Publicidad
Sáb Sep 23 2017
22ºC
Actualizado 07:04 pm
Martes 18 de Julio de 2017 - 12:01 AM

HAGASE OIR

Envíe su correspondencia a nuestras oficinas o al correo electrónico: hagaseoir@vanguardia.com

La corrupción está

incendiando las cárceles

Y no es literal, eso está pasando, pasó en Barranquilla y en Medellín. Dos cárceles de esas ciudades se incendiaron. En Barranquilla, mientras había un operativo de revisión, se incendiaron algunas celdas, los internos estaban en los patios por la revisión y de pronto se presentó el incendio que acabó de dañar las celdas en donde “viven “los internos. ¿Por qué digo que la corrupción está incendiando nuestras cárceles?, porque los dineros que se destinan para ellas, para su adecuación y arreglos, se van en otras cosas. Ya he dicho en mis columnas que de acuerdo a investigaciones serias hechas por la Contraloría en la Uspec, se han encontrado “hallazgos fiscales “en el caso de los arreglos carcelarios y aumento de cupos, por el orden de los $94.000 millones. La parte eléctrica de nuestras cárceles son una porquería y una real bomba de tiempo. La cantidad de electrodomésticos que hay en las cárceles es muy alta, los internos en las celdas disponen de televisores, grabadoras, ventiladores y obviamente con la gran cantidad de internos que hay por el hacinamiento, la cantidad de aparatos es proporcional a él.

Hernando Mantilla Medina

Elegir bien para no sufrir

Y si es un loco, como parece que lo fuera Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, cuando aparece en los medios de su país, actuando como un chamán y con un bastón en su manos, echando sátiras y conjuros.

Y si fuera un loco el que se eligiera en Colombia, como dicen los uribistas que elegirán candidato presidencial, sin saber quién, pero lo aseguran cuando instalaron vallas por todo el país cuya frase reza: ‘votaremos por el que diga Uribe’.

Da pena que un montón de gente piense así, como si Uribe fuese su creador…el omnipotente que todo lo sabe y puede, incluso hasta elegir a una persona, no se sabe quién, ni por qué, para dirigir la riendas de 48 millones de colombianos.

Julio César Niño Orozco

El delito une

¡Un perro le ladra a la luna que lo oye, pero no lo escucha! Así es mi comentario, porque al igual que el can, mis palabras resultarán macizas, abstractas y necias para oídos lejanos. El último silencio resulta enfermizamente sospechoso de que un delito en común pudo hacer el milagro que tanto esperaba Colombia, unir a Uribe y Santos: Odebrecht.

Sí, el mismo Odebrecht que tiene en la cárcel a ex presidentes de otros países, porque allá (en esos valientes países) la Fiscalía no escondió la cabeza como lo hizo la nuestra. Este silencio milagroso cuyo origen es el delito en sí mismo y que llegó desde Brasil y Estados Unidos los ha dejado sin la repetitiva excusa (creíble solo por ellos): persecución política. Siempre creí que los delitos que cometen los políticos salían a luz por desavenencias entre ellos mismos, pero que esta vez, por tratarse de un delito trasnacional, los ha dejado sin argumentos que sobrepongan “los intereses superiores de la patria” bajo sus mínimos y modestos intereses.

Pablo A. Rangel.

¿Me voy o me quedo?

Este domingo fue para los venezolanos de estira y encoje político, unos votando por la constituyente y sus contras por el no.

Los ciudadanos del vecino país totalmente divididos a causa más de Maduro que del difunto Chávez, que al fin de cuentas, como los muertos no hablan, el silencio sepulcral entre su manto oscuro deja ver poco para dónde va la nación de Bolívar.

Si Maduro fuera un estadista de carrera no lo pensaría dos veces sino que estaría arreglando la maleta. Es que un estadista que con su manera tan impropia de gobernar ha divido a un pueblo pujante, rico y además respetuoso de la democracia, que históricamente ha dado ejemplo en América latina y por historia y por muchas cosas más, no puede ni debe dejarse envolver en una guerra civil de insospechables consecuencias.

Tobías Herrera Méndez

Publicada por
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad