Martes 12 de Junio de 2018 - 04:59 PM

Iglesia católica de Nicaragua denuncia secuestro de comunicadora

La Iglesia católica de Nicaragua denunció este martes el secuestro de una agente de comunicación durante un ataque de la Policía Nacional y grupo de choque oficialistas, en medio de una crisis que ha cobrado al menos 146 vidas en 56 días.
EFE / VANGUARDIA
Iglesia católica de Nicaragua denuncia secuestro de comunicadora
(Foto: EFE / VANGUARDIA )

"La agente de comunicación arquidiocesana de la parroquia de Santa María de las Victorias, Angélica Baltodano Osorio, se encuentra desaparecida junto a su esposo (Jimmy Doña), luego de ser de ser secuestrados esta mañana, en los ataques en El Crucero", informó la Arquidiócesis de Managua, en un comunicado.

Baltodano y Doña se sumaron de esta manera a una lista de decenas de personas que han desaparecido durante la crisis, según organismos humanitarios.

Horas antes de la denuncia el cardenal Leopoldo Brenes y el obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, Silvio Báez, mostraron su rechazo a los ataques de El Crucero y otras dos ciudades ubicadas en la franja Pacífico de Nicaragua, donde las fuerzas gubernamentales amenazaron a la comunidad católica, según el clero.

"Las amenazas no detendrán la labor profética de los obispos y sacerdotes de nuestra Arquidiócesis. Seguimos orando y pidiendo que cese todo acto de violencia en nuestro país y pidiendo por la paz en Nicaragua", agregó.

Actualmente, los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) actúan como mediadores de un diálogo nacional entre el Gobierno y Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, que aglutina al sector privado, sociedad civil, estudiantes y campesinos, con el objetivo de superar la crisis.

Este diálogo, iniciado a mediados de mayo pasado, se encuentra actualmente a la espera de que el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, "reflexione" sobre si aceptar la "democratización" en el país, lo que le mantiene ocupado desde hace cinco días, sin que hasta ahora haya emitido una respuesta.

Actualmente, Nicaragua atraviesa la crisis sociopolítica más sangrienta desde los años de 1980, con Ortega también como presidente.

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción.

Siguen las protestas contra Daniel Ortega con paro general

La población de la ciudad colonial de León, al noroeste de Nicaragua, realiza hoy un paro general de actividades por 24 horas, en protesta contra el Gobierno de Daniel Ortega, a quien responsabilizan de una crisis sociopolítica que en 56 días ha dejado al menos 146 muertos.

Con la suspensión de todas sus actividades sociales y comerciales, León, con sus más de 400.000 habitantes, se convirtió en la segunda ciudad en realizar un paro general, después de Masaya.

Antes de detener la ciudad, los pobladores de León se prepararon con barricadas en las calles, con el objetivo de impedir que las fuerzas del Gobiernos ingresaran a los barrios para disparar o secuestrar a la gente, una constante desde que se inició la crisis.

Este martes la gente en sus casas, las calles vacías, comercios cerrados, automóviles estacionados, escuelas desoladas y áreas públicas áridas, crean una imagen de lo que ocurre en León, ubicada a 97 kilómetros al noroeste de Managua.

Incluso en el mercado central, donde se pudo observar cierta actividad, los comerciantes levantaron barricadas, para evitar escenas como las de Managua, Masaya, Granada o Rivas, donde fuerzas de choque oficialistas, junto con la Policía Nacional, han realizado saqueos.

La Alcaldía de León hizo reiterados llamados a la población para que realizara sus actividades cotidianas, y los medios del Gobierno mostraron imágenes en planos cerrados sobre una supuesta vida normal en la "ciudad universitaria", pero las calles continuaron vacías.

Hasta antes del 18 de abril pasado, cuando se inició la crisis, Masaya y León eran dos de los principales bastiones del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

El paro general en León, considerada una joya arquitectónica de Centroamérica, concluirá a la medianoche de este martes, según la Articulación Leonesa de la Sociedad Civil, que ayer hizo el llamado.

Nicaragua atraviesa la crisis sociopolítica más sangrienta desde los años de 1980, según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

Las protestas contra el presidente Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción.

"La agente de comunicación arquidiocesana de la parroquia de Santa María de las Victorias, Angélica Baltodano Osorio, se encuentra desaparecida junto a su esposo (Jimmy Doña), luego de ser de ser secuestrados esta mañana, en los ataques en El Crucero", informó la Arquidiócesis de Managua, en un comunicado.

Baltodano y Doña se sumaron de esta manera a una lista de decenas de personas que han desaparecido durante la crisis, según organismos humanitarios.

Horas antes de la denuncia el cardenal Leopoldo Brenes y el obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, Silvio Báez, mostraron su rechazo a los ataques de El Crucero y otras dos ciudades ubicadas en la franja Pacífico de Nicaragua, donde las fuerzas gubernamentales amenazaron a la comunidad católica, según el clero.

"Las amenazas no detendrán la labor profética de los obispos y sacerdotes de nuestra Arquidiócesis. Seguimos orando y pidiendo que cese todo acto de violencia en nuestro país y pidiendo por la paz en Nicaragua", agregó.

Actualmente, los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) actúan como mediadores de un diálogo nacional entre el Gobierno y Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, que aglutina al sector privado, sociedad civil, estudiantes y campesinos, con el objetivo de superar la crisis.

Este diálogo, iniciado a mediados de mayo pasado, se encuentra actualmente a la espera de que el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, "reflexione" sobre si aceptar la "democratización" en el país, lo que le mantiene ocupado desde hace cinco días, sin que hasta ahora haya emitido una respuesta.

Actualmente, Nicaragua atraviesa la crisis sociopolítica más sangrienta desde los años de 1980, con Ortega también como presidente.

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción.

 

Siguen las protestas contra Daniel Ortega con paro general

La población de la ciudad colonial de León, al noroeste de Nicaragua, realiza hoy un paro general de actividades por 24 horas, en protesta contra el Gobierno de Daniel Ortega, a quien responsabilizan de una crisis sociopolítica que en 56 días ha dejado al menos 146 muertos.

Con la suspensión de todas sus actividades sociales y comerciales, León, con sus más de 400.000 habitantes, se convirtió en la segunda ciudad en realizar un paro general, después de Masaya.

Antes de detener la ciudad, los pobladores de León se prepararon con barricadas en las calles, con el objetivo de impedir que las fuerzas del Gobiernos ingresaran a los barrios para disparar o secuestrar a la gente, una constante desde que se inició la crisis.

Este martes la gente en sus casas, las calles vacías, comercios cerrados, automóviles estacionados, escuelas desoladas y áreas públicas áridas, crean una imagen de lo que ocurre en León, ubicada a 97 kilómetros al noroeste de Managua.

Incluso en el mercado central, donde se pudo observar cierta actividad, los comerciantes levantaron barricadas, para evitar escenas como las de Managua, Masaya, Granada o Rivas, donde fuerzas de choque oficialistas, junto con la Policía Nacional, han realizado saqueos.

La Alcaldía de León hizo reiterados llamados a la población para que realizara sus actividades cotidianas, y los medios del Gobierno mostraron imágenes en planos cerrados sobre una supuesta vida normal en la "ciudad universitaria", pero las calles continuaron vacías.

Hasta antes del 18 de abril pasado, cuando se inició la crisis, Masaya y León eran dos de los principales bastiones del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

El paro general en León, considerada una joya arquitectónica de Centroamérica, concluirá a la medianoche de este martes, según la Articulación Leonesa de la Sociedad Civil, que ayer hizo el llamado.

Nicaragua atraviesa la crisis sociopolítica más sangrienta desde los años de 1980, según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

Las protestas contra el presidente Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción.

Publicada por
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad