Publicidad
Mar Sep 26 2017
22ºC
Actualizado 10:00 pm
Miércoles 19 de Julio de 2017 - 12:01 AM

HAGASE OIR

Demasiada

Demasiada

felicidad aburre

Somos considerados uno de los países más felices del universo; nos embriaga la alegría, el tropicalismo, la frescura, y no nos aterra para nada, ni nos preocupa el futuro de la Nación, menos el fin del mundo.

Muchos factores contribuyen para alcanzar esta muestra de satisfacción: la excelente atención en la IPS, la escasa tramitología para obtener una cita con un especialista, la entrega oportuna de los medicamentos a granel y de marca, o algún tratamiento paramédico; otro hecho relevante es la poca lenidad de la justicia; el placer de ser gobernadas por un grupo de impolutas, diáfanas y cristalinas personas que no nos permiten dudar en ninguna instancia de su honorabilidad; la diligencia, la presteza, del Estado para solucionar cualquier problema; la mínima cantidad de impuestos por pagar y la buena destinación de los mismos entre otros, contribuyen a esta felicidad.

Renzo O. Gutiérrez Rivera

Las motos

Hace 30 años, los jóvenes, vivían, se desarrollaban, estudiaban, y llegaban a morir por problemas de salud, o mejor opción de vejez, pero lamentablemente en estos tiempos, los jóvenes no llegan ni siquiera a la edad de 30 años.

Ya que nos llegó del exterior las motos a un costo accesible a cualquier bolsillo, y con la facilidad que la puede financiar, con solo mostrar la cédula, y paga después la cuota inicial, se necesita según las empresas que venden la moto es saber manejar cicla (que cosa tan absurda, porque esa mentalidad ha hecho que sucedan tantos accidentes, y muertos, siendo el pan de cada día uno o dos adolescentes heridos o muertos)

También se sumó a dicho problema la crisis económica del país, ya que el salario mínimo se redujo de manera grave, gracias a la reforma tributaria, que con un salario mínimo no se puede sostener una familia de cuatro personas, y esto con lleva a tener una moto donde trasportan a toda la familia incluyendo niños.

Existe el mototaxismo que por supuesto es más económico, utilizamos este servicio sin darnos cuenta, en manos de quién colocamos nuestra vida

María E. Mantilla

Cultura indigna

Hay un dicho en el pueblo “salimos de Guatemala para guatipior”, para significar los argumentos de justificaciones a raíz del Twitter del expresidente Uribe, no contra una persona, sino como lo ha confirmado su representante Francisco Santos, contra los medios de comunicación, que según ellos tienen ojeriza contra el Centro Democrático. Los efectos de la calumnia y la mentira son no solo contra las personas sino contra el sistema democrático, que como en este caso, agrede y quiere callar la critica a los improperios y desaciertos señalados al movimiento político, que cambió de nombre (antes partido de la U) en cabeza de su endiosado fundador, que desea seguir gobernando el país como una de sus fincas. Aceptar sus posturas e ideología beligerante es muy diferente a tener que convivir con sus desmanes guerreristas y locuaces epítetos, que atentan contra la dignidad de las personas, que no están de acuerdo con su nefasto proceder.

Héctor Hernández Mateus

Con Uribe

Muchos medios hacen mofa y burla de las expresiones populares. Por ejemplo sobre las expresiones en defensa de la familia (muchos no compartimos sus propuestas pero las respetamos) … dan cabida a columnistas para hacer mofa de ellas y agredir burdamente a los pastores de sus iglesias. Por ejemplo sobre la expresión máxima de lo que representa una democracia como es el voto popular, el NO en el plebiscito fue repugnantemente burlado al estilo “Maduro”, recibiendo Santos y sus áulicos políticos el apoyo de medios que han sido convertidos en pasquínes (caricaturas y notas llenas de odio e infamias antiuribistas para acabar con la oposición.

Ni qué decir del silencio cómplice ante la corrupción descarada (desde la inmensa compra de votos en la costa para elegir a Santos en la segunda vuelta), la crisis de la salud, de la justicia, de la política carcelaria, etc, etc. Seguiremos apoyando a Uribe.

Carlos Alberto Naranjo

Envíe su correspondencia a nuestras oficinas o al correo electrónico: hagaseoir@vanguardia.com

Publicada por
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad