Publicidad
Jue Ene 18 2018
26ºC
Actualizado 02:29 pm
Jueves 14 de Diciembre de 2017 - 12:01 AM

HAGASE OIR

Que haya cambios reales

El 11 de diciembre a las 5 p.m. venció el plazo para las inscripciones ante la Registraduría de los candidatos que aspiren al Senado o a la Cámara.

Como se están viendo las cosas, parece que se están lanzando figuras nuevas, aunque muchos hablan del continuismo de los pulpos detrás de esos nombres.

Vi incluso, que ya se inscribieron, por lo menos en Bucaramanga, los aspirantes por el nuevo partido de las Farc, entendiendo su nombre como las Fuerzas Alternativas Revolucionarias del Común, grupo político que ha suscitado todo tipo de comentarios, como quiera que muchos opinan que deberían haber pasado primero por unos juicios ciertos a propósito de todos los delitos que tienen encima, pero esas son las gracias de nuestra democracia que nadie entiende.

Lo que sí debe primar en estas inscripciones y de paso en las elecciones, es que verdaderamente haya cambios reales, nombres nuevos y ojalá sin trayectoria política y mucho menos, sin antecedentes, porque se pueden colocar nuevos títeres que lo único que hacen es representar a aquellos que dirigen sus hilos como viles marionetas.

Que lleguen verdaderamente esos cambios y los que se inscriban, a sabiendas de que son los mismos de siempre, los que la gente ya no quiere, que reciban el rechazo cierto del pueblo que anhela cambios y sobre todo que no se sigan robando nuestros recursos.

Hernando Mantilla Medina

La culpa es mía

Finalmente échale un vistazo a la sociedad en la que vivimos, podrida de apegos hasta la médula. Porque, si uno está apegado al poder, al dinero, a la propiedad, a la fama, y al éxito; si uno busca todo esto como si su felicidad dependiera de ello, será considerado como un miembro dinámico, trabajador y productivo de la sociedad.

Si uno busca todo esto en forma desmesurada capaz de destruir la sinfonía de la vida y convertirse en un ser duro, frío e insensible para con los demás y para sí mismo.

¿Cómo podrías intentar crear un mundo feliz, amable, y pacifico? Aprendiendo el sencillo y hermoso, aunque arduo, “ arte de mirar”. Se trata lo siguiente: Una vez que te encuentres irritado o enojado con alguien, a quien tienes que mirar es a ti, no a esa persona. Lo que tienes que preguntarte no es: ¿qué le pasa a ese individuo? sino ¿qué pasa conmigo, que estoy tan irritado?

Piensa en alguna persona cuya sola presencia te saque de quicio y formúlate a ti mismo esta dolorosa pero liberadora frase: “ La causa de mi irritación no está en esa persona, sino en mí mismo “Una vez dicho esto, trata de descubrir porqué y como se origina esa irritación.

María Eugenia Mantilla

Regreso a casa

Muchos jóvenes terminaban su bachillerato a finales de noviembre y junto con sus hermanos que estaban en la Universidad regresaban en diciembre al hogar paterno. Eso era en otras épocas, como dicen los nietos, la de los dinosaurios. Hoy los muchachos no tienen hermanos y su hogar en muchas ocasiones es el apartamento de los abuelos. Llega diciembre con su alegría como lo expresan muchas piezas musicales pero las costumbres decembrinas han cambiado, el país está aceptando la diversidad en todo sentido a pesar de voces retrógradas que quieren imponer costumbres del Medioevo y fanatismos ajenos al mundo occidental. Abramos el corazón a nuestros hijos, nietos y bisnietos, acogiéndolos con amor en esta época y siempre, porque ellos son la esperanza.

Jorge Eliécer Velásquez Reyes

Accidentes de tránsito

Diariamente nos enteramos de las muertes absurdas ocurridas en accidentes de tránsito que pudieron ser previsibles. Se culpa de su ocurrencia al desconocimiento de las normas de tránsito. Con el ánimo de contribuir algo en la salvaguarda de la vida de niños, jóvenes y adultos, sugiero se realice una alianza entre la gobernación de Santander, alcaldías del área metropolitana, secretarías de educación, y la dirección de Tránsito, para que se imparta en los colegios y escuelas del departamento por parte de agentes de tránsito, una hora sobre normas de tránsito.

Considero que al enseñarles a los niños y jóvenes el respeto sobre las normas que rigen el tránsito vehicular, se lograrían salvar varias de las vidas que se están perdiendo en los actuales momentos.

Benjamín Fragoso Torres

Envíe su correspondencia a nuestras oficinas o al correo electrónico: hagaseoir@vanguardia.com

Publicada por
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad