágica tarde

Cabe recordar que este infortunado caso tuvo lugar al interior de una vivienda localizada en la carrera 13W con calle 44 del barrio Quinta Estrella, en el occidente de Bucaramanga, donde, según las autoridades, la mujer mezcló un veneno con una bebida achocolatada y se lo dio a beber a sus tres hijos de 4, 6 y 12 años. Posteriormente ella también tomó.

Gracias a que la menor de 12 años salió corriendo a la calle a pedir ayuda, los vecinos se percataron de la situación y dieron aviso a la Policía; de lo contrario, hubiera sido una tragedia mayor.

“Yo estaba trabajando cuando los vecinos me dicen que buscara en los hospitales porque Lida había envenenado a los niños. Llegué a la Clínica Chicamocha y ahí estaban. Fue muy traumático todo, los niños ahí prácticamente si vida, 12 horas y no reaccionaban”, relató el progenitor.

Tanto la mujer, como los menores, fueron auxiliados y trasladados a las Clínicas San Luis y Chicamocha. Al día siguiente, la niña de 6 años murió a causa de fallas multisistémicas. Los otros dos menores lograron recuperarse.

“La niña mayor cuando brindó la entrevista a la Fiscalía, contó que mi hija (la de 6 años) se tomó todo el vaso y después le pidió más y se tomó otro, fue la que más tomó y por eso se murió” explicó Miguel.

Con el material probatorio recopilado, la Policía capturó en la clínica a la acusada y un juez le dictó medida de aseguramiento intramural. Desde entonces, la mujer de 29 años permanece en la Cárcel de Mujeres de Chimitá, de Bucaramanga, por el delito de homicidio agravado en concurso homogéneo con homicidio agravado en grado de tentativa.

Lea también: Murió uno de los menores envenenados por su madre en Bucaramanga

“Todo fue premeditado”

Pese a que los móviles del crimen aún no están claros y el hecho es materia de investigación, para el padre de los dos menores el homicidio fue premeditado, pues su expareja había adquirido meses atrás el veneno en una veterinaria, supuestamente con el objetivo de matar ratas.

“Ya lo tenía premeditado, incluso como 8 meses antes me había dicho que se iba a envenenar e iba a envenenar a los niños. Yo eso lo puse en conocimiento de Bienestar Familiar, donde se venía haciendo un proceso por maltrato y yo estaba pidiendo la custodia”, agregó el papá de los menores, quien actualmente tiene bajo su cuidado al pequeño sobreviviente, la niña mayor está bajo custodia de una tía materna.

El afectado terminó la entrevista con Vanguardia Liberal argumentando que el trágico hecho era una tragedia anunciada y las autoridades fueron muy permisivas.

“Debieron haberla asistido psicológicamente a ella. Hubo alertas y yo las puse en conocimiento del Bienestar Familiar. Allá nos asignaban era citas y ella no iba, faltó más dureza. Ya llevábamos dos años de separados, ella había tenido más relaciones. De pronto tenía su crisis con su última pareja. Aún no sabemos por qué hizo eso”, concluyó Miguel Osma.

Publicada por
Contactar al periodista
Etiquetas:
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad