Publicidad
Sáb Nov 18 2017
18ºC
Actualizado 06:39 pm
Martes 06 de Marzo de 2012 - 12:01 AM

La película

Atendiendo a la presión de los pulpos del transporte urbano y con la presunta intención de proteger a los niños, la Dirección de Tránsito de Bucaramanga se fue lanza en ristre contra el transporte escolar, donde labora un número importante de madres cabeza de familia, que no solamente transportan a sus propios hijos sino que devengan recursos que les permiten solventar los gastos hogareños.

La Dirección de Tránsito pretende ser rigurosa con los pequeños vehículos que movilizan niños, pero no hace lo mismo con los armatostes de las empresas de transporte urbano que se descuelgan de Real de Minas al Puente El Bueno a 70 kilómetros por hora, conducidos por gomelos hablando por celular que sujetan con el hombro izquierdo y manejan con la mano ídem, mientras con la derecha hacen cambios de marcha, dan dinero de cambio y abren las puertas; en la chatarra de transporte urbano también se movilizan niños estudiantes, población trabajadora y de la tercera edad, en racimos colgados de tubos y puertas y violando las más elementales normas del Código Nacional de Tránsito, sin que los funcionarios obligados a hacerlo cumplir en nuestra ciudad parecieran darse por enterados.

Publicada por
Su voto: Ninguno (1 vote)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad