Jueves 01 de Marzo de 2018 - 12:01 AM

Muerte de Sandra Báez fue por envenenamiento y no por escopolamina

Después de 27 días del fallecimiento de Sandra Milena Báez Gualdrón, de 34 años, en extrañas circunstancias, la Fiscalía informó que el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, Seccional Bucaramanga, ya esclareció las causas que provocaron este deceso, que tuvo lugar cuando la mujer se movilizaba en un bus de servicio público por el norte de la ciudad.
Archivo / VANGUARDIA LIBERAL
Sandra Baéz, de 34 años, falleció el pasado 2 de febrero al interior de un bus en el norte de la ciudad.
(Foto: Archivo / VANGUARDIA LIBERAL)

De acuerdo con el director de la Fiscalía Seccional Santander, Carlos Javier González, la mujer, madre de dos niños y quien laboraba en la empresa Represander, no murió por sobredosis de escopolamina que le suministró algún desconocido, ni fue víctima de ningún acto violento, como sus familiares sospechaban.

Contrario a esto, las autoridades advirtieron que Báez Gualdrón acabó con su vida tras ingerir de forma voluntaria amoniaco.

“La prueba científica ha permitido demostrar que ella consumió un veneno de efecto letal (amoniaco). Creemos que ella se tomó el veneno momentos antes de pasar la registradora del bus. Posteriormente presentó una convulsión, síntoma propio del veneno. Esto nos lleva a concluir una tesis sólida de que ella se suicidó”, dijo el director.

¿Y la desaparición?

Sobre el lapso en el que los allegados a la occisa no tuvieron información sobre su paradero y reportaron su desaparición ante la Policía, el vocero de la Fiscalía expresó que la mujer no fue privada de su libertad y estuvo vagando por la ciudad sin rumbo fijo durante más de 30 horas.

“Se hizo seguimiento por medio de cámaras de seguridad y se ubicó. En los registros se le ve a ella en una situación complicada. La familia refiere que ella estuvo en un tema anímico bajo, con problemas económicos y familiares. Son varias pruebas que se tienen en este aspecto que nos permiten construir una tesis solida de envenenamiento”, agregó.

Además, la investigación adelantada por el CTI, de la Fiscalía, también arrojó que Sandra Milena había tenido episodios anteriores en donde intentó quitarse la vida.

Como se recordará, la mujer había sido vista por última vez por sus allegados el 1 de febrero, a las 10:00 a.m., cuando salió de su lugar de trabajo, localizado en el Parque Industrial Provincia de Soto en Chimitá, y subió a un taxi con rumbo a las instalaciones de la Dian en el Centro de Bucaramanga, lugar al que nunca llegó.

Sobre las 6:00 a.m. del 2 de febrero, los familiares de la mujer recibieron una llamada de las autoridades, en la que les informaban que al Instituto Nacional de Medicina Legal había ingresado un cadáver con las mismas características. Al acercarse, se percataron que sí era el cuerpo de Sandra Milena.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad