Publicidad
Vie Nov 24 2017
20ºC
Actualizado 06:06 pm
Sábado 29 de Julio de 2017 - 12:01 AM

HAGASE OIR

Envíe su correspondencia a nuestras oficinas o al correo electrónico: hagaseoir@vanguardia.com

Alcalde versus Serpa

El duro enfrentamiento verbal entre el alcalde Rodolfo Hernández y Horacio Serpa es, como se dice vulgarmente, “pelea de toche y guayaba porque es obvio el desequilibrio argumental en la balanza a favor del Alcalde. La pregunta generalizada es: ¿Qué ha hecho Serpa por Santander? Solo llevarse los votos en sus campañas: así lo demuestran los trinos de la ciudadanía en V.L . Y es que la lógica es clara: Serpa se ha perfilado como el típico exponente de la politiquería ávida de poder a costa de lo que sea; es el prototipo del político sagaz y astuto; fue involucrado en el sonado “Proceso 8000” durante la campaña presidencial de Samper; fue gobernador de Santander sin pena ni gloria, solo que al final de su mandato la Contraloría le abrió investigación por una serie de contratos sin el lleno de los requisitos legales, todo lo cual nos induce a pensar: “el que tenga rabo de paja no se arrime a la candela”

Carlos Martínez Rojas

Cadena de Pepas

Estuve en el dispensario reclamando mi droga, para calmar la fatiga del esperar por horas.

Así lo asegura Rosario sentada en una butaca al lado de Liborio con hinchazón, en la pata.

Sufre la tercera edad esperando medicamentos para calmar sus tormentos en esta pobre ciudad.

Sindican a Palacino de acabar la Salud, se comieron lo pulpito y el pueblo se jodió. Unos hacen colas, otros ni colas tienen, son meros huesitos que los pies sostienen.

Hay bien canositos con sus ojos aguosos, se pasean dudosos y caminan despacito.

Germán Valenzuela Sánchez

De la intolerancia

La intolerancia genera violencia. Es no aceptar que otro tenga su propia cosmovisión. Sólo el intolerante se cree dueño de la verdad y de la razón. Pero es un esclavo de su propio Ego. Su visión del mundo no acepta oposición y es esclavo de la tiranía de sus propias creencias.

Con su orgullo, el intolerante alimenta el Ego que no es más que apariencia. El Yo es natural, propio, real. El Ego es superficial, construido por nuestras propias creencias y se basa en apariencias. Uno mismo se encarga de alimentarlo tratando como absolutos conceptos que son relativos, son sólo míos y no tienen que corresponder a los demás. Todos y cada uno tenemos nuestra propia visión de la realidad y debe ser respetada aunque no la compartamos. Todos somos seres humanos, iguales en deberes y derechos y libres de expresar y actuar conforme a nuestra forma de ser. La intolerancia es el resultado de no aceptar al otro, de la imposibilidad de ponerse, así sea por un instante, en los zapatos del otro, de compararse con el otro e identificarse con él.

Esta sociedad de consumo alimenta el Ego de las personas y justifica el tener por encima del ser. De allí tantos actos de intolerancia que terminan en violencia diaria y muchas veces en tragedias. Aparte unos minutos del día para meditar sobre quién es realmente usted y qué lo hace diferente de los demás mortales. Podrá encontrarse con muchas sorpresas.

Damaso Londoño

Bucaramanga, así no más

Pensar nuestra ciudad. Cómo crece. También sus ruidos, sus olores. Todo un inventario móvil acumulándose en sus calles; los sueños y pesadillas de su gente. El orden y el desorden todo a la vez. La lucha por hacer presencia, por el reconocimiento. Los estudiantes tras las metas ideales, tal vez los más audaces, los mejores soñadores. Los políticos evitando las verdades, un Alcalde descorriendo las cortinas para que entre la luz. Esta es mi ciudad; la del parque San Pío, pero también la del Parque Extremo, sin terminar, debajo del tercer carril, donde los vehículos pasan sin cesar. La velocidad de las cosas, la trampa de la actividad, ha hecho olvidar el bello atardecer del occidente; el aire enrarecido de la nueva urbe no deja observar el inmenso bosque del oriente. Pero aun así, qué agradable es mi ciudad.

Ernesto Rodríguez Albarracín

Publicada por
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad