Publicidad
Dom Nov 19 2017
20ºC
Actualizado 07:09 pm
Jueves 24 de Agosto de 2017 - 12:01 AM

HAGASE OIR

Tarea difícil

Tarea difícil

En medio de tanta corrupción en donde la deshonestidad y deseo de enriquecerse fácilmente a costa del erario ha infiltrado todas las ramas del poder público, difícil resulta la selección de un candidato por quién votar en las próximas elecciones presidenciales y de Congreso. Partidos Liberal y Conservador descartados por haber hecho parte de la corrupción durante muchos años, Cambio Radical totalmente enmermelado y la izquierda con Petro a la cabeza. Centro Democrático y La U ni se diga, porque muchos de sus adeptos así como los partidos anteriores incluido el Verde, de una manera u otra han estado involucrados en los escándalos de Odebrecht, Reficar, falsos positivos, chuzadas, Agroingreso Seguro, coimas a los miembros de las altas Cortes, peculados, contratación ilegal, prevaricatos, cohecho, enriquecimiento ilícito, etc. para un total de 120 billones de pesos en corrupción. Pero es que ni siquiera votando por una persona honesta se resuelve el problema, porque entonces a ésta no la dejan gobernar como ha ocurrido en algunos departamentos o municipios como es el caso de Bucaramanga, en donde el Concejo se le opone a todos sus proyectos encaminados a sanear las finanzas maltrechas por mandatarios anteriores. ¿Cuál será la mejor solución? Votar en blanco o arriesgarse a sufragar por el que parezca, aventurándose a lo peor? He aquí el dilema.

Ángel de Jesús Gómez Reyes.

Cambiar

Un día me preguntaba por qué para nosotros todos los gobernantes son malos, no sirven y pienso que así seguirá con los que vienen, pero me puse a pensar si yo cambiara, si cuando un adulto mayor se sube al bus o una mujer en embarazo, o un minusválido yo le diera mi puesto, y no como actualmente sucede que muchos se hacen los dormidos para no ceder el puesto. Si, formáramos la idea de que conservar todos los objetos que nos facilitan para trabajar, ejemplo, no llevarme los lápices o borradores para mi casa, si hoy me propongo no dejarme sobornar ni realizar un contratos ilícitos, estaré poniendo un granito de arena para cambiar mi hermoso país.

Si hoy ayudo a una persona que necesite mi compasión y caridad, si hago que mi hijo devuelva el objeto que le sustrajo a algún compañero y lo obligo a pedir disculpas, también yo dándole enseñanza con mi ejemplo. Hoy me miré al espejo y lo único que vi fue una imagen que solo me dedicaba a criticar y no hacía nada por cambiar. Creo que de hoy en adelante pondré un granito de arena, sé que no cambiaré el mundo, pero sí cambiaré mi vida

María Eugenia Mantilla

Eclipse de sol

Tres de febrero de 1916. Eclipse de sol a las 10:30 a.m. El eclipse fue total por unos 5 minutos. Las mujeres asustadas corrían de un lado a otro. Los hombres que había nada que se asustaron. El eclipse fue un momento solemne para todo el mundo, para los ignorantes por completo fue aterrador, los animales buscaban refugio. En Bucaramanga la comisión astronómica que vino expresamente a observarlo puso su aparato en el llano de Don Andrés a donde fue el ejército y otra multitud. Hubo música, el himno nacional, prendieron el alumbrado. De Vélez para el sur el eclipse fue parcial. El punto aquí estuvo bien escogido. Sacaron fotografías.

Gabriel J. Gutiérrez Giraldo

Aprecio la justicia

Algunos magistrados de las altas cortes en Colombia han sido señalados como malhechores de poca monta, cual alimaña de bajo perfil. Los asépticos hombres encargados de los más altos menesteres judiciales ahora comparecen como vulgares mercaderes del Derecho. Es larga la lista de tan altas dignidades que ante un fajo de billetes se envilecen y sesgan sus fallos. No se ponen tibios, ni colorados.

Tan tortuoso, tan difícil, tan culebrero es el camino para llegar a la cúpula judicial que muchos de ellos consideran este sitio el culmen de su carrera, allí llegan nimbados por el aura de haber sido los mejores juristas del país. Los ligeros magistrados dejan a la vera del camino el deber encomendado.

Los honorables magistrados no rubrican fallos veniales, firman fallos capitales; así como, los capitales que reciben por tan “honroso mandado”.Qué tristeza, qué pobreza que estas inescrupulosas personas que ganan lo suficiente, no les alcancen estos salarios para llevar una vida decente

Renzo Orlando Gutiérrez R.

Envíe su correspondencia a nuestras oficinas o al correo electrónico: hagaseoir@vanguardia.com

Publicada por
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad