Miércoles 21 de Marzo de 2018 - 12:01 AM

HÁGASE OÍR

Día mundial de la poesía

El veintiuno de marzo se celebra el día mundial de poesía, cuando el poeta sin ambages nos recuerda, en prosa o verso su hermosa melodía.

Es el poeta el ser que sin pensarlo, escudriña el corazón de sus lectores, penetrando en sus fibras sin saberlo y en ocasiones creando sinsabores

La poesía es quizá lo más humano, que se tiene en todos los senderos, la practica el profano y el cristiano, respetando entre ellos sus linderos.

La poesía es un don que algunos seres, con gran aprecio la leen y la escriben, es la riqueza que tiene en sus haberes, los que apartarla de sí no lo conciben.

La poesía es un arte como muchos, donde el poeta expresa su pensar, no es necesario en ello ser tan duchos, para el mensaje poder interpretar. Hugo Fernelly González G.

Un osado dinosaurio

Las pasadas elecciones del 11 de marzo, que de elecciones no tienen nada, nos dejaron un amargo resultado en las mayoría de los colombianos Veamos por qué. La primera razón, es el paquidérmico, adusto y lento engranaje que aún existe en el país, en materia de resultados y el mal manejo de la información en los medios, es increíble que aún tengamos que sufragar un voto en papeles y tarjetones obsoletos que lo que hacen es más difícil y complejo entenderlo para la alta población de la tercera edad, de igual manera, Colombia está en mora de digitalizar este sistema electoral como sucede en los países de Europa, es bastante contradictorio y sin sentido que un país como Venezuela atrasado en todo, posea un sistema electoral moderno.

La actualidad social y política de la Colombia del siglo veinte exige un mejor sistema electoral y, sobre todo, una mayor credibilidad en el manejo de la información, pues la imagen de la Registraduría es desfavorable y los comicios del próximo 27 de mayo nos pueden volver a colocar entre la espada y la pared. Porque dicho sistema democrático es una fiel copia del provincianismo y el manejo político que por años ha mantenido esta entidad estatal.

José Alejandro Centeno Arenas

Amando el agua

El Páramo de Santurbán es autónomo e intocable; las fábricas de agua en el mundo nadie se atreve a tocarlas y por consiguiente ningún Presidente o Ministro autoriza a compañías extranjeras o propias para que vengan a extraer algún metal u otro producto del subsuelo, no nos sirven las manos llenas de oro si nos morimos de sed, pero el Presidente manda a su Ministro del Medio Ambiente a convencernos de que mañana vivan nuestros hijos en la “sequía” cuando hoy tenemos la ocasión de pararnos a defender lo propio, como dijo la madre de Boabdil (Granada 1492-1518), “para que no tengamos que llorar como mujeres, lo que guardar como hombres no supimos”; por ello, hacen bien los que están acaudillando la comisión para guardar el agua, de no aceptar nada que haga correr el más mínimo peligro a esas fuentes subterráneas y tengamos un seguro contra la sed de nuestros hijos.

Julio Valdivieso Torres

Metrolínea

Debe corregir aspectos puntuales si quiere salir de la crisis económica que soporta. Es absurdo que en todo el sector de la plaza Guarín no exista quien haga una recarga de la tarjeta. En "La Burbuja" que cumplía tan excelente labor acabaron este servicio. En un internet cercano también y en general si uno quiere recargar y por ende usar el servicio tiene que ir hasta una caseta frente a la Clínica Bucaramanga, pero allí después de las ocho de la noche no atienden. Total, hay que recurrir al transporte pirata por pura necesidad. Otra cosa: Pésimo el servicio del P8. Hay que esperar hasta treinta minutos y cuando aparece el bus viene "taqueado", es decir parece que la línea funcionara como en el sistema tradicional: Lentamente mientras el bus se llena ("templando" dicen los choferes). Y lo último: ¿por qué solamente el P8 es el que hace parada en "Papi Quiero Piña"? Como este vehículo transita es por la carrera 33 pareciera que el sistema no tiene interés en colaborarle a toda la gente que en el centro de Bucaramanga debe trasladarse a ese sector, porque ni el T1, ni el T2 ni el T3 hacen parada allí. El gerente debiera hacer el recorrido de vez en cuando para que compruebe estos desaciertos o ir a recargar la tarjeta.

Jorge Enrique Acevedo

Envíe su correspondencia a nuestras oficinas o al correo electrónico: hagaseoir@vanguardia.com

Publicada por
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad