Miércoles 07 de Marzo de 2018 - 12:01 AM

HAGASE OIR

Sofisma o contrasentido

Todos los colombianos queremos y pregonamos la necesidad de que los salarios de los congresistas sean fijados en sus justas proporciones, pero ¡oh, sorpresa! les fue incrementado en $1’500.000. Así mismo queremos y pregonamos que el número de congresistas sea disminuido a sus justas proporciones y con asombro vemos que fue aumentado el número en 10 personajes, aún sin haber sido elegidos por voto popular.

Estamos haciendo el papel de los bobos al correr a las urnas a elegir la misma cantidad para que remplace los que a bien tengan que salir y los que quedan recibirán la suma de $32 millones como salario. Por qué no hacemos realidad nuestro interés en disminución del número y disminución del salario, absteniéndonos de elegir a ver si a quien corresponda se le ocurre cumplir la voluntad del pueblo elector interesado en bajar sus salarios y bajar su cantidad.

Fabio A. Ribero Uribe

Apoyemos la paz,

nada de odios

Valoremos con amor la paz de nuestro país, porque es difícil imaginar cómo sería vivir en guerra siempre, con amor y alegría llegamos a esta paz, no más llanto y niños con hambre huérfanos de sus padres... como dijo El Señor en el calvario: “Amaos los unos a los otros como a nosotros mismos”, de nada sirve decir que amamos a Dios, si no se ponen en práctica sus mandamientos. Entonces, nada de odios y rencores con nuestros hermanos, hay que saber perdonar si el otro se arrepiente del mal ocasionado. Aprendamos a construir sobre las bases de fe y amor a Dios y abrazarnos y salir adelante llenos de esperanza para que Dios nos ayude a salir adelante en la contienda electoral y sea quien nos oriente a depositar el voto por quien mejor nos gobierne y nos lleve a un mejor futuro. No sigan ya con tanto parlamento de puro odio los unos con los otros, evitemos los rencores entre nosotros que solo destruyen y que al final todos perdemos.

Marina Cortes de Plata

“Ay los niños "

Muchos critican el trabajo de los niños que trabajan con sus padres para conseguir el pan nuestro de cada día, pero no les damos ni un lápiz para que lleguen a ser doctores, como los que están próximos a posesionarse sin tener que trabajar.

Hagámoslos doctores para que dentro de unos años sean nuestros verdugos...

Los mercados campesinos en el Parque San Pío para sus habitantes y los de los barrios vecinos deberían ser también en los parques de otros barrios donde también comen.

Graciela de Salcedo

La actitud de espera

conduce a ataduras

Las personas no deberíamos exigir de nuestros semejantes aquello que nosotros mismos no estamos dispuestos a dar.

“Cuando esperéis algo de vuestro prójimo, que él debe hacer para vuestro beneficio, haceos la pregunta: ¿por qué no lo hago yo mismo? Quien por ejemplo espera de su prójimo dinero y bienes para que él mismo, que está en la comodidad, no tenga que trabajar, o quien espera fidelidad de su prójimo sin ser el mismo fiel, o quien aunque desea ser aceptado y acogido por su prójimo, no acepta ni acoge él mismo a sus semejantes, ese es egocéntrico y pobre en el espíritu”.

Cualquier cosa que exijamos de nuestro prójimo es algo que no poseemos en el corazón.

Es ilegítimo que por una actitud de espera se coaccione a los semejantes a realizar actos, declaraciones o comportamientos que por sí mismos no estarían dispuestos a hacer.

“Cuando reconozcas tu actitud de espera en tus deseos para con tu prójimo, da rápidamente la vuelta y haz primero tú mismo lo que exiges de él. Pues cada coacción es una presión que a la vez produce coacción y contrapresión. Con tal comportamiento chantajista para con tu prójimo te atas a él y te haces tanto a ti mismo como a la persona que se dejó chantajear, esclavo de la baja naturaleza. Tales métodos de coacción como, por ejemplo “yo espero de ti y tú esperas de mí”, es decir que cada uno da al otro lo que este le exige, llevan a ataduras. Y lo que está atado no tiene lugar en el Cielo.

José Vicente Cobo Román

Envíe su correspondencia a nuestras oficinas o al correo electrónico: hagaseoir@vanguardia.com

Publicada por
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad