Publicidad
Dom Sep 24 2017
26ºC
Actualizado 02:13 pm
Jueves 03 de Agosto de 2017 - 12:01 AM

HAGASE OIR

¿Caímos en las barras bravas de la política?

No sé hasta dónde hemos llegado en esta polarización del país que tristemente nos ha sabido dividir y por ese fanatismo ciego no analizamos casos elocuentes y corremos en defensa de unos y de otros como sonámbulos cayendo en las garras de políticos a los que subimos a pedestales imaginarios y a los que no les encontramos ningún pecado. Por el contrario, los convertimos en “dioses” mientras ellos hacen del país lo que sus amplios intestinos les pidan.

Hoy, cada quien se bate en su lado con las que considere las mejores armas y no le importa si de frente se lleva hasta a sus mejores amigos como en las mejores épocas de la década del 50. Levantamos la voz y gritamos en las redes sociales como el mejor hincha en la tribuna. No nos importa el hecho sucedido, lo que nos importa es que sea de nuestro equipo. Que se robó millones de dólares, está bien, es de mi partido y eso basta, al fin y al cabo mi partido no es corrupto, los corruptos son los otros. Que un guerrillero desmovilizado no puede ser perdonado, pero Ramiro Lucio sí puede y hoy es un conocido pastor con su iglesia propia.

Hemos caído al nivel de cuando en un partido el árbitro expulsa a un jugador y los aficionados del equipo al que pertenece gritan todos en contra del juez “Hp, hp”, mientras en la otra tribuna los hinchas del equipo favorecido aplauden. Alguien diría que hemos caído en “el colmo de la imbecibilidad”. Ahí hemos bajado, al mejor estilo de las “barras bravas”, mientras los amos de la política se ríen de vernos pelear.

José Darío Castañeda

¿Estaremos condenados?

Desde las batallas por la Independencia hasta nuestros días, hemos vivido los colombianos en un ambiente permanente de violencia. Patriotas contra realistas, gólgotas contra draconianos, liberales contra conservadores, guerra de los mil días, hegemonías partidistas, el Bogotazo, guerra de guerrillas Farc, EPL, ELN y M-19. Ahora que se quiere hacer la paz con las Farc, grupo insurgente mayoritario, resulta que las zonas que están dejando estos frentes las está ocupando, no el Estado, sino grupos criminales como los Urabeños, el Clan del Golfo, los disidentes que no se acogieron al proceso, los del ELN que no dan señales de querer desmovilizarse, grupos que se dedican a la extorsión, secuestro, boleteo, usurpación de tierras, hurto, etc. Por otra parte se han incrementado las hectáreas de cultivos de coca. ¿Será que va a resultar peor el remedio que la enfermedad? ¿Hasta cuándo estaremos condenados a vivir en guerra?

Angel de Jesús Gómez Reyes

Subsidios- politicos

y salud

Bien delicado eso de los subsidios. Un subsidio no saca de pobre a nadie, más bien lo vuelve perezozo y se enferma de no hacer nada y lleva a un gobierno a la quiebra. Tenemos el caso muy cerca en Venezuela; todos los productos tenian subsidio, por eso está en la situacion de angustia y orfandad. Familias en Acción en nuestro pais no debe existir, eso es solo politiquería barata, todos los seres humanos estamos dotados de manos, pies, inteligencia, para poder trabajar y ganarnos un sustento.

Moraleja, dejemos de hablar del mal que los politicos le estan haciendo al país y más bien optemos por votar en blanco para el 2018, sería lo mejor que debemos hacer, dejemos de darles el confort a los senadores, que nada bueno estan haciendo.

Trinidad Diaz Rueda

Preservemos el agua

La propuesta del Alcalde Rodolfo Hernández de derrotar a Minesa, es un invitación que debemos apoyar para evitar la contaminación del agua que nos protege la vida.

El ministerio del Medio Ambiente fue creado para la protección de los recursos renovables como nuestras montañas y páramos que nos proporcionan el agua pura. Pero nosotros no debemos confiarnos en que la Corte Constitucional ni demás organismos del estado vengan a salvarnos el agua, maxime cuando la corrupción amenaza por todos lados.

Por eso el próximo 6 de octubre es nuestro deber salir a marchar como una demostración de nuestro temple para evitar que el páramo de Santurbán sea transformado en un desierto y las corrientes de agua convertidas en caños subterráneos llenos de químicos venenosos.

Milciades Rojas Laguado

Envíe su correspondencia a nuestras oficinas o al correo electrónico: hagaseoir@vanguardia.com

Publicada por
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad