Martes 20 de Marzo de 2018 - 12:01 AM

HÁGASE OÍR

Envíe su correspondencia a nuestras oficinas o al correo electrónico: hagaseoir@vanguardia.com

Los partidos re-partidos

Los comicios legislativos del domingo anterior nos dejaron varios asuntos para analizar. Lo más notorio fue que los partidos están bien partidos, conservatismo y liberalismo ya no se notan como en aquellas épocas en que uno de los dos tradicionales imponía con sus votos su criterio y la ruta por la cual quería llevar al país. Aunque las luchas de tales épocas estuvieron impregnadas de inútiles odios y rencillas, quien obtuviera la mayoría de votos, gobernaba el país por 4 años, mientras los contendores se organizaban y a veces le daban el bote a sus opositores políticos, el juego de lo que se ha llamado democracia, que a veces no es tan democrática que digamos.

Hoy vemos unos liberales y unos godos diezmados profundamentel, que ya no hacen bulto, ni le meten miedo a nadie, mientras nacieron, se forjaron y crecieron corrientes que nada conservan de sus añejos partidos y su inclinación ya dejó de ser roja o azul y son tantas que los tarjetones son incapaces de contener la multiplicidad desbordada de partidos y sus candidatos se identifican con números al igual que los presidiarios.

En la tumba sus fundadores, los Ezequieles, los Caros y los Ospina Rodríguez se preguntarán qué fue de los partidos y de su filosofía y principios y modos de gobernar. Esta mezcolanza actual de seudo partidos, aunque se diga que es el derecho a que democráticamente se piense diferente, no deja de ser una colcha de retazos de mil colores en la que no se destaca alguno en particular.

La razón se oculta quizá en los viejos escritorios de quienes fueron sus máximos dirigentes, cuyo legado dejó de ser historia política que los jóvenes de hoy no leen porque no les dice nada.

Tobías Herrera Méndez

Los inocentes ladrones

Los ladrones de cuello blanco quedan libres porque no son un peligro para la sociedad.

Estos ladrones no se dejan coger el cobre, lo tienen en otros países, demandan al Estado por sus graves acusaciones y sus abogados expertos en delitos de inocencia culpable celebran su triunfo.

“Ay” del ladrón que no robe lo suficiente como para probar su inocencia. “El vaso en que bebo no es grande, pero es mío.” Alfred De Musset.

Pasadas las elecciones para Senado y Cámara, vendrán ahora las de Presidente. Da igual, los mismos perros con distintos collares.

Graciela de Salcedo

La historia de la UIS

Solo fueron unas pocas semanas sin ir al campus de nuestra UIS y el cambio visual fue absoluto.

Se nota la mano del nuevo rector en la remodelación de edificios y el cuidado y mantenimiento de las zonas verdes, además de nuevos laboratorios y zonas de esparcimiento.

Como muchos santandereanos no conocen la historia de la UIS, sería bueno iniciar una campaña de difusión con vídeos, películas, fotografías, documentos, etc., en todos los medios y si es posible en salas de cine, para que todos nos empoderemos de este invaluable patrimonio de nuestra ciudad y región.

En algunas ocasiones tristes vemos como unos pocos vándalos tratan de destruir este tesoro que no es de nadie pero es de todos. ¿Sería que una difusión pedagógica los haría entrar en razón?

Pedro José Pinilla Orejarena

Llegó el momento

Cada día que pasa se aproxima el momento crucial de nuestra historia, en que sin marras el pueblo siempre diga si ha podido despejar ya su memoria. Es triste ver a un pueblo empobrecido acompañando al autor de su pobreza, tras sus pasos seguir enceguecido sin en algo mostrar delicadeza.

El momento llegó de hacer historia y mostrar un poco de prudencia para pisar los campos de victoria debemos demostrar nuestra decencia.

Seamos humanos en todos nuestros actos y por doquiera mostremos humildad, en nuestros cálculos debemos ser exactos pero ante todo tener sinceridad.

Nuestros oídos demuestren más firmeza y nuestros ojos observen sin pasión para no ver con odio y ligereza los programas que den la solución.

Si dejamos perder estos momentos de efervescencia, coraje e hidalguía, en seis meses seremos los jumentos qué estaremos cargando la miopía.

Hugo Fernelly González González

Publicada por
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad