Lunes 05 de Marzo de 2018 - 04:24 PM

La lenta agonía del último rinoceronte blanco macho

El especimen está enfermo por la edad. Y si fallece, con él se irán los rinocerontes blancos del norte. No quedan más. Y de la subespecie (Ceratotherium simum cottoni) solo quedan dos hembras que no pueden procrear.
TOMADO DE FACEBOOK.COM/VANGUARDIA LIBERAL
La lenta agonía del último rinoceronte blanco macho
(Foto: TOMADO DE FACEBOOK.COM/VANGUARDIA LIBERAL)

Están en Kenya, en el santuario Ol Pejeta.

Sudán, como se le conoce, tiene 45 años y su salud comenzó a deteriorarse. Su futuro no es promisorio, de acuerdo con los que sus manejadores pusieron en Facebook. Los rinocerontes viven entre 30 y 40 años por lo general.

Lea también: Pinscher miniatura: el perro de corazón grande y fiel

Los problemas comenzaron a finales de 2017, con un infección en su pata derecha trasera. La acción de los veterinarios controlaron el mal y en enero Sudán volvió a la normalidad. Pero a mediados del mes pasado le descubrieron otra infección más profunda y no está respondiendo muy bien al tratamiento.

“Estamos muy preocupados por él, ex extremadamente viejo y no queremos que sufra innecesariamente”, escribieron en Facebook, los encargados de su cuidado.

Estos rinocerontes fueron comunes un día en Uganda, Chad, Sudán, la República Central de África y la República Democrática del Congo.

La cacería ilegal más las guerras civiles que devastaron la región acabó con estas poblaciones de rinocerontes. Fue 2007 cuando se vio por última vez un rinoceronte blanco del norte en su medio natural.

Lea también: San Bernardo: de perro de montaña a mascota de ciudad

Los que quedaron en zoológicos fueron envejeciendo. En 2014 murió Suni en lo Pejeta y Angalifu en 2015 en San Diego. Así, Sudán quedó como el último macho.

Junto a él, quedan dos hembras, Najin, hija de este y Fatu, su nieta. Ninguna puede concebir. Y el esperma de Sudán tiene una baja cantidad de espermatozoides.

Algunos conservacionistas han obtenido esperma y óvulos de estos tres rinocerontes, buscando una fertilización in vitro para crear un embrión e implantarlo en hembra de una subespecie cercana, el rinoceronte del sur (Ceratotherium simum simum), subespecie que una vez estuvo al borde de la extinción pero gracias a diversos esfuerzos se recuperó.

Lea también: Dachshund: el perro ‘salchicha’ que encanta con su mirada tierna

Publicada por
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad