Publicidad
Dom Oct 22 2017
24ºC
Actualizado 05:30 pm
Martes 18 de Abril de 2017 - 12:01 AM

El robot Cassini afronta su final tras misión de 20 años

La sonda espacial internacional Cassini, que orbita Saturno desde 2004, se prepara para su acto final, su desintegración en la atmósfera del planeta de los anillos, tras una misión de 20 años plagada de descubrimientos asombrosos, entre ellos la posibilidad de vida fuera de la Tierra.

Es precisamente esa posibilidad la que ha llevado a los responsables de la misión a precipitar el robot espacial contra la superficie de Saturno, para evitar que su caída accidental en alguna de sus lunas comprometiera el desarrollo de vida incipiente.

Peligro en el espacio

En concreto, el peligro es que cayera sobre Encélado, la pequeña luna helada de Saturno a la que Casinni realizó un histórico acercamiento en 2015 que permitió determinar por primera vez la existencia fuera de la Tierra de agua, energía química disponible y material orgánico, las condiciones para el desarrollo de la vida.

Aunque la sonda lleva casi 20 años surcando el espacio exterior, los experimentos llevados a cabo en la Estación Espacial Internacional (EEI) han mostrado que los microbios pueden sobrevivir durante años a temperaturas extremas, a la radicación y al vacío espacial, según han explicado los científicos de la NASA.

Al llegar el fin de sus misiones debido al agotamiento del combustible que les permite cambiar de trayectoria aprovechando las fuerzas gravitacionales, algunas sondas espaciales son abandonadas orbitando perpetuamente los objetos celestes que han estudiado, pero en este caso los científicos no quieren correr riesgos.

De caer accidentalmente en Encélado o en alguna de las otras 61 lunas de Saturno, algunas de las cuales pudieran tener características similares, como Titán, los organismos microscópicos vivos que pudiera portar Cassini podrían comprometer el eventual desarrollo de vida en ella.

Sigue Cassini

La sonda Cassini, un proyecto conjunto de la NASA, la Agencia Espacial Europea (ESA) y la italiana (ASI), va a ser ahora puesta en un curso por una zona no explorada entre Saturno y sus anillos para que, a los 122.000 kilómetros por hora a que vuela, entre en la atmósfera gaseosa de ese planeta en septiembre próximo.

De este modo, el robot espacial “se romperá, derretirá, vaporizará y se convertirá en una parte del mismo planeta al que partió hace 20 años para explorarlo”, aseguró esta semana el responsable del proyecto Cassini, Earl Maize.

El próximo martes, el equipo responsable de la misión enviará a Cassini los comandos definitivos para su cambio de rumbo, para que el 22 de abril la sonda pase por última vez junto a Titán y el 26 se lance en su nuevo curso, a través de una separación entre Saturno y su anillo de lunas, en lo que será el comienzo de su gran final.

Publicada por
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad