Viernes 27 de Octubre de 2017 - 10:16 AM

Vea por qué en California no es delito infectar intencionalmente a otros con el Sida

Los legisladores esta región de EEUU aprobaron una nueva ley para minimizar la sanción a quienes intencionalmente expongan a otras personas a infectarse con el VIH sin que lo sepan, además de anular otra norma que afecta principalmente a las trabajadoras del sexo.
ARCHIVO/VANGUARDIALIBERAL
Vea por qué en California no es delito infectar intencionalmente a otros con el Sida
(Foto: ARCHIVO/VANGUARDIALIBERAL)

El proyecto de ley SB 239 fue aprobado por la legislatura estatal controlada por los demócratas y promulgada por el gobernador Jerry Brown. Esa decisión reducirá los cargos por estos actos y pasará de ser un delito grave a un delito menor cuando la ley entre en vigor en 2018. El acto de donar sangre infectada con VIH, que ahora es considerado delito, también será despenalizada.

Los estatutos legislativos datan de los años ochenta, cuando el sida se había convertido en una crisis de salud pública en ciudades como San Francisco, Los Ángeles y Nueva York. El miedo y la desinformación sobre el potencial de propagación de la enfermedad fueron altos, ya que las autoridades lucharon por hacerse cargo de la nueva epidemia y surgió una gran cantidad de regulaciones que buscaban controlar la exposición del VIH en todo el país.

Lea también: El 40% de los posibles portadores del VIH en Colombia no han sido diagnosticados

Los partidarios del impulso reformista en California, llevado a cabo gracias a una amplia coalición de grupos de salud pública, LGBT, libertades civiles y grupos de VIH en el estado, describieron esas leyes como anticuadas e ineficaces, señalando estadísticas que mostraban que la gran mayoría de las condenas estaban relacionadas con las trabajadoras del sexo, que deben someterse a las pruebas de detección de sida después de haber sido condenadas por delitos como la solicitación.

En el caso de las leyes en torno a la donación de sangre, muchos informes han demostrado que la ley probablemente nunca se hizo cumplir y, de hecho, hizo poco para mejorar las medidas de detección que ya existen métodos para identificar las fuentes de sangre infectada.

"Si eres una trabajadora sexual y tienes VIH, eres culpable de un delito grave antes de que ocurra cualquier contacto. Estas leyes son tan draconianas que puedes ser condenado por un delito grave y enviado a prisión, incluso si estás involucrado en una situación que comporte cero riesgo de infección de sida", comentó el senador estatal de California, Scott Wiener.

Lea también: En Santander se sigue muriendo de Sida

Muchos legisladores republicanos en el estado no estuvieron de acuerdo con esas declaraciones.

"Estoy convencido de que si uno contagia deliberadamente una enfermedad a otra persona que altera su estilo de vida el resto de sus tiempos y pone (a esa persona) en un régimen de medicamentos para mantener cualquier tipo de normalidad, debería ser un delito grave. Eso es, en mi opinión, una locura y debemos aclararlo", contestó el senador Joel Anderson durante el debate sobre el proyecto de ley.

Este debate atrajo la atención de los medios, que incluyó la cobertura particularmente crítica de los más conservadores.

El artículo publicado en Breibart, que recibió más de 4,500 comentarios, se centró en tres casos de Michigan, California y Escocia. En cada uno de ellos, un hombre, supuestamente, había intentado infectar a otros de manera intencionada.

Lea también: Un 23% han crecido las cifras del VIH/Sida en Santander



De las 379 condenas relacionadas con el VIH en California entre 1988 y 2014, solo siete (menos del 2 por ciento) incluyeron la intención de transmitir el VIH, según una serie de estudios del Instituto Williams de la Facultad de Derecho de la Universidad de California en Los Angeles.

En cambio, la ley afecta principalmente a las personas que ejercen el trabajo sexual o a los sospechosos de hacerlo. La gran mayoría de las condenas, el 90 por ciento, fueron para los casos de solicitud en los que se desconocía si se había producido algún contacto físico. De las 800 personas arrestadas o acusadas hasta 2014, más del 95 por ciento de las personas estaban relacionadas con el trabajo sexual, tal y como señalaron los investigadores.

Las estadísticas también mostraron que el cargo fue impuesto desproporcionadamente contra las mujeres y las minorías: el 67 por ciento de las personas que contactaron con la policía por algo relacionado con el VIH eran negros y latinos, de acuerdo a los estudios del Instituto Williams. Las mujeres representaban el 43 por ciento, aunque en realidad representan solo el 13 por ciento de la población infectada de VIH en ese estado.

El requisito que las trabajadoras sexuales se sometan a la prueba del VIH después de las condenas se abolirá cuando entren en vigor las disposiciones de la ley.

"Al principio, la gente esperaba ver la mayor parte del peso en esas leyes de exposición intencional. Creo que todos se sorprendieron al ver que no era allí donde estaba aplicando la ley. Fue en este delito grave", comenta Amira Hasenbush, miembro del Instituto Williams y coautora de los informes.

Publicada por
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad