Publicidad
Publicidad
Dom 1 de Mar de 2015
24ºC
Actualizado 03:40 pm
Lunes 03 de Diciembre de 2012 - 12:01 AM

Algo de poesía.

Hubo una época en la ciudad de Bucaramanga donde los poetas abundaban. Que recuerde, existían Rafael Ortiz González, Eugenio Pinto Barajas, Sebastián Antolínez, Eduardo Camargo Martínez, Horacio González Reyes, Antonio Lagos Castro, Carmen Ortiz de Gómez Mejía, Gustavo Cote Uribe y Jorge Saúl Meneses.

Y más atrás Tomás Vargas Osorio, Luis Ernesto Puyana y otros.

De todos los anteriores, el más prolífico fue Rafael Ortiz González. Nació poeta y continuó siéndolo durante toda su existencia. Quien nace con ese don no puede sustraerse jamás a ese tremendo influjo. Es una especie de segunda naturaleza sin la cual es muy difícil sobrevivir. La poesía envuelve al hombre, lo subyuga, lo acosa, le quita el aliento. El caso de Ortiz González fue un apego, una fidelidad, una comunión con la poesía que lo acompañó desde niño hasta el día de la muerte.

Cuando el corazón de Rafael Ortiz González dejó de palpitar, y su cabeza yerta, como una flor de hielo, desgonzada, cayó sobre el hombro, todos los santandereanos sentimos que un frío intenso invadía nuestras almas. Había muerto un formidable poeta, un hombre bueno, inmaculado. Por los lados del parque García Rovira hubo una fuga de palomas, y las rosas, los claveles, los crisantemos de los jardines de Bucaramanga se marchitaron de repente. La voz que le cantó a las mujeres, a los riachuelos, a los montes, a los crepúsculos, a los ríos y quebradas, a las glorias de la patria, esa voz melodiosa y bella había enmudecido para siempre.

Publicada por
Sin votos aún
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.

Popular content

Publicidad
Publicidad
Publicidad