Martes 25 de Septiembre de 2018 - 09:19 AM

Cientos de vuelos cancelados en Argentina por la huelga general

Cientos de vuelos fueron cancelados y retrasados hoy en Argentina durante la que es la cuarta huelga general contra el Gobierno de Mauricio Macri, una situación que, según estimaciones del sector, afecta a al menos 60.000 pasajeros.

Los aeropuertos del país amanecieron desiertos y con las pantallas de información en rojo; entre ellos, los de las ciudades de Córdoba y Rosario, el Aeroparque porteño o el internacional de Ezeiza, a las afueras de Buenos Aires.

En este último tuvieron que ser reprogramados alrededor de 200 vuelos internacionales y nacionales con la capital argentina como destino u origen.

Lea también: Avianca ha cancelado 118 vuelos este viernes por huelga de pilotos

El grupo aéreo Latam Airlines, integrado por la chilena LAN y la brasileña TAM, y la estatal Aerolíneas Argentinas ya habían anunciado previamente la cancelación de todos sus vuelos y dieron a los pasajeros la posibilidad de cambiar la fecha.

Esto fue replicado por la mayoría de las compañías, con excepciones como la "low cost" Flybondi, que anunció que solo suspendió tres de sus viajes, aquellos en los que el servicio de rampa depende de una empresa externa que sí adhirió al paro de 24 horas convocado por la Confederación General del Trabajo,  CGT.

Tanto los trabajadores aeronáuticos que dependen de la Asociación de Trabajadores del Estado, ATE, como los siete gremios del sector que están aglutinados en Sindicatos Aeronáuticos Unidos anunciaron el cese de actividades.

Dentro de esta última entidad se encuentra la Asociación del Personal Aeronáutico, APA, que, en un comunicado, señaló que, con esta huelga, "la clase trabajadora argentina se expresará masivamente contra el brutal ajuste implementado por el Gobierno".

Además, rechazó el reciente acuerdo firmado por el Ejecutivo con el Fondo Monetario Internacional, FMI, por considerar que "condena a la Argentina y a su pueblo la pobreza, la exclusión, el desempleo y el hambre".

Pese a que la huelga convocada por la CGT no incluye movilizaciones, organizaciones de izquierda llevan a cabo diversos cortes y manifestaciones en los principales accesos a Buenos Aires.

La medida de fuerza se hace especialmente notable en el transporte, ya que, además de los aeronáuticos, se sumaron los trabajadores de autobuses, trenes y metro, así como una parte de los taxis.

Le puede interesar: Buscan submarino argentino en una zona de profundos cañones

Calles vacías

Las calles de las principales ciudades argentinas amanecieron hoy con una inusitada tranquilidad al inicio del cuarto paro general convocado por los sindicatos contra el Gobierno de Mauricio Macri, una medida que se refleja especialmente en la ausencia de transporte público.

En Buenos Aires, las estaciones de autobús y tren de los barrios de Constitución y Retiro se encuentran completamente paralizadas, así como todas las líneas de metro y el carril especial para los autocares. También los taxis han reducido sensiblemente su presencia en las calles porteñas.

Esta huelga, impulsada por el principal sindicato del país para manifestar la disconformidad con la política económica del Ejecutivo, afecta también a los hospitales públicos, que solo garantizan el servicio de urgencias; las escuelas públicas y los bancos, que no atenderán en todo el día.

También se ven afectados los servicios de recogida de basuras y la estaciones de servicio.

Además, se ha adherido el gremio de camioneros, uno de los que este lunes se sumaron a las movilizaciones impulsadas por la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) y la CTA-Autónoma -organizaciones que integran principalmente a empleados del sector público-, que ayer iniciaron un paro de actividades de 36 horas.

Lea también: Campaña en Brasil sube de temperatura

Los gremios protestan contra los ajustes planteados por el Ejecutivo, que ya negocia en el Congreso la aprobación de un austero Presupuesto para 2019 en medio de la crisis que afecta al país por la abrupta devaluación del peso, la alta inflación, la bajada del poder adquisitivo y la caída de la actividad económica.

La huelga tiene lugar con Macri en Nueva York para participar de la Asamblea General de la ONU y mientras el Gobierno mantiene conversaciones con el Fondo Monetario Internacional para renegociar el crédito de 50.000 millones de dólares concedido en junio, muy criticado por las organizaciones sindicales.

La CGT espera que haya una adhesión masiva a su iniciativa, mientras el Gobierno reitera que no es "un momento oportuno" para un nuevo paro, que, según estima, costará unos 31.600 millones de pesos (847,16 millones de dólares), equivalente al 0,2 % del Producto Interior Bruto.

Publicada por
Noticias relacionadas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad