Publicidad
Mar Sep 26 2017
22ºC
Actualizado 05:58 am
Viernes 18 de Agosto de 2017 - 12:01 AM

HAGASE OIR

Envíe su correspondencia a nuestras oficinas o al correo electrónico: hagaseoir@vanguardia.com

Los héroes olvidados

¿A quién le duele la muerte de un soldado? Casi a nadie. Tan solo a sus padres que ya entrados en años, lloran inconsolables recordando que un día vieron nacer a un niño con la esperanza de brindarle lo mejor de su vida. Para los demás, la muerte de un soldado pasa desapercibida y siempre se olvida.

Ya que en Colombia somos dados a celebrar muchas cosas como el día del recluso, del dátil, de la mascota, etc. qué importante sería establecer el “Día de los Héroes Nacionales”, en honor a estos abnegados servidores de la patria que han ofrecido su vida por darnos la paz y seguridad.

En muchos países del mundo se destina un día del año para recordar y exaltar a estos héroes anónimos. En estados unidos, se llama “Memorial Day”, en España “Día de los Caídos”, etc. ¿Cómo es posible que en Colombia donde hemos perdido muchos valientes soldados y policías, no se destine un día para su recuerdo? Esto también podría servir de consuelo y alivio a las familias de quienes un día entregaron a sus hijos por el bien de la patria y después reciben sus despojos envueltos en una bandera con inmenso dolor.

Aristóbulo Hernández

Invasión de rampas

para discapacitados

Mi petición para que ustedes publiquen esta denuncia es la siguiente: tenemos un niño con discapacidad física y cognitiva de 16 años en silla de ruedas, vivimos en la cra 26 con calle 37 y el niño estudia en el colegio Asopormen por la mañana y en la tarde en la misma institución tiene terapias. Asopormen queda en la cra 27 con calle 41 y por consiguiente el único recorrido para llevarlo hasta allí en la mañana y en la tarde es por la cra 27. Ahora colocaron unas láminas para encerrar la obra que van a empezar en las antiguas oficinas de Mazda, las cuales nos impiden utilizar la rampa para personas con discapacidad que hay sobre la calle 40a con cra 27 para acceder a la calle 41 vulnerando los derechos que tiene el niño y no sólo el niño sino toda persona con discapacidad en silla de ruedas de acceder a estar rampas para su desplazamiento. Lo que deben hacer estas personas que están poniendo estas láminas es por lo menos correrlas hacia adentro para que dejen el espacio suficiente para el desplazamiento de estas personas. porque lo único sería llevar al niño por la Cra 27 y eso es imposible porque las carreteras se hicieron para los vehículos. Gracias por su atención

Christian Jaimes

Del H.U.S. y la

Gobernación

Todos los santandereanos le debemos algo al H.U.S. (antiguo González Valencia). Esta formidable entidad médico-científica ha mantenido una muy buena parte del cacareado 100% de cubrimiento en salud de al menos los últimos 10 gobiernos en nuestra región y ha sido campo de entrenamiento de innumerables profesionales que luego se han desperdigado con exito por el país y el mundo.

Por tal razón y por mil más, el HUS debería ser una especie de “Joya de la Corona” para los gobiernos departamentales y no, como parece, un trofeo político víctima perenne de los bandazos y la mermelada del grupo “de turno” en la Gobernación.

Es increible que, por las razones que sea, se le adeuden tres y hasta cuatro meses de salario tanto a personas del área asistencial como a profesionales y especialistas y más increible aún que se publique por las redes sociales el equivocado mensaje de “todo bien” por parte de la administración del Hospital, esto último es, como mínimo, maquiavélico.

John Gilberto Rosales Núñez

Cenizas al viento

Asistí el sepelio de un amigo y me sorprendieron varias cosas, sobre todo aquella de la cremación. Ya no hay espacio en los cementerios para tanto muerto, por eso se queman los cadáveres. El ceremonial ha cambiado, una admonición del celebrante al recibir el féretro en la puerta del templo, acondicionado para estos fines, ora y le asperge agua bendita, se prosigue hasta el pie del altar, en donde está el dispositivo que luego de la misa y la última bendición, entre lágrimas, sollozos y agua bendita, se aprietan un botón y por última vez se verá el féretro que baja al sótano del templo en donde es convertido en cenizas

Tobías Herrera Méndez

Publicada por
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad