Publicidad
Mié Nov 22 2017
22ºC
Actualizado 08:33 am
Lunes 23 de Octubre de 2017 - 12:01 AM

HAGASE OIR

¿La culpa es del puente?

Desde que aparecieron los puentes elevados o peatonales han sido muchas las muertes en Santander y el país que han sucedido debajo de moles de cemento. Todo queda arropado bajo el manto de la impunidad.

A los familiares les toca llenarse de resignación ante la pérdida de su ser querido porque un vehículo fantasma o no fantasma se lo arrebató.

¿Qué abogados han llevado uno de estos casos a los altos tribunales para ponerlo en discusión ante las altas cortes? Se culpa siempre a los peatones y no a los puentes que no han sido construidos con las debidas precauciones.

Cuántos trasnochados conduciendo carros pesados o livianos han pasado por debajo de esos puentes totalmente dormidos, distraídos o ebrios atropellando peatones que vienen o van para sus casas, trabajo y colegios.

Hay que decirles a los directivos de Circulación y Tránsito y Policía Nacional de Piedecuesta, que la zona de la autopista Bucaramanga-Piedecuesta o viceversa es estudiantil, de mucho cuidado y de paso restringido, pues por ahí están establecidos La Normal Nacional, El Cavirey, el Rondón, el Domingo Savio, varias escuelas públicas y privadas, además de la Unidad Deportiva Villa Concha, donde se mantienen entrenando gran cantidad de deportistas que merecen la protección del Estado. Allí está en mora un serial de policías tendidos para advertir al conductor dormido que entró en lugar de mermarle a la velocidad.

Germán Valenzuela

El problema del agua

Sabemos muy bien que el agua es vida, que sin ella es imposible sobrevivir en el planeta, pero la cuidamos muy poco o casi nada. La marcha por el agua del páramo de Santurbán fue muy concurrida, sirvió para que se tenga conciencia que en este reservorio está la vida de miles de personas, del cual se abastecen a diario.

Pero no solo hay que cuidar el páramo, también los bosques y los arbolados que bordean quebradas y fuentes que surten el agua a los pueblos.

Me llenó de tristeza el caso de un pueblo bello del Norte de Santander, muy vecino de la Ciudad Bonita, donde trabajé de joven. 50 años hace que el acueducto se surtía de una quebrada que nace en la cordillera. Allí abundaban los bosques y era más que suficiente el precioso líquido para todos. El pueblo creció, sin embargo nunca faltó el agua. Pero llegaron los cultivadores con sus motosierras y arrasaron con los bosques donde nacía la quebrada. Qué tristeza, hoy el pueblo no tiene agua, llega un chorrito cada dos días, sus gentes no saben qué hacer, las autoridades municipales piensan construir un nuevo acueducto, pero la fuente de donde habrá que captar el agua queda bastante lejos. El costo es alto, casi siempre para esto no hay dinero, solo para derrocharlo en festivales inútiles… ¡y pensar que la cerveza también se hace con agua!

Tobías Herrera Méndez

El mal servicio en las EPS

Con toda seguridad todos los colombianos podemos asegurar que problemas para miles de pacientes no solo existen en Medimás. También está en las otras Empresas Promotoras de Salud que operan en el país.

Cómo es posible que el pan de cada día sean los graves hacinamientos en urgencias y lograr las autorizaciones para citas médicas en general, exámenes de laboratorio y toda clase de procedimientos, lo mismo que el suministro de medicamentos.

Los usuarios no entendemos cómo es posible que los encargados de la EPS desconozcan que las autorizaciones son uno de los procedimientos que afectan más el servicio de salud y esto se presenta en todo el país al igual que el hacinamiento en urgencias. El sistema de salud en Colombia está cada día peor y demasiado demorado. No vemos que el Congreso y el Gobierno Nacional hasta ahora hayan realizado las gestiones del caso para acabar con las numerosas trabas por parte de las EPS.

Jorge Giraldo Acevedo

Envíe su correspondencia a nuestras oficinas o al correo electrónico: hagaseoir@vanguardia.com

Publicada por
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad