Publicidad
Sáb Sep 23 2017
21ºC
Actualizado 07:52 pm
Jueves 14 de Septiembre de 2017 - 12:01 AM

HAGASE OIR

Que regalo

Que regalo

El que disfrutamos, con la venida del Papa Francisco. Ese rostro sincero, alegre lleno de paz, que vino a recordarnos que tenemos compromisos que cumplir como seres humanos, ajenos a que practiquemos o no una religión. Sin halagos para nadie y sí tan solidario con todos nuestros hermanos que sufren, por los grupos armados, injusticia social, corrupción y por las drogas que están acabando con nuestra juventud.

Pongamos en práctica los siguientes consejos: “Perdona todo y tendrás paz. Decide olvidar y tendrás esperanza. Confía en Dios y serás feliz”. “Jamás permitas que tu orgullo acabe tu felicidad”. No importa cuánto te han lastimado. Perdona, porque el perdón sana, restaura, vivifica y te hace libre”. “La paz nos impulsa a ser más grandes que nosotros mismos”. Elije amar en lugar de odiar.” Elije creer en lugar de dudar. Elije vivir en lugar de morir”. ”El sujeto histórico del proceso es la gente”. “Colombia hace tiempos busca a tientas la paz”.

Josefa Jaimes Conde.

De las interpretaciones

Con tristeza, leo que muchos opinadores dieron a conocer sus interpretaciones políticas a los discursos del Papa Francisco. Al parecer, no entendieron para nada el mensaje espiritual de diálogo y reconciliación para unirnos como sociedad, sino que instrumentalizaron las palabras del Sumo Pontífice como armas para atacar desde sus columnas a quienes piensan distinto.

Algunos uribistas señalan que el Papa cuestionó el proceso de paz -que él mismo ayudó a formar-, y otros interpretaron que los enemigos del proceso de paz eran la cizaña de la que había que tener cuidado. A ambas interpretaciones- aferradas al texto- les falta el contexto. Ningún proceso de paz es fácil y debemos unirnos para consolidarlo. Este es el reto y el desafío que tenemos como una sociedad pensante e inteligente (¿seremos así?). Y quienes se oponen al proceso deben hacerlo con honestidad y transparencia. Sin mentiras. Con franqueza pero con respeto.

Dámaso Londoño

Francisco, el Papa

Como en la leyenda de Francisco el hombre, donde el juglar vallenato se batió en duelo con el diablo y salió victorioso interpretando el credo al revés. El Papa Francisco en su visita derrotó al diablo - si entendemos el demonio o diablo como todo aquello que va en contra de los principios y valores cristianos- no con el credo al revés, sino haciendo alusión a todas las enseñanzas de la Biblia de estricto cumplimiento para católicos, evangélicos y cristianos. Francisco invitándonos a soñar en grande nos trajo un mensaje de fe, paz, equidad, alegría, amor, esperanza, misericordia, respeto, inclusión, perdón, reconciliación, verdad, justicia, reparación. Sus palabras en las distintas ciudades que visitó nos invitan al discernimiento, a pensar con sentido crítico en la situación actual de Colombia, con misericordia, respeto hacia el otro y sin discriminación. Tienen la palabra todos los cristianos católicos o no, quienes en las próximas elecciones podrán demostrar si son o no coherentes con sus credos religiosos, si respaldan todo aquello acorde con la doctrina de Cristo o simplemente actúan en la forma politiquera y clientelista que ha reinado.

Jorge Eliécer Velásquez Reyes

Reutilizar el agua

Lavar la ropa es de gran importancia para la higiene del hogar. En la actualidad, el lavado con jabón de barra y cepillo en un lavadero de piedra ha quedado en segundo plano y ha primado el uso de las máquinas lavadoras que pueden llegar a utilizar hasta 250 litros de agua potable por ciclo de lavado o más, llevando consigo detergentes, colorantes de ropa y disolventes clorados. Hay que volver a sacarle provecho al agua utilizándola nuevamente para llenar sanitarios, riego de jardines y lavado de pisos. El método, que se encuentra en muchos libros de texto, requiere recoger el agua del lavado en un recipiente plástico, haciéndola pasar por un tamiz y por carbón activado que reduce en un 50% el contenido de detergentes, metales pesados, compuestos orgánicos y el exceso de cloro en el agua. Una vez el agua se encuentre en el recipiente, es necesario agregar algo de alumbre y cloro. De esta forma el agua que ha sido tratada por métodos caseros, puede ser llevada a otros sitios de la casa.

Federico Villalobos

Envíe su correspondencia a nuestras oficinas o al correo electrónico: hagaseoir@vanguardia.com

Publicada por
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad