Publicidad
Sáb Oct 21 2017
22ºC
Actualizado 08:43 am
Lunes 12 de Diciembre de 2011 - 09:53 AM

Guía sana para sobrevivir en diciembre

Ésta es la época en que se olvidan las dietas, el ejercicio, los hábitos saludables. Tenga presente algunos consejos para que la navidad no se conviertan en un dolor de cabeza al momento de reiniciar la cotidianidad.
Archivo/ VANGUARDIA LIBERAL
Guía sana para sobrevivir en diciembre.
(Foto: Archivo/ VANGUARDIA LIBERAL)

Llegó diciembre con su alegría, como dice la canción. Alegría, sí, pero también múltiples excesos que pueden resultar sumamente perjudiciales para su salud.

Mucha comida, mucha grasa, mucha pólvora, mucho ruido, mucho sol. Para algunos, el cambio en la cotidianidad se convierte en la excusa para apartarse de los hábitos sanos.

Desde el tradicional buñuelo hasta la marranada bailable, las comidas grasosas abundan por esta época. Recuerde que éstas pueden desencadenar problemas cardiovasculares, así como golpes de pecho en enero por cuenta de aquellos kilos de sobra.

Cuídese también de los altos decibeles. Es mejor a veces pasar por aguafiestas que padecer luego serios problemas auditivos.

Por estos días de fiesta, regálese una buena terapia contra esa pandemia de la modernidad llamada estrés, pero también tenga en cuenta que algunos cuidados son el primer paso para asegurar los buenos propósitos del año que comienza.

A continuación algunas recomendaciones que, como bien lo advierte el nutricionista Julián Londoño, "se nos olvidan porque queremos".

Qué hacer en caso de...

Indigestión

Este 24 de diciembre, muy seguramente usted visitará la casa de sus papás, de sus abuelos, algunos amigos o los suegros. En cada lugar la mesa estará servida y no será raro que al final de la noche haya cenado por lo menos tres veces. La recomendación del nutricionista Julián Londoño es evitar algunas comidas al día siguiente de que se presente una indigestión. Ni grasas, ni carnes frías, ni enlatados. En cambio comer cereales, frutas dulces, tomar mucho líquido pero no gaseosas. Aunque productos como la sal de frutas pueden dar cierto alivio, este especialista considera un error tomarlas pues las considera una "solución momentánea". También son recomendables las sopas y la gelatina. Finalmente, cuidarse por lo menos por dos días evitando sobrecargar el cuerpo con más grasas o dulces.

Quemaduras

Que la pólvora está prohibida, que es muy peligrosa y que cada año afecta la vida de cientos de personas es algo sabido hasta por quienes llevan la papeleta o el volador en sus manos. Lo que no está muy claro es qué hacer en caso de que ocurra esa tragedia anunciada que representa una quemadura. Para el dermatólogo Luis Arturo Gamboa, lo primero que se debe hacer es lavar la herida con abundante agua fría. De esta manera, se disminuye la temperatura en la zona afectada. No se le ocurra aplicar cremas o líquidos antisépticos: "pueden alterar el tejido y generar infecciones", advierte Gamboa. Después de ese cuidado básico, consulte un centro médico para evaluar la gravedad. Dice este dermatólogo de la Liga Contra el Cáncer que una quemadura puede parecer boba, pero a veces sus consecuencias pueden ser graves.

Guayabo

Si hay algo que se consume en exceso durante diciembre es el licor. Para Julián Londoño, experto en alimentación, hay varias claves para disminuir los molestos efectos del tan común guayabo. En primer lugar, acompañar la ingestión del alcohol con mucha agua. De esta manera se favorece la eliminación a través de la orina. Segundo: no tomar bebidas "hidratantes". "Nuestro cuerpo no absorbe eso de la mejor forma. El líquido que tenemos en nuestro cuerpo es poco porque estamos deshidratados, sale a los intestinos y produce diarrea", explica. Mucha agua y alimentos bajos en azúcar y sal, que también deshidratan. Además de algunos productos disponibles en el mercado especialmente diseñados para tratar el guayabo, Londoño recomienda el acetaminofén. "Que no pasemos de ahí -dice- porque eso sería automedicarnos".

Insolación

Casi tan pregonada como la de no quemar pólvora es la advertencia de no exponerse innecesariamente a los rayos del sol. No obstante, la temporada vacacional viene siempre acompañada de pieles que van desde un rosado encendido hasta el rojo intenso. Los dermatólogos cierran filas ante el bronceado, pues aseguran que de ninguna manera es saludable. La razón es que el cáncer de piel, el más común de todos, es causado principalmente por la exposición solar. Si ya el daño está hecho, especialistas como Luis Arturo Gamboa recomiendan aplicarse geles de aloe vera. "No recomendamos que agarre la planta (sábila) a hacerse emplastos porque los vegetales traen muchos químicos", afirma. Analgésicos y baños con avena coloidal son otros de sus consejos para mitigar el dolor y el ardor.

Publicada por
Sin votos aún
Etiquetas:
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad